Pierre Schellekens: "El 11 de septiembre no marcó un hito en la historia de la UE"

Artículo publicado el 21 de Julio de 2009
Artículo publicado el 21 de Julio de 2009
Con sus 2,09 metros de altura y sus 37 años de edad, su figura impone. Activista político desde sus tiempos de  estudiante en Gotemburgo a principios de los noventa, fue designado jefe de la delegación sueca en la UE en febrero. En el área arbolada y tranquila de Odingatan, en Estocolmo, habla acerca de la presidencia sueca de la UE, que se extenderá desde julio a diciembre

Suecia ocupó por última vez la presidencia de la UE en 2001, la cual finalizó antes de los ataques del 11 de septiembre sobre NuevaYork. ¿De qué manera han cambiado Suecia y Europa en los años transcurridos desde entonces?

La cooperación en la UE con respecto a la justicia y asuntos internos se ha fortalecido significativamente desde el 2001. El Tratado de Lisboa, en caso de entrar en vigor, señalará un paso decisivo hacia la 'comunitarización' de tales asuntos. Pero no creo que los ataques del 11 de septiembre, aunque fueron trágicos, hayan marcado un hito en la historia de la UE.

"El Tratado de Lisboa señalará un paso decisivo hacia la 'comunitarización'"

La EU ha progresado en una amplia variedad de áreas: hemos asumido el liderazgo internacional en el tema del cambio climático, fortalecido nuestra política común exterior y de seguridad, profundizado aún más la integración económica y establecido las bases para una política energética común. Sin duda, algunas de estas están indirectamente ligadas con la lucha contra el terrorismo internacional. Pero ellas surgen fundamentalmente del conocimiento de que la cooperación más estrecha de la UE beneficiaría a Europa política y económicamente. 

Suecia aparece a menudo como un buen ejemplo de una economía avanzada que funciona en adecuado equilibrio con el medioambiente. ¿Cómo puede Suecia ofrecer un ejemplo a Europa en cuestiones de medioambiente durante su presidencia, ahora que el medio ambiente es un aspecto capital en el diseño de políticas internacionales y de la UE?

La política medioambiental está ahora entre las prioridades de la agenda de la UE. El paquete de medidas sobre el clima y la energía adoptado en diciembre (2008), marcó las pautas para lo que la conferencia de Copenhague tiene que lograr este diciembre: reducciones de las emisiones que nos coloquen en la senda hacia una economía con baja emisión de dióxido de carbono. Suecia asume ahora la presidencia y conducirá, junto con la comisión, la posición de la UE en las negociaciones internacionales sobre el clima. Además, aunque la política de la UE respecto al clima solo es verdaderamente eficiente con la legislación común a toda la UE, hay casos concretos en los que un Estado miembro puede establecer un ejemplo mediante la aplicación de soluciones prácticas. Un ejemplo de ello es el sistema de calefacción urbana de Suecia; resulta prometedor para otros estados miembros, también hace progresos en el aislamiento de viviendas y el trabajo que se ha hecho sobre las casas pasivas.

(Foto: ©8 July 2009 Crown copyright/ Downing Street/ Flickr)

Suecia es un país pequeño. ¿Por qué deberían sus socios europeos preocuparse por seguir su liderazgo?

La UE es una sociedad de Estados miembro, no el gobierno de los más fuertes. Una y otra vez, la historia de la integración europea nos enseña que cuando un estado miembro o una institución tiene una idea constructiva, es capaz de construir alianzas alrededor de ella y tiene una estrategia clara, puede determinar la agenda y tomar iniciativas de gran alcance. Los Estados miembro más pequeños han estado en mejor posición para demostrar el potencial de las instituciones comunes de la UE. Para mencionar un ejemplo concreto, Suecia contribuyó a elevar la conciencia sobre los riesgos de la salud ligados a los químicos peligrosos. Junto con un grupo de otros países miembro, tuvo un rol importante en la solicitud para nueva legislación que condujera a la reglamentación de Registro, Evaluación, Autorización y restricción de Químicos (REACH, por sus siglas en inglés). Esto ha revolucionado la forma en la cual evaluamos y probamos las sustancias químicas en Europa. Hay muchas áreas en las que esta clase de aplicación común de buena práctica, simple y efectiva, se puede repetir. 

Suecia tiene mucho para ofrecer por medio de su liderazgo en Europa sobre cuestiones de política fundamentales. ¿Qué tiene la UE, y los procesos de integración política y económica en su seno, para ofrecer a Suecia?

La UE es una estructura política para resolver problemas comunes, con un historial impresionante en ello. Las prioridades de la presidencia sueca -por ejemplo las del cambio climático, la crisis financiera, la política de inmigración, el mar Báltico- solo pueden tratarse de un modo significativo a nivel de la UE. Así, tanto Suecia como otros Estados miembro, nunca podremos progresar en cuestiones que están en el centro de las preocupaciones de nuestros ciudadanos sin una cooperación eficiente de la UE. La presidencia sueca debe afrontar importantes desafíos, siendo los más importantes las cuestiones institucionales. El gobierno sueco está bien preparado y está listo para reafirmar su apoyo a una UE más fuerte a través de una presidencia exitosa.

Conociendo a Pierre Schellekens:

-Creció en Antwep, Bélgica y Gotemburgo, Suecia

-Estudió ciencias sociales en la Universidad de Gotemburgo, y un máster en el Colegio de Europa, Brujas

-Se unió a la Comisión Europea en 1996

-Formado en Medio Ambiente, trabajó en asuntos marítimos y como vice-jefe de gabinete de Stavros Dimas (comisario para el medio ambiente de la UE, 2004-2008), y Margot Wallstrom (vicepresidenta de la Comisión Europea) quien, según se cree, ha apoyado su actual puesto en la presidencia

-Casado, con dos hijos

-Habla cuatro idiomas