¡Pesadillón!

Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2006
Artículo publicado el 6 de Septiembre de 2006

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los europeos siempre hemos tenido pesadillas, pero lo que no sabemos es que el fantasma que nos perturba mientras dormimos es una mujer maléfica de origen nórdico, llamada Mara o Mare. El crío sueco tiene un mardröm (un seño de mare) y el inglés un igthmare (una noche de mare). En Polonia, cuando los niños tienen un kozmar, necesitan a sus padres para volver a dormirse. El prefijo cauche viene, en francés antiguo, del verbo presser, que significa presionar, y por ello sus pesadillas son: cauchemars. La pesadilla española, de hecho, recuerda también a la noción de peso: ese fantasma sentado sobre el durmiente. Los italianos tienen su propia criatura nocturna que llaman incubus; por lo tanto es lógico que ellos no tengan un cauchemar, sino un incubo.