Polonia, Lituania y Rumanía: Guantánamos europeos

Artículo publicado el 6 de Abril de 2011
Artículo publicado el 6 de Abril de 2011
Un caballo blanco se arrastra con esfuerzo tras abandonar el cuerpo agotado de Vincent Gallo. El animal está manchado de sangre humana. Así es el epílogo de Essential Killing, el último largometraje de Jerzy Skolimowski (2010): el final de un talibán deportado a una base secreta de la CIA escondida en Polonia.
El guión deja creer hasta el último momento que el prisionero puede escapar, una oportunidad negada a los sospechosos de terrorismo torturados por la CIA en lugares de Polonia, Lituania y Rumanía entre 2003 y 2005. Se espera que en agosto de 2011 se levante el velo de este episodio negro de la historia europea.

Utilizado como base aérea por la Luftwaffe (fuerzas aéreas de la Alemania nazi), el minúsculo aeródromo militar de Szymany fue usado por la CIA para descargar a supuestos miembros de Al Qaeda en espera de ser interrogados en otra base de la región. Rodeada de bosque y picos afilados, se encuentra a unos 160 kilómetros de Varsovia, más exactamente en Mazurie, región fronteriza con Lituania, Bielorrusia y la poderosa Rusia.

De Szymany a Guantánamo

Después de pasar por Bangkok, los detenidos que desembarcan en Szymany son directamente transportados a un centro de detención provisional localizado en los alrededores de un pueblo llamado Stare Kiejkuty. Esta estructura fue recientemente utilizada por los servicios secretos polacos como centro de entrenamiento en técnicas de interrogatorio, como reveló el diario polaco Gazeta Wyborcza. Desde hace dos años, el procurador Robert Majewski dirige una investigación nacional confidencial que arrojará sus primeros resultados el mes de agosto, según la agencia de noticias PAP. La lista de los interrogados en Europa incluye peces gordos de Al Qaeda como el kuwaití Jalid Sheij Mohamed, uno de los supuestos cerebros del 11 de septiembre, o el pakistaní Abu Zubaida, que se ocuparía de la logística en la organización terrorista. Ahora están encerrados junto a otras 171 personas en Guantánamo, el centro de detención ilegal situado en la base norteamericana de Cuba que Barack Obama prometió cerrar antes de alcanzar la Casa Blanca.

En otoño de 2010, los medios polacos también divulgaron el nombre de otra "estrella" de Al Qaeda: Abd al-Rahim al-Nashiri, el supuesto arquitecto del atentado contra el destructor USS Cole, que fue hundido en el Golfo de Adén con 17 marines a bordo. Nashiri fue exculpado por un tribunal militar establecido por George W. Bush, un instrumento que su sucesor Obama suprimió introduciendo procesos civiles para los detenidos de Guantánamo [pero que recientemente ha vuelto a instaurar, al igual que el sistema de detención ilimitada para 40 de los 171 detenidos que alberga la base; ndr]. La prensa polaca reveló que Nashiri habría sido amenazado varias veces con un taladro eléctrico y un revólver descargado por "Albert", un ex agente de la CIA.

Tortura y omisión

Ya en febrero de 2008, el ex director de la CIA Michael Hayden admitió en una audición en el Senado que la agencia de información norteamericana habría utilizado la técnica del waterboarding (ahogamiento simulado) con tres sospechosos para obtener una confesión [y defendido como método por el ex presidente Bush; ndr]. Los nombres mencionados por Hayden coinciden exactamente con los de tres detenidos que fueron recluidos temporalmente en Stare Kiejkuty. "Ninguna autoridad del Gobierno polaco reconoció jamás tener conocimiento de las autorizaciones de aterrizaje de vuelos de la CIA, aunque este sea un fenómeno bien conocido gracias a una investigación del parlamento europeo, y pese a ser reconocido públicamente por Lituania", comenta el cineasta Skolimowski. En otoño de 2010 el Comité de Derechos Humanos de Naciones Unidas tuvo una sesión sobre ese episodio. Pero nada se filtró a la prensa polaca, demasiado ocupada en contar los últimos detalles de la investigación rusa sobre la catástrofe aérea de Smolensk.

Según los dos informes del diputado europeo Dick Marty para el Consejo de Europa, publicados en 2006 y 2007, varios "detenidos de alto rango" habrían sido encerrados entre 2003 y 2005 en centros de detención secretos de Polonia y Rumanía. El presidente polaco en aquellos tiempos, Aleksander Kwasniewski, nunca reconoció su existencia; y el actual gabinete del primer ministro, Donald Tusk, parece no querer comentar este asunto hasta que se revelen los resultados de la investigación. 

Tortura y tiovivos

Entre los países mencionados en el documento también figura Lituania, gobernada entonces por Rolandas Paksas, que fue acusado y destituido por su propio parlamento en 2004 debido a la divulgación de un secreto de Estado. Recientemente rehabilitado por una sentencia de la Corte Europea de Derechos del Hombre, Paksas siempre rechazó la existencia de un "establo" de la CIA situado al lado de un tiovivo cercano a Vilna. Mientras, la senadora rumana Norica Nicolaï, del Partido Nacional Liberal (PNL), que dirigió una investigación sobre estas alegaciones, consideró infundadas las acusaciones.

Desde la publicación del informe, los medios europeos no dieron una visibilidad conveniente a este fenómeno. La BBC difundió un documental sobre el centro de detención de Stare Kiejkuty en octubre de 2010, en referencia a la historia de Jalid Sheij Mohamed. El sospechoso contó que estaba en Polonia gracias a que leyó la etiqueta de una botella de agua... Quizás entre dos sesiones de ahogamiento simulado. Dadas estas últimas revelaciones de la prensa sobre la lista de los interrogados más famosos en Polonia, es evidente que su gobierno jugó un papel de primer orden durante los primeros tiempos de la llamada "guerra contra el terrorismo", siendo, como centro geográfico de Europa, el principal punto logístico para las detenciones secretas practicadas por la CIA en el viejo continente.

Foto: Pantallazo de Essential Killing; George W. Bush, : (cc)Truthought.org/flickr ; CIA Poland : (cc)Mike Licht, NotionsCapital.com/flickr