Poetas callejeros: Versos en los muros

Artículo publicado el 15 de Mayo de 2015
Artículo publicado el 15 de Mayo de 2015

Música, danza, pintura... ¿Qué tal si hablamos de poesía? Pero no de la poesía tradicional, sino de una nueva forma de expresión literaria. Se trata de poetas callejeros, poetas que pertencen al Street Art de los años 90. Un grafiti urbano a modo de poesía. 

A menudo usamos la palabra callejero para referirnos a cantantes que deambulan compartiendo su música, a bailarines o grupos de baile que representan sus coreografías a los viandantes a cambio de la buena voluntad, o a pintores que montan su propia galería de arte a pie de calle. Pero ¿qué ocurre cuando oímos eso de poetas callejeros? ¿Se puede ser poeta entre aceras y edificios? ¿Rompe esto con el esquema tradicional de los que escriben sus versos a base de pluma sobre papel? ¿Forman estos poetas  parte del mundo urbano, conocido como Street Style Street Art, que apareció en la década de los 90? La respuesta a todas estas preguntas es sí.

Hoy quiero hablaros de Acción Poética (AP), un movimiento literario urbano que incluye a un gran número de poetas callejeros que ya están dando la vuelta al mundo entero. Es un movimiento cuyo fenómeno literario-mural trata de vallas y paredes escritas que transmiten un mensaje poético con versos plasmados en muros callejeros. Su fundador es Armando Alanis Pulido quien en 1996 empezó a difundir estos mensajes poéticos a través de muros y paredes en la ciudad de Monterrey (México). Desde entonces, Armando ha llenado más de 7.000 muros de poesía en su ciudad natal durante estos 15 años, y ha sido reconocido en multitud de ocasiones como cuando por ejemplo le fue otorgado el Premio a las Artes de la Universidad Autónoma de Nuevo León (2005) y el Premio de Nacional de Poesía Joven Ubaldo Ramos (1998), entre otros.

El contenido de los versos son, principalmente, pensamientos de amor y profundas frases optimistas creadas por los propios integrantes, aunque a veces también citan a famosos escritores de la talla de Octavio Paz o Jaime Sabines. Generalmente el escenario de estos poetas es un muro blanco pintado con letras negras, sustituyendo el tradicional papel y boli. Las frases no suelen contener más de 8 palabras. Tal y como ellos afirman se trata de una especie de micropoesía. Al final de cada frase podemos encontrar la firma de Acción poética -en mayúsculas en la parte inferior del muro- y, a veces, puede incluir el nombre de la ciudad en la que se encuentra.

Pero Acción Poética no acaba aquí. Actualmente cuenta con más de 3.500 paredes escritas alrededor del área metropolitana del estado de Nuevo León, y ha llegado a otras ciudades del mismo país como Ciudad de México y Guadalajara. Así mismo también se ha extendido a otros países de habla hispanoamericana como Argentina, Chile, Panamá y España. Existen, además, varios grupos de poetas callejeros que siguen expandiendo este fenómeno literario-urbano como ocurre por ejemplo en Chile, que cuenta con un grupo de estudiantes poético-callejeros, o en Argentina donde varios amigos con pinceles y tarros de pintura negra visten las paredes y muros de poesía, y cuyo coordinador es Fernando Rios Kissner.

Ambos grupos comparten una característica: antes de expresar su propia poesía, pintan diez muros con versos de Armando Alanis Pulido -poeta que les inspira y fundador de AP-, para homenajearlo. Y lo más importante, ninguno de estos muros y paredes se pintan ilegalmente, tanto Armando como todos los grupos de AP en PerúBoliviaBuenos Aires, MurciaMadridVenezuelaNicaragua y un largo etcétera, solicitan permiso para realizar sus obras previamente.

Por si fuera poco, AP cuenta con unas normas, reglas y principios que se deben cumplir para poder formar parte de este movimiento masivo. Por un lado, y muy importante, se pide a los artistas que continúen el movimiento activamente y que informen de que los muros siempre se solicitan previamente para poder pintarlos. Además, no se acepta dinero, sólo donaciones de pintura (blanca y negra), pinceles y muros, que son los tres aspectos esenciales de este fenómeno. Por otro lado, las frases se eligen de acuerdo con el muro, el contexto y la calle, y siempre se ofrece al propietario la oportunidad de elegir su propia frase. Por último, dichas frases no suelen contener más de 8 palabras, para garantizar la visibilidad rápida y efectiva, ellos lo llaman micropoesía. Un dato a tener en cuenta es que, en 2014, Acción Poética llego a 110 ciudades mexicanas y a un total de 26 países.

¿Podemos hablar entonces de poetas callejeros o simplemente de poetas como Armando, que lo único que pretenden es mostrar sus creaciones haciendo lo que más les gusta: poesía de manera gratuita y accesible para todos los públicos?. Así lo declaró el difusor argentino Fernando Rios Kissner, señalado por Alanis Pulido como coordinador del cono sur: "Escribimos poesía que leen varios miles de personas, muchas más que las que se acercarían a comprar un libro de poesía de esos que en las grandes cadenas ni siquiera se muestran".

Quizá no sería desacertado ni escandaloso considerar como arte este tipo de expresión libre y original en su estado más puro, un arte que viste las calles de muchísimas ciudades y que deja hablar al hombre sin límites. Como alguien dijo una vez, “el arte es la expresión del alma que desea ser escuchada”, pues eso es precisamente lo que pretenden estos poetas urbanos: desnudar sus almas ante los ojos de los transeúntes de una manera única.

No podemos negar lo evidente, el fenómeno del grafiti poético se extiende a pasos agigantados gracias, en parte, a las redes sociales como Facebook, Twitter, Pinterest e Instagram, donde cada día se publican cientos de fotos y se informa a los lectores de los próximos eventos para que puedan participar y contribuir a lo que ellos llaman poesía urbana. Además, se ha grabado una película documental llamada Llueve Poesía, que habla sobre Armando Alanis y su proyecto Acción Poética, cuyo objetivo primordial no era otro que poner luz a los problemas de una ciudad oscura como Monterrey. Tal y como señala Alanis Pulido “la idea es que la poesía sea parte del paisaje urbano”, aunque también puede considerarse como un proyecto que promueve la lectura y el rescate de valores.

En la actualidad, AP también está desarrollando el proyecto Paz por México que, a través de coordinadores, consiste en visitar 100 ciudades y pintar 100 muros o paredes con frases y/o poemas de Octavio Paz. Cada valla cuenta, además, con una imagen en blanco y negro de Octavio y la firma de Acción Poética en mayúsculas en la parte inferior del muro. Cada grupo, bajo la responsabilidad de un coordinador, publica fotos de sus muros bajo el hashtag #SinPoesíaNoHayCiudad, la frase característica de Alanis Pulido.

Las armas de creación masiva avanzan a un ritmo acelerado y la poesía ya está en las calles, ahora la pregunta es ¿hasta cuándo durará este arcoiris de versos? ¿Estamos frente a una nueva era poética?