Populismo es lo contrario de Europeísmo

Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 17 de Septiembre de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Punto de vista de una europarlamentaria de la "nueva Europa" sobre la identidad europea, el federalismo y el poder del Parlamento.

CaféBabel - Sra. Hybášková, ¿Se Siente usted Europea?

Jana Hybášková- Antes de ser europarlamentaria he sido embajadora de la

República Checa en Eslovenia desde 1997 hasta 2001. En aquellos tiempos Eslovenia y Chequia buscaban la adhesión a la Unión, y todo ese periodo se caracterizó por las negociaciones intergubernamentales. En aquella época,

bastantes de mis colegas, como los embajadores británico y francés, acudían a mi para informarse sobre las negociaciones de acceso y los criterios de Copenague porque, según decían, ellos pertenecían a la vieja escuela, y nosotros, los de los nuevos países, debíamos saber si Eslovenia cumplía los criterios o no. Fue entonces cuando me di cuenta de que estábamos mucho mejor preparados de lo que habíamos pensado. Aún así, el sentimiento de pertenecer al Este aún estaba ahí. Ese sentimiento de “ellos y nosotros” ha cambiado sólo después del 1 de mayo de 2004.

CaféBabel- ¿Cree Usted que hay alguna posibilidad de que los ciudadanos de la República Checa y de Europa adopten la identidad de ciudadano Europeo antes que la de su propio país?

Jana Hybášková- Creo que para mi generación es bastante polémico el tema de la identidad nacional, pero también lo es para la generación más joven. A menudo se ha escrito que esta generación urbana se identifica más con los centros urbanos que con las unidades nacionales. Nos encontramos, por ejemplo, con que la gente de Londres se identifica antes como londinense que como Británico. Creo que esto es aplicable a toda Europa. Yo siempre seré una habitante de Praga y estaré ligada a esta ciudad porque nací y me crié aquí. Para vuestra generación es algo típico asociar el hogar con Europa más que con una nación. Mucho me temo que los políticos en la República Checa se verán influidos por la impopularidad de la integración en la UE y que las próximas elecciones se verán afectadas por una baja participación, en parte también debido al populismo. No le temo tanto al nacionalismo como al populismo. Creo que el populismo es exactamente lo opuesto al europeísmo.

CB- ¿Está a favor de una Europa federalizada?

JH- Ambiguamente. Es la progresión natural. El poder debería ejercerse a nivel regional. La idea de un Superestado Europeo no tiene sentido. Creo que el problema está en la política exterior, donde queda mucho camino por recorrer. Los intereses nacionales de los “viejos estados” están mucho más a la vanguardia que otros como por ejemplo los de Hungría.

CB- ¿Cree usted que la actitud de los ciudadanos de la República Checa hacia la integración europea se vio afectada por un entendimiento limitado de lo que es la UE?.

JH- A día de hoy, en la República Checa dos procesos corren paralelos: la integración y la transformación. La transformación económica finalizará con las últimas privatizaciones; la transformación social aún no ha terminado. La República Checa debe recorrer todo ese proceso para fortalecer a la clase media, que es un pilar del proeuropeísmo. No creo que la falta de interés en la integración europea esté ligada a Europa, creo que se debe a los cincuenta años de agotamiento de una sociedad que ha tenido que afrontar grandes transformaciones. La gente no quiere volver a escuchar nada sobre integraciones, para ellos eso terminó el 1 de mayo de 2004. Diría que en nuestro país no hemos tenido éxito en asociar la transformación económica con la integración europea. Los procesos de harmonización y transformación económica tienen pocos puntos en común, y en este caso la harmonización ha sido un proceso muy formal y difícil de explicar. Ha habido una política de comunicación muy mala, tan sólo una elite ha formado parte del proceso. Por ejemplo, el debate sobre la reforma de la política agraria, aún no se ha llevado a cabo.

CB- ¿Cree usted que tendrá una mejor oportunidad de hacerse valer como europarlamentaria que como embajadora?

JH- Estoy totalmente entusiasmada. Durante mi campaña electoral, dije que el gobierno checo me había retirado mi mandato, y pedía a los electores que me lo devolviesen. No tengo ningún ministro respaldándome, y esto facilita mi discurso. Acabo de tener la oportunidad de lanzar una llamada de atención sobre la situación en Darfur durante la primera sesión del Comité para el desarrollo del Parlamento Europeo. En este primer punto se trataba de establecer una misión de observación en Dafur, en la que tomaré parte. También seré la cabeza de la delegación permanente del Parlamento Europeo ante el estado de Israel. Mi participación, como miembro de derechas que soy en el Parlamento Europeo, en esta delegación es importante, puesto que representa la única posibilidad de comunicación real. Esta delegación desempeñará un papel importante en la escena política del Parlamento Europeo.