Parlorama.eu reabre a pesar de las amenazas de políticos

Artículo publicado el 5 de Junio de 2009
Artículo publicado el 5 de Junio de 2009
Tras unos días cerrada por presiones de los europarlamentarios, esta web que clasifica a los eurodiputados según su asistencia a las sesiones y comisiones del Parlamento, volverá a las pantallas con nuevas versiones lingüísticas entre el lunes 4 y el martes 5 de mayo

Con versiones nuevas en inglés, italiano y español, además de la francesa, Parlorama.eu, la iniciativa de examen preelectoral a los políticos vuelve a estar en línea el 4 o el 5 de mayo. Tras casi una semana de apagón por las amenazas de denuncia recibidas por su creador, el treintañero Flavien Deltort, ex asistente parlamentario del eurodiputado Radical italiano Marco Capatto, asegura que “con las novedades que incluye este sitio se sortea todo riesgo de ser denunciado”. Sus abogados respaldan la legalidad de su iniciativa revolucionaria en la política europea a un mes de las elecciones.

Parlorama.eu reabre con una nueva página de portada en la que se publican las tablas Excel que contienen las informaciones en las que se basa Deltort para su clasificación de los diputados. Además, incluye detalles sobre la puntuación y los informes oficiales de los que se inspira, si bien precisa que el sistema de puntuación puede ser considerado como subjetivo. La clasificación por puntos de 0 a 10 pasa a un segundo plano al que se accederá mediante un enlace en la portada y no incluirá a los más de 10 eurodiputados fallecidos durante este mandato, como el polaco Bronislaw Geremek, ante las protestas justificadas de muchos políticos.

Condenado al ostracismo por fortalecer la democracia

“Está claro que se acabó para mí buscar trabajo en Bruselas”, afirma resignado, Flavien Deltort, quien a pesar de “haber recibido palabras de apoyo de parte de políticos off the record”, denuncia la ley del silencio impuesta desde los partidos europeos a los eurodiputados. Desde este medio se ha tratado de entrevistar acerca de este escándalo a varios eurodiputados de diferentes formaciones sin obtener respuesta alguna. “Algunos diputados británicos, con un espíritu crítico, me han felicitado, entre otras cosas porque están más acostumbrados a que los ciudadanos controlen de cerca sus actividades. ¡Y por supuesto, los que han obtenido buena nota en Parlorama.eu también me han manifestado su satisfacción con la iniciativa!”, explica Deltort. La francesa Prevenche Bérès, el español Raül Romeva o la portuguesa Ilda Figueiredo se encuentran entre los mejores notados de esta clasificación.

Luchando contra el euroescepticismo

Desde los sectores críticos con esta iniciativa pionera en Europa, se lamenta que con ella se alimente el euroescepticismo rampante en el continente. Flavien Deltort opina lo contrario: “Cuanto más transparente es la política, más se interesan en ella los ciudadanos. Sin embargo, los políticos no desean que los electores les evalúen y hay mucha información sobre su trabajo que no está disponible al público”. En efecto, hoy en día es imposible conocer acerca de los trabajos de los coordinadores de grupos parlamentarios, así como de los ponentes de los informes del Parlamento o las reuniones de los grupos políticos. La opacidad sobre la presencia real de los diputados en las sesiones se materializa en la existencia de dos registros separados y distintos. “Envío e-mails con requerimientos de información a los eurodiputados todos los días y nadie me responde”, remata Deltort tras un año y medio trabajando en esta investigación.

Las zonas oscuras acerca de la política europea son muchas y flagrantes tanto para la prensa que se dedica a cubrir este ámbito crucial de la democracia como para los ciudadanos que hace 5 años sólo acudieron a las urnas en proporción de 45% y este año amenazan con reducirse a menos del 40% según los últimos datos del Eurobarómetro electoral. ¿La siguiente investigación que debería llevar a cabo la prensa europea? “La del dinero que se destina a los becarios”, apunta Deltort, “es un escándalo que haya becarios mal pagados o no pagados en absoluto en el Europarlamento”.