Polonia: país de las chicas tech y hogar de las ‘frikis’

Artículo publicado el 24 de Mayo de 2013
Artículo publicado el 24 de Mayo de 2013
Más del 40% de los jóvenes de la Generación Y tiene la intención de crear una empresa en los próximos tres años. Esto es el reflejo de un mercado rígido y sofocante que ha arrojado al 14% de los polacos a la cola del paro. Pero esto no acaba aquí. Con una alarmante tasa de desempleo del 26%, las cifras son mucho más implacables con las mujeres, con una cifra de paro del 30% en menores de 25 años.

Con casi una de cada tres mujeres sin trabajo, varias iniciativas han arrancado para promover el espíritu emprendedor entre las jóvenes, proyectos que se han centrado en un campo dominado tradicionalmente por los hombres: el de la tecnología.

Una de esas iniciativas es Geek Girls Carrots (GGC), una agrupación de mujeres que intenta reunir a mujeres arquitectos, informáticas, desarrolladoras, diseñadoras y cualquier persona con un cromosoma XX que encaje con la descripción del término "friki" y que adore la tecnología. "Los "frikis" y la programación de larga duración suelen relacionarse con la pizza y la comida basura" afirma Kamila Sidor, que es el corazón y el alma de la iniciativa. "Al elegir la palabra carrots (zanahorias) queríamos asegurarnos de que nuestro grupo se relacionase con un modo de vida sano".

El poder de la tecnología de las mujeres polacas

Sidor descubrió la necesidad de crear Geek Girls Carrots cuando organizó el primer Fin de semana de iniciación en mayo de 2011 en Polonia, mientras trabajaba para una sociedad de capital de riesgo. "Acudieron unas 120 personas, de las cuales sólo diez eran mujeres," explica. "En ese momento supe que tenía que hacer algo por las mujeres. En Polonia tenemos universidades tecnológicas muy buenas, así que me pregunté dónde estaban todas ellas. Kamila se asoció con Magdalena Wójcik, quien escribía un blog titulado Geek Girls. La primera reunión de las GGC tuvo lugar justo dos meses más tarde". "A día de hoy, nos reunimos en ocho ciudades polacas" añade Sidor.

Durante la 17ª reunión de Geek Girls Carrots en Varsovia, que tuvo lugar en un laboratorio de coworking muy moderno cerca de la Universidad de Tecnología de Varsovia, Karolina Wiercigroch habló de su pasión por la comida, de su experiencia como escritora de un blog sobre comida y de su reciente nombramiento como directora de la empresa Yelp en Varsovia. Ese es el tipo de mujer que está buscando Kamila Sidor: "siempre intentamos invitar a mujeres con inspiración para que nos hablen de sus propias historias de éxito en el ámbito de la tecnología, que motiven a nuestra audiencia para que pueda iniciar sus propios proyectos". En mayo, el grupo organizará su segundo taller de Django Carrots, que durará tres días y cuyo objetivo es enseñar a las participantes a programar una encuesta en Django e integrarlo en Facebook.

El negocio de la programación

Klementyna Giezynska no se ha perdido una reunión de las GGC desde que asistió a la primera de ellas el verano pasado. Una antigua historiadora medieval que tiene su propia empresa de gestión privada afirma con un acento inglés americano perfecto, "vengo aquí a hacer contactos". Hay muchísimas mujeres jóvenes con ideas brillantes. GGC es el lugar perfecto para conocer a las personas adecuadas, hacer equipos y poner en marcha proyectos.

Kamila Sidor explica cómo nació Baby Carrott, una aplicación que recomienda recetas a padres primerizos: es el resultado del trabajo de mujeres que acuden a nosotras para encontrar trabajo, hacer amistades duraderas o construir sus propios equipos de trabajo. En Varsovia, estas reuniones no son algo inusual, pero en las ciudades polacas más pequeñas, GGC es el único evento tecnológico que existe, así que incluso los hombres quieren asistir. Geek Girls Carrots también está trabajando en una serie de proyectos interesantes que podrían exportarlo fuera de Polonia. Kamila Stępniowska, una de las organizadoras de GGC, visitó Japón el mes pasado, y actualmente el equipo está preparando eventos similares en Tokio.

Durante los últimos años, cada vez más jóvenes polacas han optado por estudiar una carrera tecnológica, en lugar de una carrera como profesora o incluso como ama de casa. Ola Sitarska sólo tenía quince años cuando montó Fashion Style, su primera empresa. Ha sido nombrada como una de las 100 mujeres tech en Europa; la veinteañera disfruta organizando eventos para conseguir contactos empresariales y preparando los mejores concursos de hackers de Varsovia. También es una de las responsables principales de Djangocon Europe 2013, que tiene lugar en Varsovia entre el 15 y el 17 de mayo. Ola Jaroszkiewicz es otra mujer que ha sido noticia por ganar el primer premio en el Polish startup awards 2012 con Fun In Design. La página web permite que los locos por la moda creen esa línea propia de zapatos con la que siempre habían soñado, donde además se puede elegir entre un gran número de modelos de zapatos (unos 200) y otros tantos tipos de materiales (alrededor de 100).

Tendencia por todo el país

Lukasz Haluch es el cofundador de Brainly, que ganó el premio a la ‘mejor iniciativa empresarial del año’ en el Polish startup awards 2013. Mientras se come una ensalada con pollo y queso gorgonzola en un restaurante Italiano, Haluch explica que decidió abrir su sede en Cracovia, puesto que hay más licenciados en ciencias de la tecnología que en Varsovia.’ Brainly es un grupo de redes sociales educacionales para estudiantes, que permite que sus usuarios tengan tiempo para formarse, intercambiar experiencias y conocimiento, así como para conocer a gente nueva

‘En Cracovia hay más licenciados en ciencias de la tecnología que en Varsovia’

Plantó las primeras semillas en el año 2009; hoy, Brainly ya ha conseguido llegar a los 8.5 millones de usuarios en más de diecisiete países a través de sus siete páginas web sociales educacionales. "Nos hemos asociado con educadores para demostrar que es posible que los jóvenes exploren su propio talento en internet. Nuestro objetivo principal es redefinir la educación". Brainly, que colabora con Google Polonia, organizó Code: Girls 2012, un concurso cuyo objetivo era invitar a las niñas de primaria y secundaria a intentar la programación. Anna Szybalska, una adolescente de 17 años que terminó segunda en el concurso consiguió una beca de trabajo en Brainly.

Ela Sadel, del departamento de márketing de Brainly se enamoró de la programación durante una estancia hospitalaria de tres días. "Durante aquellos días tenía que hacer algo para no volverme loca" recuerda. "Entré en la página codeacademy.com y comencé a programar. Le conté a la directora de recursos humanos lo fascinante que era, y a ella también le encantó. Ambas solicitamos participar en el taller rails girls de Cracovia y nos aceptaron". Tal como afirma Halauch, "el éxito solo llega si sabes encontrar tu vocación verdadera".

Según una encuesta realizada recientemente por la agencia polaca para el desarrollo empresarial  (PARP)*

Este artículo es el tercero de una edición especial de ciudades ‘EUtopia on the ground’; consulta este espacio donde publicaremos reportajes ‘sueños de una Europa mejor’ desde Nápoles, Dublín, Zagreb y Helsinki. Este proyecto está financiado con ayuda de la Comisión Europea a través del Ministerio Francés de Asuntos Exteriores, la Fundación Hipocrena y la Fundación Carlos Leopoldo Mayer por el progreso del ser humano.

 Imágenes: principal, fiesta WrocLOVE Geek Girls Carrot , Diciembre 2012 cortesía de© Beata Ratuszniak; en texto cortesía de Geek Girls Carrots página web de facebook oficial; Ola Sitarska cortesía de© OS página web oficial/ vídeos: Brainly (cc) StartupSafary/ youtube