Polonia: ¿Habrá elecciones anticipadas?

Artículo publicado el 20 de Agosto de 2007
Artículo publicado el 20 de Agosto de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

¡Qué verano! Croacia en llamas, Inglaterra bajo el agua, los calores extremos en Bulgaria y Rumania. Y en Polonia... tormenta política.

El 9 de agosto fue para la IV República un día especial. Por iniciativa de Donald Tusk, el líder del partido de la oposición Plaforma Obywatelska (la Plataforma Cívica) llegó a realizarse un encuentro con el presidente, Lech Kaczyski, hermano gemelo del actual primer ministro, Jarosaw, perteneciente al partido en el poder, Prawo i Sprawiedliwo (Ley y Justicia). Se hablaron por primera vez desde hace mucho tiempo. ¡Y estuvieron conversando 4 horas enteras! Los dos políticos estaban de acuerdo: las elecciones anticipadas son imprescindibles. La “revolución moral”, anunciada por la coalición un tanto exótica con el PiS a la cabeza, apoyada por partidos radical-populistas Liga Polskich Rodzin (Liga de Familias Polacas) y Samoobrona (Autodefensa), ha fracasado. En el ring político, donde sigue la lucha sin reglas ni estilo, los coaligantes están buscando, uno contra el otro, trampas, grabaciones y armarios (de los que caen cadáveres). ¿Qué importancia puede tener para Europa esta nueva repartición? Probablemente implica una nueva calidad de relaciones entre Polonia y la UE. Pero, antes de la autodisolución del parlamento, ¿será posible aprobar el paquete de leyes necesarias para iniciar las obras relacionadas con la organización del Euro 2012?

Pronóstico del tiempo: tormentas

Según afirmó Donald Tusk en una entrevista: “Las elecciones en octubre van a traer alivio a los polacos“. En efecto, los polacos tienen razones para pedir descanso. Ya desde mediados del mes de julio, en Polonia han tenido lugar violentas turbulencias políticas. Las nubes negras han aparecido sobre las cabezas de los políticos cuando el primer ministro destituyó a Andrzej Lepper, hasta entonces uno de los coaligantes, vicepresidente del Gobierno y Ministro de Agricultura, bajo la acusación de corrupción. La acción, llevada a cabo por la Oficina Central Anticorrupción (CBA) o, según otros, la provocación sin razón, preparada con fin de incitar a uno a cometer un delito, iba a probar la participación de Andrzej Lepper en la corrupción. No lo ha probado, ya que alguien avisó a Lepper. Sin embargo, la verdadera tempestad se desencadenó cuando empezó la búsqueda del culpable de la filtración.

¿Quién ha avisado, quién miente?

El Ministro de Justicia Zbigniew Ziobro (PiS) mantiene que el culpable es Janusz Kaczmarek, destituido del cargo de Ministro de Asuntos Interiores y Administración hace unos días. Kaczmarek, que actualmente está de vacaciones en el extranjero, declina la acusación. Para defenderse, comenta los hechos que- si fueran verdad- empañarían la reputación de Ziobro. Sin embargo, por ahora la cantidad, importancia y el momento de estas acusaciones ponen en duda su propia credibilidad. Por otra parte, Lepper declara que ha sido informado sobre la provocación por... el mismo Ministro de Justicia, Ziobro. Ziobro lo niega. Dicen que tiene preparada una "prueba irrefutable" que demostrará "quién es mentiroso, quién es el traidor".

Al mismo tiempo, el primer ministro Kaczyski anuncia la destitución de todos los ministros constituidos por los miembros de la coalición de hasta ahora. Ni siquiera los mismos polacos lo entienden todo. Una cosa está clara. Tenemos un caos increíble. El caos reina en la coalición que existe sólo en el papel. Necesitamos elecciones. Ya el 19 de julio, antes de que la situación alcanzara su apogeo, el 61 por ciento de los encuestados se declararon en favor de las elecciones en la encuesta TNS realizada por OBOP.

¿Habrá posibilidades de cambio?

Aunque muchos polacos quieren elecciones, dudan de que éstas puedan traer cambios. Tanto PO como PiS son partidos de derecha: ya antes de las elecciones de 2005 eran visibles las semejanzas en los programas de ambos partidos. Los sondeos indican que ninguno de los dos alcanzará la mayoría que le permita llevar las riendas del Estado. Sin embargo, la ventaja innegable de las elecciones sería la de verificar a los diputados. Los más desacreditados serían excluidos del Parlamento. Lo mismo podría pasar con otros partidos radical-populistas y antieuropeos LPR y Samoobrona, lo que propiciaría una mejora de la calidad de la política de Polonia en la UE.

Las elecciones anticipadas suponen un problema grave. En el Parlamento muchas leyes relacionadas, entre otras, con las preparaciones al Euro 2012 y la entrada de Polonia en la zona Schengen están esperando su aprobación. Este problema fue abordado en el encuentro del presidente con el líder de Plataforma Cívica, Tusk. Los próximos días van a demostrar si realmente existe la voluntad de llevar a cabo este procedimiento legislativo antes de la autodisolución del Parlamento.