“Para las mujeres, la vida en el medio rural ofrece una multiplicidad de oportunidades y dificultades”

Artículo publicado el 23 de Mayo de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 23 de Mayo de 2008
Entrevista con Christa Klaβ, eurodiputada (PPE-DE, DE) Palabras obtenidas y traducidas al francés por Lena Morel.

Publicado en la versión francesa el sábado 5 de abril de 2008

Traducido al español por Rebeca Santamarta

Parlamento Europeo, Estrasburgo, el 13 de marzo de 2008

Christa_Klass.jpgLas zonas rurales de la Unión Europea representan el 92% del territorio y el 56% de la población. Unas cifras que nos dan idea de los desafios rurales en el seno de la Unión Europea, que sean economicos, sociales o humanos. El estatuto y la condición de la mujer están entre ellos: el paro, emparajado con una ausencia de diversificación en el empleo que afecta más a las mujeres que a los hombres en el medio rural, sin contar que, en lo referente a las infraestructuras, ellas tienen más dificultades para conciliar la vida profesional y familial. Constataciones a las que el Parlamento Europeo ha deseado responder, en el contexto de una voluntad europea de conseguir un desarrollo rural duradero (Orientaciones estratégicas para el desarrollo rural, Consejo de Europa, 20 de febrero de 2006)

Crista Klaβ, eurodiputada (PPE-DE, DE) es la iniciadora de un informe presentado en el Parlamento Europeo durante la sesión plenaria del mes de marzo de 2008 en Estrasburgo: Informe sobre la situación de las mujeres en las zonas rurales de la Unión Europea (2007/2117 (INI)) para la Comisión de los derechos de las mujeres y la igualdad de géneros. En este trabajo de larga duración, se apoyó en los conocimientos que ella misma adquirió a lo largo de los años en este dominio, mediante las observaciones que pudo llevar a cabo en Polonia así como gracias a la colaboración con sus colegas del Parlamento Europeo y a la audiencia de las mujeres de los diferentes países miembros, organizada el pasado mes de noviembre.

“Orgullosa” del acierto que ha conseguido su informe por parte de sus colegas del Parlamento (598 voces a favor, 25 en contra y 37 abstenciones), Klaβ nos habla con una fuerte convicción de esta verdadera “causa” en la que ella se ha involucrado: las razones de su apego a la situación de las mujeres en el medio rural, las características regionales que pudo observar y las expectativas que ella formula a la dirección de la presidencia francesa del Consejo Europeo.

Babel Estrasburgo: ¿Qué es lo que la llevo a plantear la cuestión de las mujeres en el medio rural?

Crista Klaβ: Una motivación personal ante todo, porque yo misma soy una mujer que ha salido del medio rural y desde hace mucho tiempo soy miembro activo del “Landfrauenverband” (asociación alemana de mujeres del medio rural). Y por otra parte, es debido a mis funciones como diputada europea. A través de esta doble parte, me doy cuenta de que las mujeres del rural están a menudo “por detrás”, involuntariamente claro. Ellas son una realidad diferente a la de las mujeres en el medio urbano y, a menudo, están en desventaja en lo que se refiere a su acceso a las infraestructuras o a la conciliación de la vida familiar y profesional. Por estas razones, me pareció primordial elevar esta cuestión a nivel europeo.

A nivel europeo, justamente, ¿qué divisiones geográficas le han marcado?

La división norte-sur ante todo: los países nórdicos como Finlandia, Suecia o los Países Bajos están muy avanzados. Los finlandeses siempre se han enfrentado a un espacio rural poco poblado pero supieron pronto encontrar las soluciones adecuadas. Lo que les diferencia es la prioridad que dieron a las nuevas tecnologías en el desarrollo del espacio rural y nosotros nos apoyamos en esta experiencia. Luchamos ahora por la introducción de una gran inversión en Internet en el campo porque es indispensable que hayan en estas regiones un excelente acceso a los medios y técnicas de comunicación punteras. Podemos tolerar infraestructuras de transportes deficientes pero no podemos ceder en Internet, pues da acceso al mundo exterior. ¿Hemos perdido el tren? ¿Quizás deberíamos ya pensar en el satélite y saltar una etapa en el desarrollo tecnológico del campo? Viviane Reding como comisaria (Comisaria responsable de la educación, formación, juventud, audiovisual, cultura, deporte y la sociedad civil) es, además, la encargada de este asunto para hacer de la cobertura local en el campo una prioridad.

¿Podemos decir que estos países del norte son el modelo a seguir?

Hay para coger y dejar en cada uno de los países. Nadie puede dormirse en los laureles creyendo que ha resuelto el problema: es un proceso en constante evolución. A menudo tenemos tendencia a experimentar soluciones en los entornos más densamente poblados, es decir, los urbanos y a copiarlos en el campo. Pero olvidamos totalmente de las particularidades de estas regiones: hay que tener en cuenta y admitir que el medio rural tiene cualidades. Estas ventajas que se refieren a la calidad y al coste de la vida o también del entorno humano, deben considerarse y permitir a las mujeres jóvenes implantarse en el campo. El sur de Europa debe dar un giro en este sentido. El sistema tradicional familiar ha sido bueno pero hoy lleva a una forma arcaica que ya no responde a las exigencias contemporáneas. Lo mismo ocurre en España. Es necesaria una evolución permanente. No es cuestión de señalar con el dedo a Europa del Este porque estuvo bloqueada durante muchos años, pero es importante que estos países adopten hoy otra vía.

La enmienda de Iratxe García Pérez (PSE, ES) (1) fue un poco inesperada. ¿Cuál es su posición?

La enmienda de mi colega española para la apertura del mercado de trabajo a las mujeres en el sector primario de la producción fue introducido contra mi voluntad. Si se observa la petición de las empresas en materia de política agrícola, para ser competitivas, no es considerable que el hombre se ocupe de su actividad en su “gran explotación” mientras que la mujer se ocupa del ámbito familiar para satisfacer las necesidades de su familia. No es una solución para el reconocimiento del status de la mujer. Es necesario encontrar la buena vía para las mujeres que hoy quieren lanzarse en la vida activa en las zonas rurales de los nuevos estados miembros: es necesario que esta agricultura sea competente al mismo tiempo que lo son la agricultura alemana o francesa, y esto desde hoy. No es necesario que las mujeres de los nuevos países entrantes pasen por la etapa que nosotros conocimos en la Europa occidental: ellas deben inscribirse más directamente en la realidad contemporánea de los antiguos países miembros. No obstante, aunque esta enmienda haya sido adoptada, no pone en tela de juicio la calidad de este informe.

Christa_Klass2.jpg¿Esperó una mayor resonancia de sus trabajos en el contexto del Día de la Mujer?

Esta coincidencia no estuvo programada. Los procesos en el Parlamento Europeo son largos y hace ya tres años que yo lo comencé. Este informe fue adoptado por la unanimidad de los miembros de la comisión (ndr: Comisión de los derechos de la mujer y la igualdad de género) el pasado mes de noviembre, de lo que estoy orgullosa y no habíamos previsto que sería presentado al parlamento durante el Día de la Mujer. Pero ciertamente es un aspecto positivo que sea publicado y debatido en este contexto porque ahora se escucha seguramente más la voz de las mujeres. En todo caso, y cual quiera que sea el contexto en el que el informe haya sido presentado, se ha beneficiado de un gran apoyo y una amplia mayoría de diputados ha aceptado ahora la idea de que esta cuestión deba ser debatida a nivel de la Unión Europea.

¿Qué espera de la presidencia francesa del Consejo Europeo?

Sabemos que las cuestiones agrícolas y del rural tiene un lugar prioritario para los franceses. Sin embargo, los alemanes seguimos además de cerca lo que hace Francia en materia de servicio de acompañamiento familial. La situación de las mujeres en Francia y la posibilidad de que se les ofrezca conciliar la vida familiar y la profesional será, espero, un tema sobre el cual volveremos a partir del mes de junio. Existe un catálogo de “best practices” en Europa en materia de política familial: Francia debería tematizar este tema durante su presidencia a fin de que podamos mejorar la situación de la mujer, en particular en los países entrantes.

¿Cómo pueden financiarse las proposiciones de su informe?

No hay dinero. Pero es necesario que las mujeres se vuelvan a apropiar de los fondos estructurales, los de desarrollo así como los temas de investigación y educación: son medios que pueden también dirigirse directamente a las mujeres. Si ellas ocupan a veces puestos de responsabilidad, no saben generalmente que pueden acceder a fondos específicos para las mujeres y que tienen acceso a subvenciones propias que pueden ser más importantes que las que se inscriben en la política de la mujer. Las mujeres están infrarrepresentadas en los consejos municipales, en los medios rurales y, a menudo, las asociaciones y sindicatos de mujeres están mal organizados. Es necesario para las mujeres tomar consciencia real de su poder y de la necesidad de organizarse para llevar a cabo sus proyectos; una organización sólida les permitiría un acceso más fácil a los alquileres y a las subvenciones de la Unión Europea. Esto va también en el sentido del acceso a la información y de la política de comunicación en este tema por la Comisión Europea.

Agradecemos a Crista Klaβ por haber concedido esta entrevista a Babel Strasbourg

- 1- Enmienda 5 de Iratxe García Pérez en nombre del PSE (A6-0031/2008)

Propuesta de resolución – Párrafo 8 bis (nuevo) 8 bis. Invita a las instituciones de la Unión Europea, los Estados miembros así como a las autoridades regionales y locales de apoyar lo proyectos de promoción y consejo para la creación de empresas innovadoras de producción agrícola primaria en el medio rural, susceptibles de proveer de nuevos empleos ocupados en su mayoría por las mujeres, siendo entendido que los principales sectores afectados son la puesta de valor de productos inutilizados o infrautilizados, el aumento de valor y la investigación de salidas comerciales para los productos agrícolas, la utilización de nuevas tecnologías así como la contribución a la diversificación económica de la región concerniente y la prestación de servicios que faciliten la conciliación de la vida profesional y familial.