Polonia: esquí ‘low cost’ para Europa occidental

Artículo publicado el 22 de Febrero de 2009
Artículo publicado el 22 de Febrero de 2009
La estación Zieleniec, ubicada en los sudetes, es junto con las Zakopane y Szczyrk una de las más conocidas en Polonia. Sus bajos precios han atraído a muchos turistas extranjeros con ganas de disfrutar de la nieve

A Piotr Machalik le llueven los clientes extranjeros. Por eso, este profesor de esquí de la estación polaca Zieleniec imparte ahora sus clases en inglés o en alemán. “Les enseñamos los principios del esquí bastante rápido. Quien esté bien físicamente puede bajar pendientes de baja dificultad tras unas cuantas horas de clase. En el caso del snowboard, es un poco más complejo manejar los movimientos básicos”, nos comenta Machalik. Piotr cobra alrededor de 15 euros la hora por una clase individual, un precio relativamente económico para los visitantes occidentales.

La estación de Zieleniec, en Polonia, puede disfrutarse desde noviembre hasta abril

La estación Zieleniec, ubicada en los sudetes, es junto con las Zakopane y Szczyrk una de las más conocidas en Polonia. Con sus más de 20 remontes y sus pistas perfectamente iluminadas, es un ir y venir de turistas durante los casi seis meses que abre al año. En esta zona es posible esquiar desde noviembre hasta abril. Un pase diario sale a 40 euros, que incluye además un cursillo de dos horas adaptado al nivel de cada persona.

Janek Fąk no tiene apenas tiempo para descansar en su puesto de alquiler de material. “Tenemos entre 50 y 60 clientes diarios”. Por 10 o 12 euros al día es posible alquilar todo el material necesario para esquiar: esquís, palos, botas… También para el snow.

¿Alpes? ¿Pá qué?

Szymon Nitka / Flickr

Ignacio Arena se prepara para un día duro en la nieve. Es la tercera vez que este italiano residente en Berlín viene a esta estación para practicar su deporte favorito. Y es que vive a tan solo 450 kilómetros de esta maravillosa estación. “Se puede llegar en poco tiempo. Hay gente que piensa que para disfrutar de unas buenas instalaciones te tienes que ir a Austria o a Italia pero no es verdad, aquí se ofrece un servicio tan bueno como el de allá y además a mejor precio. Sin ir más lejos, no son pocos los esquiadores profesionales del norte de Alemania que prefieren venirse aquí que viajar hasta los Alpes”. En la zona hay muchos balnearios y centros de relax que hacen las delicias de los turistas, algo que desgraciadamente muchos polacos de la región aún no se pueden permitir.

Grażyna Pierzchała, de Breslavia, ha venido por primera vez a esquiar a Zieleniec. Esta polaca ha contratado un entrenador de esquí. “Por un cursillo para tres personas he pagado 300 szlotys, algo así como 75 euros sin contar el pase de pistas. El equipamiento está incluido pero de todas formas es mucho dinero para mí”.

Para Beklem Pranti de Londres la situación es totalmente diferente. “He ido dos veces a esquiar a Austria. Pero aquí disfruto muchísimo más. Todo es relativamente barato, aunque sí que es verdad que en Austria o en Italia había más actividades para los niños. Allá yo los dejaba con un monitor que los vigilaba durante seis horas. Cuando se cansaban de esquiar, se metían en el complejo y hacían otras cosas como nadar, comer algo o simplemente descansar”.

Menú a buen precio

Ainunau / FlickrPara calentarse tras una dura jornada de nieve no hay nada mejor que entrar en alguno de los muchos restaurantes y hoteles que hay en Zieleniec. Maja Kamyczek ha visto como en los últimos años ha aumentado la cantidad de japoneses, coréanos y alemanes que visitan la zona. Les gusta la sopa y tomar Glühwein, una especie de vino tinto que a los alemanes les gusta tomar caliente y con aromas. “Aquí por cuatro euros te dan un buen menú”.

La mayoría de los turistas suelen pasar la noche en uno de los muchos hoteles que Zieleniec ofrece. A siete kilómetros de las pistas hay un precioso pueblo llamado Duszniki Zdrój. Situado en el valle Ziemia Klodzka y entre las cadenas montañosas Bystrzyckie y Ortlickie, hace las delicias de los amantes de la naturaleza. Aquí se puede obtener una habitación con vistas a las montañas por solo ocho euros.

Para los más jóvenes y aventurados existe un albergue con 70 plazas a 700 metros de altura. En saco de montaña propio se puede pasar la noche por menos de cuatro euros diarios en habitaciones de 2 a 6 personas. Zdzisław Kędzierski, uno de los directores invita a todo el mundo a conocer Zieleniec.

La autora de este artículo, Katarzyna Tuszynska, es miembro de la red n-ost.