Piratas y libélulas

Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 25 de Noviembre de 2013

La cultura como salvación.

Esto es lo que demuestra “Piratas y libélulas”, un documental sobre el grupo de teatro “Los Shespirs” que usan el sempiterno Romeo y Julieta para demostrar a sus vecinos del barrio de Las Tres Mil Viviendas en Sevilla que la violencia sólo engendra más violencia.

Ficha técnica:

Título: Piratas y libélulas

Año: 2013

Duración: 70'

País: España

Directora: Isabel de Ocampo

Música: Úrsula Torres Calado

Fotografía: David Rengel, Álvaro Gutiérrez, Ernesto de Nova

Género: Documental

“Piratas y libélulas” es un documental hermosísimo sobre Las Tres Mil Viviendas de Sevilla. Si el lector conoce la situación de este barrio, los niveles de violencia, de delincuencia, de tráfico de drogas y un sinfín de problemas más, quizás le pueda resultar extraño la conjunción de “hermoso” y “Las Tres Mil Viviendas” en una misma oración. Creedme: “Piratas y libélulas” es un documental hermosísimo sobre Las Tres Mil Viviendas de Sevilla.

Y es que la salmantina Isabel de Ocampo ha sabido ver lo hermoso donde los demás no somos capaces. “Piratas y libélulas” es la historia de un grupo de alumnos del Instituto “Romero Murube” que han encontrado en el teatro una forma distinta de relacionarse con el mundo, en general, y con su mundo, en particular. Pero no están solos en tan importante tarea, les acompaña su profesora de lengua, Matilde López, que se encarga de enseñarles a comprender lo que leen, a usar su voz, su cuerpo o a moderar sus emociones, entre otras muchas cosas.

“Los Shespirs”, que así es como se llaman estos chicos, preparan una versión de Romeo y Julieta con dos familias, una paya y otra gitana, como protagonistas. Una obra que tendrá que superar muchos retos en un barrio en el que la violencia está a flor de piel y en el que la venganza forma parte del día a día. Todo un reto. Pero “Los Shespirs” pueden con eso y con más.

“Piratas y libélulas” es una mirada fresca sobre un barrio castigado por la marginalidad, pero lleno también de cosas hermosas dignas de ser descubiertas. Un documental hecho con mucha sensibilidad y mucho sentido del humor que merece la pena de principio a fin.