Phil Stumpf: Anestesista de día, Dj de noche

Artículo publicado el 4 de Agosto de 2009
Artículo publicado el 4 de Agosto de 2009
Encuentro con Phil Stumpf, 35 años, alemán expatriado en Francia desde hace 10 años por los estudios y por amor… Aunque París sea “demasiado cara para permitir la cultura underground

"Un vasito de champán para comenzar bien la velada, celebramos la 66ª edición de la Minimal Dancin en el Nouveau Casino (un local de París)”, nos invita Phil Stump, encantado de ser el protagonista del próximo ‘Brunch con’.

Nos encontramos en una habitación con muros cubiertos de grafitis –el frigo colocado en una esquina revela su uso como camerino-, iluminado por una luz difusa y con los ecos de la sala que rebotan entre las paredes. Un lugar ideal para indagar en la vida de un Dj.

¿Qué hace un Dj alemán en París? Nacido en la ciudad alemana de Bamberg, Phil Stumpf desembarcó en la capital francesa hace 10 años para encontrarse con su chica, y también para terminar sus estudios de medicina. Y el flechazo que sintió por París le empujó a quedarse, gracias a una afortunada casualidad que le permitió ser el Dj residente del local en el que nos encontramos.

Un estilo de vida esquizofrénico

Es precisamente su “doble vida” lo que más me intriga. Le pregunto, con impaciencia, cómo se las ingenia para llevar dos vidas paralelas tan diferentes. ¿Hoy en día no se puede vivir siendo solo Dj? “Sí, claro que se puede. Para mí era difícil escoger, la medicina y la música son mis dos pasiones. Después de los estudios de medicina, viví tres años trabajando únicamente como Dj. Ahora, la música me ocupa menos tiempo”.

A pesar de que ser anestesista es pesado, puede compaginar ambas facetas, ya que trabaja de día y toca los fines de semana porque, explica, “es un estilo de vida que me reequilibra. Cuando se trabaja, se tiende a olvidar el lado divertido de la vida”. Con un aire perplejo, intento saber más: “Sí, admito que son dos actividades esquizofrénicas, pero con un poco de organización incluso puedo cogerme un fin de semana al mes e ir al extranjero a pinchar”.

Estar en el momento justo en el sitio adecuado

Phil Stumpf está lleno de proyectos “un festival de música alemana en colaboración con el instituto Goethe de París, noches de intercambio entre clubes y además una noche en Kósovo en septiembre”. Entre otras cosas es el Dj residente del lugar en el que nos encontramos, el Nouveau Casino. Con su colega Sam Rouanet, organiza las noches Minimal Dancin, que cumplen sus ocho años el próximo 12 de diciembre.

“La aventura comenzó en 2001. El Nouveau Casino buscaba Djs residentes capaces de animar una nueva noche y yo y Sam aparecimos en el lugar adecuado en el momento justo. Entonces era la única noche en la que se tocaba solo el house minimal”. Aunque Phil admite que quizás la idea de que él sea el pionero de la música minimal en Francia es un poco exagerada, un estilo caracterizado por los sonidos eléctricos, mínimos, a veces melodiosos, que podrían llevar a los oyentes a una especie de ‘viaje mental’, casi hipnótico.

Berlín o Nueva York y los clubes ilegales

“En Berlín o en Nueva York siempre se encuentra el modo de crear clubes ilegales”. La discusión salta después sobre el porqué de su llegada a Francia. “Mucha gente me pregunta por qué no me quedé en Berlín, puesto que es allí donde fermenta todo este tipo de música. Allí están todos los DJ, mientras que aquí tengo la impresión de formar parte de una pequeña familia que ha influido en la mutación de la escena musical electrónica en los últimos años. Este estatus un poco exótico que tengo aquí me gusta”.

Sin embargo, París es una ciudad que no facilita la cultura de clubes porque “hay tal presión fiscal que impide desarrollarse a la cultura underground. No es como en Berlín o Nueva York, donde siempre existe el modo de crear clubes ilegales o bares experimentales. En París, apenas se abren nuevos clubes, deben inmediatamente transformarse en una máquina de hacer dinero, en algo profesional y homologado”. A Alemania le falta predisposición permisiva que consienta tener espacio suficiente para crear y experimentar, y ciertos aspectos del estilo de vida.

Pero como gran parte de las personas que viven en la capital francesa y que siempre están preparadas para murmurar sobre el estilo de vida que se lleva, adora París y, cada día, se asombra de la belleza y de la calidad de vida que ofrece esta ciudad. “Sigue teniendo mucho encanto a pesar de la arrogancia, la falta de espacios verdes y la contaminación”, concluye.

Un Dj set en plena jungla

Y entre Alemania o Francia, ¿con qué país se queda? “Siempre he tenido la impresión de que no son países en los cuales se haya accedido, a menudo, a este tipo de noches en las cuales uno se divierte más”. Las mejores grabaciones de Phil Stumpf, se han esparcido desde Europa del este hasta Rusia pasando por Liberia, incluso ha llegado a América Latina donde animó una sesión de DJ durante un día completo inmerso en la jungla. “A diferencia de Berlín o París, donde la gente ya se muestra un poco indiferente ante esta difusión de noches que cada sábado os ofrecen los mejores DJ del mundo, en otros países hay mucho más entusiasmo, debido a la rareza de estos eventos”. Es cierto que, no será él el que desdeñe el placer de esta elección.

Los 4 mejores clubes europeos según Phil Stumpf:

- Die Registratur, Blumstrasse 28, Múnich, www.dieregistratur.de

- Robert Johnson, Nordring 131, Offenbach, www.robert-johnson.de

- Waagenbau, Max-Brauer-Allee 204, Hamburgo, www.waagenbau.com

- Batofar, 11 quai François Mauriac, París, www.batofar.org