¿Podría ocasionar el Brexit un terremoto en Albania?

Artículo publicado el 5 de Agosto de 2016
Artículo publicado el 5 de Agosto de 2016

Los efectos del referéndum británico no solamente se han sentido en Reino Unido, sino también en el resto del Viejo Continente. Ahora que el futuro de la Unión es incierto, surgen nuevos desafíos. Este resultado podría perjudicar económica y políticamente tanto a la UE como a Gran Bretaña, y Albania no se librará de los efectos.

El próspero "modelo de Albania" de Michael Gove

Los partidarios del "Leave" implicaron inicialmente a Albania y a otros países balcánicos cuando insinuaron que, una vez Gran Bretaña abandonara la UE, se crearía una "zona de libre comercio" junto con Albania, Bosnia y Serbia.

El genio de esta idea fue Michael Gove, antiguo secretario de Justicia con el Gobierno de David Cameron hasta que éste dimitió. Afirmó: "Hay una zona de libre comercio que se prolonga desde Islandia hasta Turquía y a la cual todas las naciones europeas tienen acceso, independientemente de si están en el euro o en la UE. Después de votar la salida, seguiremos formando parte de esa zona. La idea de que Bosnia, Serbia, Albania y Ucrania sigan formando parte de este área de libre comercio – y de que Gran Bretaña se quede fuera solamente con Bielorrusia – es tan irreal como que Jean-Claude Juncker se una al UKIP [El Partido por la Independencia del Reino Unido, cuyos partidarios votaron por la salida de la EU, ndlr]."

Sin embargo, el primer ministro albanés, Edi Rama, respondió rápidamente: "Cuando vi la historia de Michael Gove insinuando que Gran Bretaña podría abandonar su asociación con Alemania, Francia y otros países de la UE y en su lugar comenzar una asociación no-europea con Albania, Kosovo, Serbia y Bosnia, mi reacción inmediata fue, ¿no es esto un poco raro?" En su discurso dejó claro que Albania no quiere formar un bloque comercial con la UE, porque el objetivo de su país es de hecho ser parte de la Unión.

Los temblores llegan a los Balcanes

El Reino Unido ha ofrecido un gran apoyo a la agenda de integración del área euroatlántica de los Balcanes, y es importante para la región que este compromiso no se vea afectado. El Brexit, por otro lado, ha reforzado las posturas de los partidos euroescépticos presentes en los estados miembros, lo cual podría convertirse en un frenazo en la agenda de expansión de la UE, especialmente en lo que concierne a los Balcanes.

El proceso de integración europea de Albania depende profundamente de una serie de reformas antes de que la adhesión tenga lugar. Los políticos, tanto de Albania, como de Bruselas, dicen que en cuanto el parlamento haya votado las reformas judiciales, el país puede poner en marcha la fase de negociación. Es importante mencionar que la Unión tiene un papel crucial en este proceso de reforma y en las inversiones financieras en el país. Las directrices de la UE, especialmente en lo que a reformas judiciales se refiere, han sido muy importantes a la hora de llegar a un acuerdo entre el gobierno y la oposición. El Encargado de la Misión de la UE en Albania estuvo involucrado personalmente en este diálogo y se han llevado a cabo conversaciones de alto nivel a lo largo de todo el proceso.

Ahora que el Brexit se ha materializado, la atención de la UE podría dirigirse hacia sus problemas internos – algo de lo que Albania es muy consciente. Se prestará menos atención al proceso de expansión de la UE en los países balcánicos, ya que primero es necesario poner en orden los asuntos más cercanos a casa. No son buenas noticias para los estados aspirantes a ser miembros en la zona de los Balcanes, Albania incluida, porque sin voluntad política la esperanza es escasa. Los grandes representantes de la UE se reunieron a primeros de julio en París con la sociedad civil de los Balcanes para seguir adelante con el Proceso de Berlín diseñado para hacer realidad su adhesión. 

Casi con certeza, las consecuencias directas se sentirán primero en aquellos países con los que Gran Bretaña tiene relaciones comerciales cercanas, pero los expertos temen una reacción económica en cadena que pueda afectar también a Albania. La UE, además, podría no estar interesada en financiar proyectos dentro del país sin resolver primero sus propios problemas "domésticos".

También existe el temor a un renacimiento del nacionalismo en la región de los Balcanes, teniendo en cuenta el brote de partidos de derechas que ha surgido por toda la UE y que se posicionan en contra de las políticas de expansión y a favor de la disolución de la propia Unión.

Una cosa es segura: estamos entrando en aguas turbulentas. Solamente los países líderes dentro de la UE pueden ayudar a manejar el barco. Mientras esperamos a ver qué ocurre, es momento de reflexionar.

---

Este artículo forma parte de nuestro proyecto East Side Stories. Mediante la lucha contra los clichés más comunes lanzados contra la Europa del sur y del este, tratamos de mantener viva la idea de Europa despertando conciencias, creando diálogo, intercambiando ideas e informando más allá de los medios convencionales.