¿Por qué los jóvenes se adhieren al front National?

Artículo publicado el 17 de Junio de 2014
Artículo publicado el 17 de Junio de 2014

"Shock", "Séis­mo", "La tie­rra tiem­bla". Los re­sul­ta­dos de las elec­cio­nes eu­ro­peas del pasado mayo, en las que los que el extremista Front National francés se impuso en Francia, han provocado un torbellino que ha hecho recordar a la presencia de Jean-Marie Le Pen en la segunda ronda de las presidenciales francesas de 2002. 

Los aná­li­sis de las elec­cio­nes son mu­chos, pero ¿Cuál es la ver­da­dera vi­sión de Ma­ri­ne Le Pen que tiene Eu­ro­pa? Y ¿cómo ex­pli­car su éxito con el joven elec­to­ra­do? Para dar una idea al pú­bli­co ale­mán de la po­si­ción del Front Na­tio­nal, den­tro del es­pec­tro po­lí­ti­co eu­ro­peo, ne­ce­sa­ria­men­te hay que pasar por la res­pues­ta  -ca­te­gó­ri­ca- de Bernd Lucke, pre­si­den­te del par­ti­do eu­ro­es­cép­ti­co Al­ter­na­tive für Deut­schland (AFD) (Al­ter­na­ti­va para Ale­ma­nia). Cuan­do le pre­gun­té en la rueda de pren­sa de este par­ti­do l’AFD si los con­tac­tos es­ta­ban es­ta­ble­ci­dos con el Fren­te Na­cio­nal, él res­pon­dió: "Te­ne­mos mu­chas y gran­des di­fe­ren­cias, otro tipo de con­cep­cio­nes res­pec­to al Fren­te Na­cio­nal. Con­tam­plan sa­lir­se de la OTAN, re­tor­nar al viejo sis­te­ma de adua­nas, pese a estar en un mer­ca­do común. Otra di­fe­ren­cia está en los pro­ble­mas de con­te­ni­dos, el Front Na­tio­nal apa­re­ce como un par­ti­do an­ti-in­mi­gra­ción y que ha mos­tra­do en el pa­sa­do un re­sen­ti­mien­to an­ti­se­mi­ta, mien­tras que no­so­tros re­fu­ta­mos ca­te­gó­ri­ca­men­te todo con­tac­to con el Front Na­tio­nal" .

Así que, si en el es­pec­tro po­lí­ti­co ubi­ca­mos al AFD a la de­re­cha de la CDU (Unión De­mo­crá­ti­ca Cris­tia­na) y de la CSU (Unión So­cial Cris­tia­na),  ¿ten­dre­mos que si­tuar al Front Na­tio­nal, valga la re­dun­dan­cia, a la de­re­cha de la de­re­cha de la CDU? No obs­tan­te, cabe re­cor­dar que Ma­ri­ne Le Pen ha ne­ga­do ca­te­gó­ri­ca­men­te -ver ame­na­zas de pro­ce­sos-  per­ten­cer a un mo­vi­mien­to de "ex­tre­ma de­re­cha". Una ba­ta­lla se­mán­ti­ca no es real­men­te sor­pren­den­te ya que se dan de forma re­cu­rren­te, tanto para el Front Na­tio­nal como para otros par­ti­dos en  pri­me­ra línea en la po­lí­ti­ca en Eu­ro­pa.

Eu­ro­pa, "Sis­te­ma", "Casta", "Tec­nó­cra­tas"

¿Qué desea Ma­ri­ne Le Pen hacer en Bru­se­las y Es­tras­bur­go? La cues­tión se plan­tea en un prin­ci­pio en un sen­ti­do muy pro­sai­co, pues la presencia de la pre­si­den­ta del Front National aún no ha bri­lla­do en el Par­la­men­to Eu­ro­peo, pese a haber sido ele­gi­da en 2004. La or­ga­ni­za­ción Vo­te­Watch , que enu­me­ra todas las ac­ti­vi­da­des par­la­men­ta­rias, sitúa a Ma­ri­ne en el puesto 701 (de 766) en el ranking de pre­sen­cia en la se­sión ple­na­ria. En com­pa­ra­ción con todos sus co­le­gas eu­ro­peos, Marine no tiene que hacer un viaje precisamente largo para lle­gar a Es­tras­bur­go o Bru­se­las. Cuestionando estas ci­fras, Ma­ri­ne Le Pen sos­tie­ne que"si tu­vie­ra que ele­gir, preferiría estar en Fran­cia y de­fen­der a Fran­cia con­tra la Unión Eu­ro­pea que trabjar en el Par­la­men­to Eu­ro­peo en el pro­ce­so de de­cons­truc­ción de Fran­cia."

La crí­ti­ca de Ma­ri­ne Le Pen con­tra la Unión Eu­ro­pea se fundamenta en el "sis­te­ma", un tér­mino que uti­li­za para el medio que se ge­ne­ra, así como los de las "éli­tes au­to­pro­cla­ma­das", la "casta" o los fa­mo­sos "tec­nó­cra­tas de Bru­se­las." En este sen­ti­do, Ma­ri­ne Le Pen "niega toda cre­di­bi­li­dad a la Co­mi­sión Eu­ro­pea [...] que ha hecho tanto daño a los fran­ce­ses."

¿Ayuda de Ale­ma­nia para salir del Euro?

Más allá de estas crí­ti­cas ge­ne­ra­li­za­das, Ma­ri­ne Le Pen tiene tam­bién va­rias pro­po­si­cio­nes de trato­sen­ci­llo, que a la hora de la ver­dad se­rían ex­tre­ma­da­men­te com­ple­jas para pro­du­cirse, por ejem­plo, la sa­li­da del  Euro. El pro­gra­ma del Front National es­ta­ble­ce que "Fran­cia re­cu­pe­re  la so­be­ra­nía de su mo­ne­da y de su  po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria". En re­la­ción con el nuevo tipo de cam­bio, aduce el siguiente argumento: "La con­ver­sión sería au­to­má­ti­ca­men­te de acuer­do a la pa­ri­dad de 1 fran­co = 1 euro." Los ale­ma­nes tie­nen que tomar cuen­ta de ello, el Front National quie­re lo­grar con esto el apoyo de sus ve­ci­nos: "La pareja franco-alemana es esencial para jugar un papel de liderazgo en este diálogo y esta experiencia de interrupción del euro. Se debe recuperar la iniciativa y permitir que la zona euro salga del bache; Alemania está dispuesta porque sabe que no puede seguir financiando sin fin al resto de la zona, de hecho, la mayoría de los alemanes (54% en octubre de 2011) está a favor de un retorno al Marco alemán.". Según Ma­ri­ne Le Pen, para hacer reales estas ne­go­cia­cio­nes hi­po­té­ti­cas, sería aconsejable ac­tua­li­zar la cifra, que de aquí en ade­lan­te giraría en torno al 27% (a fi­na­les de 2013) de los ale­ma­nes que desean re­gre­sar al Marco. Ade­más de las en­cues­tas de opi­nión, quedaría por saber qué par­ti­do ale­mán es­ta­ría preparado para dialogar sobre este tema con  Ma­ri­ne Le Pen. In­clu­so Bernd Lucke y su 7% afir­ma que no con­si­de­ra prio­ri­ta­ria a la sa­li­da de Ale­ma­nia del Euro.

Ma­les­tar pro­fun­do en los Jó­ve­nes

Para con­cluir, uno de los prin­ci­pa­les nú­me­ros de las en­cues­tas  re­fle­ja  que un 30% de los jó­ve­nes franceses (me­no­res de 35 años) que vo­ta­ron por el FN. Una proporción todavía mayor a la del porcentaje de votos por este partido registrado en todas las franjas de edad (25%). Bajo el li­de­raz­go de Ma­ri­ne Le Pen, el FN trató de re­no­var la vieja guar­dia en­ca­be­za­da por caras nue­vas. Los Fron­tis­tas jó­ve­nes que tam­bién ma­ni­fes­ta­ron una fuer­te in­ver­sión so­cial con una elevada ac­ti­vi­dad en los blogs, las sec­cio­nes de co­men­ta­rios de los pe­rió­di­cos, Fa­ce­book y Twit­ter. Este por­cen­ta­je es muy grande, es un sím­bo­lo que re­pre­sen­ta el pro­fun­do ma­les­tar de esta ge­ne­ra­ción.

Con todo, estos son los re­cuen­tos más mo­des­tos que votan la ma­yo­ría para el Front National. Pero el des­em­pleo ju­ve­nil se en­cuen­tra ac­tual­men­te en el 24%, tres veces más alto que en Ale­ma­nia (8%). Las con­di­cio­nes mo­des­tas son evi­den­te­men­te  muy co­mu­nes en esta ge­ne­ra­ción. Para mu­chos de ellos, los be­ne­fi­cios de la Unión Eu­ro­pea como la li­ber­tad de via­jar, es­tu­diar, tra­ba­jar en cual­quier lugar en Eu­ro­pa están, por des­gra­cia, to­da­vía muy lejos de sus pro­ble­mas co­ti­dia­nos reales. La ur­gen­cia ahora para los go­bier­nos na­cio­na­les y las ins­ti­tu­cio­nes eu­ro­peas es hacer fren­te a las prioridades de estos jó­ve­nes en Fran­cia, Ale­ma­nia, pero tam­bién en Es­pa­ña, Por­tu­gal, Gre­cia, Croa­cia para ofre­cer­les una vi­sión más po­si­ti­va de Eu­ro­pa. Hay que evitar a cual­quier pre­cio que esto no se con­vier­ta en la pe­sa­di­lla de una "ge­ne­ra­ción per­di­da" algo al pa­re­cer tan plau­si­ble: ergo no se per­de­ría para todos.