Polonia y la Historia en 2.0: víctimas del Holocausto en Facebook

Artículo publicado el 30 de Noviembre de 2009
Artículo publicado el 30 de Noviembre de 2009
Un niño víctima del Holocausto vuelve a la vida virtualmente a través de Facebook. Con ello se intenta que a través de un niño, las historias sobre la guerra y la persecución de los judíos lleguen más fácilmente a la generación joven

"Mi nombre es Henio Żytomirski. Tengo siete años. Vivo en la calle Szewska, núm. 3, en Lublin", escribe el pequeño en su perfil. Al lado aparece una foto de un niño que viste pantalón corto y una camisa blanca como la nieve, tiene el pelo negro, ojos oscuros y una mirada pícara. Podría ser un perfil de Facebook de lo más normal. Pero hay un pequeño detalle: la fecha de nacimiento de Henio es el 25 de marzo de 1933. Fue asesinado por los nazis en un campo de concentración, porque era judío. No llegó a cumplir los 8 años.

©Kulturzentrum Brama Grodzka/ http://www.tnn.pl"Henio tiene un perfil en Facebook desde el 18 de agosto de 2009. Ese día escribí su primer comentario", explica Piotr Buzek. Tiene 22 años y trabaja en el Centro Cultural Brama Grodzka, en Lublin. Él ha sido quien ha devuelto la vida virtualmente a Henio. Piensa en el mundo de los sentimientos de Henio y escribe cómo él lo haría. "Hemos reunido mucha información sobre Henio en el Centro. He intentado imaginarme cómo pudo haber vivido el pequeño el mundo que le rodeaba". Quizás tal y como escribe el 29 de septiembre de 2009 en Facebook: "El invierno ha llegado. Cada judío debe llevar su apellido en una estrella de David. Han cambiado muchas cosas. Por las calles andan tropas alemanas. Mamá dice que no tengo que tener miedo, que todo irá siempre bien. ¿Siempre?"

Henio tiene ya más de 1.800 amigos en la red virtual y cada día aparecen nuevas solicitudes de amistad. Henio no chatea con ellos, si no que escribe frases breves sobre su vida. Y luego sus amigos comentan lo que escribe Henio de manera muy sincera y sensible. Le explican lo que significa la guerra. Le responden cuando pregunta ingenuamente por qué se escribe cartas la gente. A veces incluso, tienen que reconocer que para algunas cosas no hay ninguna explicación. Henio escribe el 5 de octubre de 2009: "El abuelo dice que pronto terminará la guerra. Dice que los soldados también tienen familia. ¿Cómo es eso posible? Tienen familia, pero matan familias". Su amiga virtual Irena le responde: "No tienen corazón".

Ana Frank virtual

El Centro Cultural de Lublin reconstruye desde hace 18 años la vida judía de la ciudad. Antiguamente había en la ciudad más población judía que cristiana. En la Polonia comunista ya nadie se ocupaba de ese pasado, que estaba casi olvidado. El director del Centro Brama Grodzka, Tomasz Pietrasiewicz, se encontró después del cambio político con la gran historia judía de su ciudad. "Y entonces me pregunté cómo podía ser que después de vivir tantos años en Lublin, no supiera nada sobre los judíos de aquí. ¿Por qué nadie me había dicho que aquí había habido un barrio judío?", se queja Pietrasiewicz. En el lugar donde se encuentra actualmente el Centro Cultural, se encontraba antes la puerta que separaba la parte judía de la ciudad de la parte cristiana. Tomas Pietrasiewicz y sus colaboradores buscan vidas, historias, recuerdos. Y así dieron con Henio. "Hace dos años vino una familiar de Henio desde Israel a Lublin. Nos trajo un álbum con fotos de Henio – le habían fotografiado cada año. En la primera página tenía un año, eso fue en el año 1933. La última foto era del año 1939, poco antes de su escolarización. Al girar la página ya no hay más fotos".

Las fotos del álbum han sido digitalizadas y se pueden ver en la página web del Centro. También se puede leer la historia familiar de Henio en polaco, inglés y hebreo.

©Kulturzentrum Brama Grodzka/ http://www.tnn.pl

Hace mucho tiempo que Internet es un medio habitual para el Centro Cultural. Los recuerdos vivos de la II Guerra Mundial se van apagando, y es que cada vez quedan menos testigos. Aun así, es muy valioso entrar personalmente en historias y vidas de la guerra y el Holocausto. Algo que saben los trabajadores del Centro y por eso intentan publicar en la red historias personales. "Queríamos transmitir historias de manera innovadora y además, con la historia de Henio, llegar a un nuevo grupo", comenta Piotr Buzek. Él mismo pertenece a ese nuevo grupo. Se trata de la generación que ha crecido con Internet y a la que le queda muy lejos el Holocausto. Henio recuerda infantilmente ese tiempo: "Hoy he decidido que no me iré nunca de Lublin", escribe el pequeño el 11 de octubre de 2009. "Me quedaré para sempre aquí, en mi lugar preferido. Con mamá y papá. En Lublin".

Piotr Buzek está convencido de que con la iniciativa se llegará a la generación más joven. El número de visitantes del perfil, le da la razón. Tiene la esperanza de que los comentarios de Henio hagan un mundo mejor y que algo como el Holocausto no se repita jamás. Henio y su familia fueron trasladados al principio de la guerra de la calle Szweska a un gueto. Más tarde llevaron al pequeño Henio y a su padre al campo de concentración Majdanek, cerca de Lublin. Allí terminó la corta vida de Henio.

La autora de este artículo, Linda Vierecke, es miembro de la red de corresponsalesn-ost.