Popara: comer sobras en bosnia y herzegovina

Artículo publicado el 16 de Marzo de 2014
Artículo publicado el 16 de Marzo de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Estoy en Mala Kuhinja («Cocinita»), un restaurante de primera en Sarajevo, donde pido un chuletón de buey con tomates y pimientos asados. Cuesta entre 10 y 12 euros. Este restaurante es famoso por sus generosas porciones, así que tengo que llevarme las sobras en una bolsa de carton: una opción cultural nada controvertida en un país como el mío.

Estoy en Mala Kuhin­ja («Co­ci­ni­ta»), un res­tau­ran­te de pri­me­ra en Sa­ra­je­vo, donde pido un chu­le­tón de buey con to­ma­tes y pi­mien­tos asa­dos. Cues­ta entre 10 y 12 euros. Este res­tau­ran­te es fa­mo­so por sus ge­ne­ro­sas por­cio­nes, así que tengo que lle­var­me las so­bras en una bolsa de car­tón: una op­ción cul­tu­ral nada con­tro­ver­ti­da en un país como el mío.

¿Por qué pe­di­mos co­mi­da que no po­de­mos co­mer­nos de una sen­ta­da? ¿Es por­que somos de­ma­sia­do am­bi­cio­sos en cuan­to a nues­tras ca­pa­ci­da­des a la hora de comer o sim­ple­men­te nos en­can­ta ver tan­tí­si­ma co­mi­da en la mesa? El Con­se­jo para la De­fen­sa de Re­cur­sos Na­tu­ra­les (or­ga­ni­za­ción am­bien­tal es­ta­dou­ni­den­se) llevó a cabo un es­tu­dio que de­mos­tró que el 40 % de los es­ta­dou­ni­den­ses des­per­di­cian co­mi­da, lo que equi­va­le a mal­gas­tar más de 118 mil mi­llo­nes de euros. Co­mer­se las so­bras aho­rra di­ne­ro, tiem­po y ener­gía, pero la gente es hi­per­sen­si­ble con su pro­pia co­mi­da. Les da asco re­ca­len­tar­la, comer res­tos mez­cla­dos con co­mi­da fres­ca o in­clu­so comer las dos cosas del mismo plato. Cuan­do era joven veía Los So­prano y me di cuen­ta de que los ita­lia­nos so­lían dejar so­bras de co­mi­da. Las amas de casa co­gían la la­sa­ña, pasta, can­no­li y ti­ra­mi­sú so­bran­tes y lo con­ge­la­ban para co­mér­se­lo dos se­ma­nas más tarde. ¡Me en­can­tó todo aque­llo!

Los es­tu­dian­tes bos­nios como yo somos adic­tos a las so­bras de pollo, pasta, pizza y todo tipo de gui­sos. A al­gu­nos les pa­re­ce raro lle­var­se la co­mi­da so­bran­te a casa en una bolsa y ven este tipo de co­mi­da como «ba­su­ra», pero al cre­cer en Bos­nia y Her­ze­go­vi­na me en­se­ña­ron que nunca había que tirar la co­mi­da. La gente había so­bre­vi­vi­do a la Gue­rra cuan­do mu­chos mu­rie­ron de ham­bre o malnu­tri­ción, así que se co­ci­na una vez pero se come dos veces. Por ejem­plo, si no te comes el pan en unos dos días pue­des hacer un plato bos­nio tra­di­cio­nal lla­ma­do po­pa­ra. Si como pollo un día, al día si­guien­tes co­cino pollo con pasta y be­cha­mel.

RE­CE­TA DE LA PO­PA­RA

In­gre­dien­tes: pan de hace uno o dos días, leche o agua, man­te­qui­lla y crema agria.

Ins­truc­cio­nes:

Ca­lien­ta la leche o el agua.

Añá­de­le sal y man­te­qui­lla.

Corta el pan en cubos y méz­cla­los con la leche o el agua hir­vien­do.

Co­cí­na­lo du­ran­te unos mi­nu­tos hasta que el pan quede es­pon­jo­so, pero ase­gú­ra­te de que no se queme.

Écha­le la crema agria por en­ci­ma.

¡Que apro­ve­che!

Image: cour­tesy of © Adina/ na­zar­blue.​co.​uk/