Papandreu, Grecia y el euro: ¿Referéndum sí o referéndum no?

Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2011
Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2011
Sin previo aviso, el primer ministro griego, Georges Papandreu, anunció el martes pasado la celebración de un referéndum en Grecia sobre el segundo plan de ayuda a su país. Programada para el próximo 4 de diciembre, la consulta popular ha sembrado la polémica en todo el continente.
Seis economistas de seis países diferentes se expresan sobre lo que podría suponer, en último término, el final del euro a unas horas de que conozcamos el futuro de Papandreu. ¿Habrá o no referéndum?

“Creo que la reacción de Grecia era previsible…Todo el mundo esperaba que Grecia aprobara el plan de ayuda y que el gobierno de Georges Papandreu empezara a ahorrar. Sin embargo, nos hemos olvidado de que Grecia no quiere ahorrar. Además, hay que tener en cuenta que en la realidad política de hoy un Estado soberano no puede realmente quebrar (un país puede rechazar pagar sus deudas, pero nadie puede obligar a un gobierno a pagarlas). Teniendo eso en cuenta, podemos decir que Grecia no tienen ninguna motivación/interés de aprobar un plan de austeridad aún más estricto. El problema no es solo Grecia y su gobierno que promueve un Estado de Bienestar. El problema más grave es que, durante décadas, Europa Occidental y Estados Unidos se han acostumbrado a vivir del crédito y a endeudarse”.

Michal Szymanski, estudiante polaco en Roma

“La decisión de Papandreu hace temblar la zona euro: no se trata solo de una cuestión financiera, sino, sobre todo, de un caso de problema político. Atribuyendo al pueblo soberano la oportunidad de expresarse sobre la validez del plan de salvación, ha obrado la enésima balcanización de la política griega, que degenera hacia el populismo ya que llama a un electorado para resolver una cuestión muy delicada y que no debería ser objeto de una consulta. En este contexto, el cambio de los dirigentes militares del país también muy sorprendente. Oír hablar de “coroneles” da miedo, pero esperemos que solo se trate de una nota de color”.

Alessandro Megaro, 26 años, estudiante de Ciencias Políticas en Roma. Universidad La Sapienza

“La decisión de convocar un referéndum supone un órdago terriblemente arriesgado. Si todo sale bien y los griegos dicen sí, Papandreu recuperará su legitimidad interna y el único coste habrá sido un poco más de volatilidad. Pero si dicen no a los 130.000 millones del plan europeo (en el que también colabora el FMI), habrán malgastado su último cartucho: deberán abandonar el euro y contagiarán probablemente a fichas mayores como España e Italia, poniendo en jaque a toda la unión monetaria. En cualquier caso, no toda la culpa es de Papandreu, con un margen de maniobra interno muy reducido. La falta de determinación de los políticos europeos, además de incrementar la incertidumbre de los mercados, ha crispado los nervios de la población helena, cada vez más escéptica con unos sacrificios que no terminan de dar sus frutos. Confío, en cualquier caso, en que el día de la consulta, la razón prevalezca sobre el populismo y el drama griego se quede solo en teatro”.

Enrique Ruiz de Villa, 23 años, estudiante en la London School of Economics

A estos adversarios se tendrá que enfrentar Papandreu para sacar adelante el referéndum

“Más allá del fraude discal y del riesgo de que el programa de austeridad agrave la situación, Geordes Papandreu parece no tener ya la legitimidad suficiente para dirigir el país, lo que, según mi punto de vista, explica la elección del referéndum. Una victoria del sí significaría para los griegos: congelación de salarios, incremento del IVA…los griegos, que no tienen una reputación de masoquistas, van casi seguro a rechazar este plan. Y lo siguiente será la bancarrota. Entonces, ¿qué hacer con Grecia? ¿Imponerle una reforma que el 90% de los ciudadanos rechaza y meter bajo tutela a su democracia o echar al país del euro para permitir devaluar su “propia” moneda? ¿Por qué no renegociar los términos de ayuda para que sea menos austero el país?”.

Jérôme Etchepare, 23 años, estudiante de la  Universidad de Montaigne, Burdeos

“El referéndum griego es comprensible pero no se ha pensado bien. Grecia no tiene muchas alternativas: o acepta el plan de salvación (que ya es una enorme concesión de Francia y Alemania” o abandona la zona euro. Desde este punto de vista, el acuerdo alcanzado sobre el tema del referéndum - en otras palabras, la cuestión de la adhesión al euro - es crudo, pero inevitable. Además, el anuncio del referéndum ha desestabilizado los mercados europeos después de la calma relativa que había acompañado a la conclusiones de la cumbre. El tiempo es un factor esencial y demorar una solución a la crisis griega perjudicará a toda la Unión Europea”.

Dasha Dubitkovskaya, Londres, Reino Unido

Ilustración: Portada ©Kristof