Polonia: Tras el desembarco de la Policía en Internet

Artículo publicado el 11 de Febrero de 2016
Artículo publicado el 11 de Febrero de 2016

Adam Bodnar, Defensor del Pueblo en Polonia, nos ha explicado cuáles serán las consecuencias de los cambios introducidos por el PiS, cómo afectará a los ciudadanos y qué está haciendo él para impedir que los derechos de los polacos sean infringidos.

Le pedimos a Adam Bodnar, el Defensor del Pueblo polaco, un comentario sobre el tema de las enmiendas aprobadas por el Gobierno en Polonia.

Cafébabel: Después de establecer la ley sobre el Tribunal Constitucional, se introdujo el control de los medios de comunicación y la enmienda de ley sobre la Policía, que amplía la autorización de los cuerpos especiales para la vigilancia electrónica. Todas estas modificaciones han sido introducidas sin consultar a la sociedad e infringen los derechos de privacidad y libertad de opinión. ¿Acaso está el PiS violando los derechos humanos? 

Adam Bodnar: Desgraciadamente, las últimas modificaciones de la ley pueden llevar a la infracción de los principios de un país democrático y de los mecanismos de defensa de los derechos humanos.

El Tribunal Constitucional debería ser visto como una "válvula de seguridad" en cuanto al cumplimiento de derechos y libertad de unidad, en el contexto de la legislación que se está introduciendo. Al Tribunal Constitucional llegan demandas constitucionales individuales (consisten el 75 % de todos los casos enjuiciados por el TC), preguntas legales o solicitudes de órganos autorizados. Y aunque la enmienda de la ley sobre el Constitucional no limitará la posibilidad de presentar quejas por parte de los ciudadanos, sí influirá de manera directa sobre el tiempo de resolución, que podrá alargarse desde los actuales 1-2 años hasta los 4-5 años. En consecuencia, cada infracción que afecte a la independencia de los juzgados y tribunales podría llevar al surgimiento de una amenaza para la protección de derechos y libertades básicos. De hecho, ya en la actualidad se puede observar parálisis en las tareas del TC, que desde hace unos meses no es capaz de tramitar ciertas causas de suma importancia para la vida de la gente.

La enmienda de la Ley sobre la Policía despierta una serie de dudas relativas a la protección de los derechos y libertades, pues la Policía y los servicios especiales han recibido la posibilidad de acceder a nuestros datos de Internet. Es un hecho un tanto inquietante, pues podrán acceder constantemente a los datos personales y telefónicos, números IP, datos sobre las conexiones y cada uso que se haga de Internet. Se registrarán entradas en cada página web, uso de contraseñas o intercambio de información. La ley prevé que el único control consista en la obligación de enviar –una vez cada seis meses– un informe a la Audiencia Provincial quien, en caso de duda, podrá ordenar una inspección. Si bien no especifica en qué consistiría dicha inspección, por lo que se puede suponer que será ilusoria. Cabe considerar que la verificación de los datos de Internet –llevada a cabo de forma electrónica– afectará a cientos de miles de datos, lo que complicará la inspección aún más.

La enmienda de la ley sobre radio y televisión requiere un análisis más profundo, debido a que puede crear dudas en cuanto a asegurar unos adecuados estándares de independencia de los medios de comunicación. Su papel es especial, porque a través de ellos, los ciudadanos realizan su derecho de acceso a unas noticias equilibradas sobre los temas importantes para la sociedad. Es un problema de gran importancia para los medios de comunicación polacos en general, por lo que en la actualidad estoy considerando la posibilidad de demandar las leyes de dicha enmienda ante del Tribunal Constitucional.

Cafébabel: ¿Qué consecuencias sufrirá un ciudadano "de a pie" con estas leyes?

Adam Bodnar: Las modificaciones en el Tribunal Constitucional influirán directamente en la situación de los ciudadanos que hayan presentado o que quieran presentar una queja constitucional, debido a que el tiempo de espera para la sentencia se alargará notablemente. Vale la pena subrayar que, en muchos casos, el Tribunal es el último recurso al que puede acceder un ciudadano cuando fallan todos los demás elementos de la jurisdicción.  

La modificación más punzante puede resultar la enmienda de la ley sobre la Policía. La misma consciencia de que todo lo que hacemos en Internet puede estar controlado es inquietante de por sí. Es fácil imaginarse que estos datos puedan ser utilizados en contra de la oposición o de activistas desafiantes que critican al Gobierno.

Cafébabel: ¿Cuáles son las organizaciones que deberían intervenir en este caso y cómo deberían hacerlo?

Adam Bodnar: He presentado ante el Tribunal Constitucional una serie de demandas que cuestionan la constitucionalidad de la enmienda de la ley sobre este mismo tribunal. En los próximos días presentaré una solicitud concerniente a la enmienda de la ley sobre la Policía. No obstante, es difícil indicar cuándo será revisada esta demanda. Ahora mismo, es muy importante mantener una adecuada colaboración con la Comisión de Venecia y con las instituciones internacionales que, por tratarse de sujetos exteriores, puedan evaluar la situación de manera imparcial y, tal vez, influir sobre la actuación del Gobierno nacional. Durante el proceso legislativo, no dejaré de esforzarme en recordar cuáles son las garantías más importantes para los ciudadanos, protegidos por la Constitución y los acuerdos internacionales ratificados por Polonia. Al mismo tiempo, cuento con las organizaciones no gubernamentales, para concienciar a la sociedad sobre las posibles consecuencias que puedan tener para nosotros los últimos cambios.

__

Puedes leer la primera parte de este artículo aquí.