Persépolis: Irán en blanco y negro

Artículo publicado el 30 de Noviembre de 2007
Artículo publicado el 30 de Noviembre de 2007
La novela gráfica de Marjane Satrapi conquista las salas de cine europeas: el 1 de diciembre de 2007 en Berlín, Persépolis, junto a otras cinco producciones, está nominada a la categoría “mejor película” para los Premios de Cine Europeo.

Marjane tiene nueve años cuando destierran al sha de Irán. Reina la alegría en el país y también la burguesa y culta familia de la pequeña Marjane respira profundamente aliviada. Sin embargo, las esperanzas de llegar a ser una república moderna pronto se resquebrajan y se convierten en todo lo contrario: con la revolución islámica, los integristas religiosos se hicieron con el poder y resultaron ser aún peores que sus predecesores. De repente, Marjane no sólo tiene que llevar velo cuando está en público sino que también presencia desamparadamente cómo su tío comunista es víctima de la acción depuradora del nuevo régimen.

Cuando estalla la guerra entre Irán y su vecino Irak, y la vida en la capital, Teherán, se va volviendo cada vez más peligrosa, los padres de Marjane deciden mandar a su única hija a Viena. Allí, lejos de su hogar, puede estudiar con seguridad y libertad. Pero esta libertad también tiene un precio.

Un cómic llevado a la gran pantalla

Durante siete años, la editorial francesa L’Association publicó Persepolis, el cómic autobiográfico de Marjane Satrapi, que los críticos en seguida relacionaron con la galardonada obra Maus: relato de un superviviente, de Art Spiegelmanns. La dibujante iraní realizó un trabajo notable en cuatro aspectos: siempre desde el punto de vista de su joven álter ego, llevó al papel sus experiencias de niñez y juventud y, pese a la crítica social de fondo absolutamente triste y a veces mordaz, consiguió al mismo tiempo no perder nunca el tono humorístico.

Ahora también ha llevado esta historia a la gran pantalla. Excelente transmisión de los dibujos expresionistas en blanco y negro del cómic, que destacan por su infantil sencillez y saben dejar al descubierto, con lógica infantil, la absurdidad y la crueldad de la teocracia iraní. No debe sorprendernos: al fin y al cabo Satrapi no sólo es la autora de esta obra, sino que también se ha encargado de la dirección y el guión, junto con el dibujante de cómics francés Vincent Paronnaud.

Como se pone de manifiesto, renunció a animaciones por ordenador y a efectos especiales de todo tipo: Persépolis es una de las pocas películas de dibujos animados de verdad, cuyas ilustraciones todavía se han pintado a mano una a una.

(Foto: © 2007 PROKINO Filmverleih GmbH)

Irán y Europa: sin dibujantes en blanco y negro

Con la transformación al formato cinematográfico, no se ha podido dar cabida a todos los episodios de la obra de 350 páginas, y algunos se han tenido que resumir. En ningún momento la película se hace confusa o incomprensible, ni siquiera para el público que no conoce el libro original. A través de sus conmovedores dibujos, también Satrapi nos lleva a un Irán en que la vida pública tiene una gran parte de apariencia y camuflaje y en que sólo se puede mostrar la personalidad verdadera en privado aun a riesgo para la propia integridad física. Una y otra vez los ánimos suben y se vienen abajo: nos recostamos y nos reímos con simpáticos personajes de la gran pantalla o de ellos. De repente, suenan las sirenas, el amenazante guardia de la religión hace su aparición en escena, el querido y triunfador protagonista muere. Muerte, guerra y persecuciones se convierten en acompañantes cotidianos que los compañeros universitarios de Marjane en Viena no entienden.

No obstante, decir que Persépolis es sólo una crítica de la brutalidad y la crueldad de los gobernantes iraníes sería una simplificación errónea. También los “occidentales”, representados aquí por Viena, la capital de Austria, pierden la percepción de que la tierra es un paraíso. Como iraní en Viena, Marjane continúa siendo una rara en un país extranjero en el que los autóctonos siempre la miran con desconfianza y recelo. Precisamente en esos momentos de la película muchos espectadores se sorprenden. ¿Irán no es para nosotros sólo un conglomerado de fanáticos religiosos que siempre critican Israel? Satrapi cambia esta visión: muestra un pueblo que ha sufrido con un régimen dictatorial, pero que por lo demás también ama, ríe y llora igual que cualquier otra persona de la Tierra. La película de Marjane Satrapi muestra el anhelo increíble de no tener que decidir entre la libertad o la patria en el futuro.

Persépolis en Europa

España: 31 de octubre de 2007

Alemania: 22 de noviembre de 2007

Suecia: 23 de noviembre de 2007

República Checa: 29 de noviembre de 2007

Austria: 30 de noviembre de 2007

Italia: 4 de enero de 2008

Polonia: 25 de enero de 2008

Países Bajos: 28 de febrero de 2008

Reino Unido: 11 de abril de 2008

Tráiler de Persepolis