¿Por qué los europeos deben interesarse por los rumores franceses?

Artículo publicado el 12 de Marzo de 2010
Artículo publicado el 12 de Marzo de 2010
Ya sea información o intoxicación, los rumores sobre el matrimonio del presidente francés, Nicolas Sarkozy, que nacieron en Twitter, han recorrido los medios de comunicación del continente… a excepción de los galos. ¿La información europea al rescate contra la censura francesa?

En Francia, solo el Journal du Dimanche se ha atrevido a reproducir el rumor que corre en Twitter desde hace una semana: Carla Bruni, la esposa del presidente francés, estaría saliendo con el cantante Benjamin Biolay viaje  a Tailandia. Nicolas Sarkozy, por su parte, habría buscado consuelo en brazos de la secretaria de Estado, Chantal Jouanno.

Arnaud Lagardère,propietario de JDD, es un amigo reconocido de Nicolas SarkozyLo peor es que el semanario, cuyo dueño es Arnaud Lagardère, ‘hermano’ del presidente francés, se ha autocensurado rápidamente y retirado el artículo de su sitio web… Algo que ha llamado fuertemente la atención de la prensa del continente, desde el británico Daily Telegraph a La Tribuna de Ginebra, pasando por The Sun: los medios europeos no temen que les caiga una denuncia judicial, algo que la portavoz Chantal Jouanno ha demostrado estar dispuesta a hacer contra los periodistas en Francia.

Y vosotros diréis que los rumores sobre la vida privada de Sarkozy no deberían interesarle al ciudadano francés, bastante ocupado con las elecciones regionales del 13 de marzo, y no digamos al resto de europeos. ¿Por qué un italiano, cansado de las revelaciones de las aventuras sexuales y los patinazos verbales de Silvio Berlusconi debería interesarse en los supuestos cuernos del presidente galo? Lo curioso aquí es el hecho de que los medios de referencia franceses, al contrario que los europeos, no se han hecho eco de estos rumores.

Muchos lo explican escudándose en que son simples habladurías, una información personal no contrastada, poco seria. Pero para la Tribuna de Ginebra, este silencio se explica “por la influencia que ejerce el presidente sobre los dueños de los medios de comunicación”. El diario suizo ve “consecuencias políticas”, como la criticada ausencia del presidente en el Salón de la Agricultura, detrás de lo que parece ser, a priori, solo un rumor. Desde luego, hace falta un trabajo periodístico serio a partir de un rumor surgido de Twitter. Pero esta es la prueba de que cuando una información molesta en un país, los medios europeos toman el relevo. Esta es también la construcción europea.

Foto: ©Ammar Abd Rabbo/Flickr