Pierre Henry: “La vieja Europa echa a los refugiados hacia países periféricos”

Artículo publicado el 14 de Mayo de 2008
Artículo publicado el 14 de Mayo de 2008
Europa pasa de 424.000 a 192.000 demandas de asilo en un año, con Francia a la cabeza de la caída, España como alumno retrasado y Sarkozy con ganas de un pacto europeo sobre inmigración.

El 1 de julio Francia se ocupa de la presidencia de la UE y ha anunciado querer centrarse en obtener un acuerdo sobre inmigración. Entretanto, en mayo de 2008, los europarlamentarios han acordado con los miembros del Consejo de la Unión aumentar a 18 meses el periodo máximo de detención de los inmigrantes en situación irregular antes de repatriarlos a sus lugares de origen; una medida que puede desincentivar de forma masiva a los solicitantes de asilo. Hablamos con Pierre Henry, Director General de France Terre d'Asile.

Urticaria europea creciente

Ni que Europa fuera alérgica a los refugiados: en 2000, se registraron 424.000 demandas de asilo en los países de la UE, mientras en 2006 tan sólo 192.000. “Sin embargo, el número de conflictos no ha disminuido en el mundo”, incide Henry, conocedor del tema por dirigir France Terre d'Asile desde 1997. “Ha habido un cierre claro por parte de Europa coincidiendo con los atentados del 11-S, y se ha endurecido la legislación para responder a la preocupación securitaria reinante”, subraya quien critica a su país, Francia, que ha recibido en 2006 un 40% menos de demandas de asilo que en 2005, pasando al 2コ puesto europeo en número de estas demandas.

Inmigrantes ocupando la Bourse de Travail de París el 12 de mayo pasado (Foto, Neno/flickr)Aún le preocupa más la “instrumentalización que la sociedad europea hace del tema de la inmigración”, agitando la trinidad “del miedo al número, a la inseguridad y al islam”, una realidad que se ha visto representada en los debates electorales de las dos últimas grandes elecciones en Europa -la española y la italiana- con los partidos italianos de derechas reclamando medidas de freno a la inmigración, o el test de adaptación cultural para los extranjeros en España reclamado por el Partido Popular hispano. “Recuerdo que en 1990 y 1991, cuando en Alemania hubo un gran aumento de refugiados de los Balcanes, hubo un importante rebrote de xenofobia.”

No hay buenos ni malos alumnos

“Yo veo claro que Polonia o Grecia no tienen políticas muy acogedoras, pero no me gusta hablar de buenos y malos alumnos en Europa de manera simplista”, matiza Henry, y es verdad que Grecia ha aumentado mucho el número de solicitudes de asilo (+ 35% en 2006). “Cada vez hay menos solicitudes en los países de la 'vieja Europa', que se escudan en el Reglamento de Dublín [que exige que los demandantes de asilo lo hagan en los países por donde entraron a la UE, ndlre.] y echan a los refugiados hacia los países periféricos de la UE, con menos medios, tradición y quizá voluntad en la acogida. Para mí”, remata, “los malos alumnos son los que tienen una visión liberal y desmirriada de Europa”. Dicho esto, las cifras son las cifras: el Reino Unido es el país que más refugiados ha acogido en 2006, seguido de Francia y Suecia. Chipre, con 6 solicitudes por cada 1.000 habitantes, bate el récord relativo dejando muy lejos la media europea de las 0,4 solicitudes, según Eurostat. España, con 0,1 demandas tiene pinta de no estar a la altura.

Comunitarizar sí, pero no a cualquier precio

Manifestación de sin papeles en París“Ciertos gobiernos europeos han hecho de la inmigración un debate de política interna, sin atender a que con la mundialización el problema es planetario y no nacional”, retoma Henry. No le falta razón a la vista de la crisis alimentaria mundial que se avecina por el alza del precio de los alimentos básicos en el planeta y la desaparición de cultivadores y granjeros autóctonos en チfrica. “Yo tengo ganas de decir que se comunitarice la política de inmigración, pero temo que se haga bajo el mínimo denominador común. Para evitar esto, la comunitarización no debe ser un proceso burocrático de la Comisión que luego va a debatir con los egoismos nacionales, sino incluir a organizaciones como la nuestra para que la construcción europea tenga un sentido entre la sociedad civil. En 2003 la UE se puso de acuerdo para financiar FRONTEX, el programa de vigilancia policial de las fronteras. ソPor qué no hacer lo mismo para la acogida en las fronteras?”.

Es el turno de Sarkozy

ソHa pensado Henry en trasladarle sus propuestas al presidente francés Nicolas Sarkozy? “Los días 12 y 13 de junio organizamos en París un coloquio internacional para tratar el Pacto Europeo sobre Inmigración que propone Sarkozy”, nos anuncia. “Por lo pronto Francia quiere rechazar el principio de regularizaciones masivas. Pienso que da igual que sea masiva, que lo importante es el criterio con el que se regulariza. El criterio del empleo me parece correcto.” De ahí que no le “choque” la tarjeta azul del ex comisario de Interior Franco Frattini.

ソLos inmigrantes peor tratados? Sin duda los iraquíes: “Hay 2 millones de refugiados iraquíes en el mundo y Europa sólo acoge a 40.000”, valora. Los gitanos tampoco andan bien parados, más aún por la paradoja de que aquellos que solicitan asilo originarios de los Balcanes lo obtienen con mucha más facilidad que los que lo hacen desde Rumanía o Bulgaria, miembros de la UE.