¡Peor que en Italia!

Artículo publicado el 3 de Junio de 2008
Artículo publicado el 3 de Junio de 2008
Justo antes de que empiece la Eurocopa, se ha destapado un escándalo de corrupción en el fútbol polaco que supera incluso al ocurrido en Italia y que puede afectar a la celebración en Polonia del Euro 2012.

A Dariusz Wdowczyk le gusta aparecer públicamente como un tipo internacional y a los polacos esto no les desagrada, sino todo lo contrario. Vestido de traje gris, suele hablar en inglés. Y es que el ex jugador de la selección nacional de Polonia perteneció al Celtic de Glasgow. Un vídeo de la comisión anticorrupción polaca (CBA) lo muestra compungido, vestido de gris, sentado en su salón, mientras es detenido.

A Wdowczyk se le acusa de haber sobornado a árbitros durante su época como entrenador del Korona Kielce (entonces de la tercera división) para acelerar su subida hasta la primera división, de la que han sido espulsados a causa del escándalo. Mientras tanto, Wdowczyk ya ha confesado el delito: “Lamentablemente ha sido así”.

Si después del mundial de Alemania 2006, el holandés Leo Beenhakker no se hubiera mudado a Polonia para llevar a la selección polaca a su primera Eurocopa, seguro que Wdowczyk hubiera sido el entrenador de la selección nacional. Sin embargo, ahora es nada más y nada menos que el protagonista en un escándalo de corrupción en el que están involucrados 29 equipos y 116 inculpados.

En Primera por sistema

El método de los partidos amañados estaba sistemáticamente organizado. La asociación de fútbol polaco (PZPN) y la de árbitros también están en el punto de mira de la fiscalía de la ciudad de Breslavia, encargada del caso. Ya en el Mundial 2006, se oyeron las primeras voces sobre el escándalo. Pero en Europa a nadie le interesó el tema, ya que el escándalo de Italia ocupaba todas las primeras planas. Sin embargo, la magnitud del caso polaco es aún mayor. Polonia es uno de los países más corruptos de la UE, sobre todo porque esta alcanza a toda la sociedad. En algunas consultas del servicio médico público, solo se otorga un tratamiento digno si el paciente paga una propina adicional. El deporte no ha sabido mantenerse al margen. El año pasado el Ministro de Deporte, Tomasz Lipiec, fue arrestado después de ser acusado de recibir dinero ilegalmente a cambió de otorgar contratos de construcción de establecimientos deportivos.

El escándalo de Italia quitó interés al de Polonia, de mayor envergadura

Después del cambio de gobierno en octubre de 2007, la presidenta de Transparency Internacional en Polonia, Julia Pitera, fue contratada por el Gobierno como Secretaria de Estado para que se ocupara del tema.

Ella se pregunta por qué a penas ahora el escándalo les interesa tanto a los europeos. "Recuerdo que desde el año 2001 existen casos de corrupción en el fútbol polaco. Pero nadie se ha interesado por el tema. Hasta ahora". Culpa a la Asociación Polaca de Fútbol de haber dejado crecer el problema, hasta el punto de hacer peligrar la candidatura del país a la Eurocopa 2012.

La asociación miró hacia otro lado durante mucho tiempo. Sobre todo porque algunos directivos también se encuentran involucrados. Sin embargo ahora, el presidente de la asociación, Michal Listkiewicz, ha tratado de disculparse públicamente con un discurso penitente: "Pedimos disculpas. Pedimos disculpas por no habernos encargado de este problema en su momento. Su magnitud era muy grande. Lamentamos no haber sabido reaccionar. Pero para disculparse nunca es demasiado tarde”.

El apaciguamiento de Beenhakkers

El entrenador de la selección nacional, Leo Beenhakker, ha ayudado a mantener el escándalo al margen de la Eurocopa. Desde que se hizo público el caso Wdowczyk, el entrenador mostró su preocupación: “Espero, y rezo, para que los responsables sepan esclarecerlo todo”. El equipo de Beebhakker está compuesto mayormente por futbolistas que juegan en el extranjero, pero que se hicieron famosos en la liga nacional.

Desde que asumió el cargo de seleccionador, Beenhakker se queja del nepotismo existente en el fútbol polaco. Como primera medida prohibió que funcionarios de la asociación o periodistas se hospeden en el mismo hotel que los jugadores. Con respecto a la participación de su equipo en la Eurocopa, Beenhakker se muestra tajante: “Si no cumplimos las expectativas, por lo menos me encargaré de que perdamos en el campo y no fuera de el”.

Autor: Olof Sundermeyer, miembro de n-ost

Vídeo: Detención de Dariusz Wdowczyk en la televisión polaca