¿Por qué Occidente consideraba a Mandela un terrorista?

Artículo publicado el 31 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 31 de Diciembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Es in­creí­ble la fre­cuen­cia con la que, tras la muer­te de Man­de­la, la gente re­pi­te sin pen­sar que el ga­na­dor del Pre­mio Nobel de la Paz en reali­dad era un te­rro­ris­ta. Sí, creó un ejér­ci­to de gue­rri­llas que luchó con­tra un go­bierno opre­si­vo. Igual que Robin Hood, el Zorro y los Tres Mos­que­te­ros. ¿Por qué po­de­mos jus­ti­fi­car sus ac­cio­nes y no las de Man­de­la?

Un retrato del joven Nelson Mandela

Vamos a empezar por disipar algunos mitos. Mandela no fue un santo. En los años cuarenta y cincuenta era un joven enfadado que había presenciado innumerables injusticias a su alrededor, lo cual le hizo enfadar aún más. Hasta marzo de 1960, el Congreso Nacional Africano usaba el método de la resistencia pasiva que inició Mahatma Gandhi en la India. Esto condujo a una huelga en Sharpeville, donde los mineros negros querían destruir los pases que necesitaban para entrar en los barrios blancos. Estaban seguros de que iba a ser una manifestación pacífica, pues los dueños de las minas necesitaban a los trabajadores. Para dominar a los indefensos mineros, el gobierno blanco envió tropas armadas que abrieron fuego con ametralladoras. Sesenta y nueve hombres murieron por disparos, la mayoría de ellos disparados por la espalda cuando ya se habían dado a la fuga. Fue el momento crucial para el CNA, lo cual permitió a Mandela crear una guerrilla.

Sin embargo, Nelson Mandela no era Che Guevara y sus compañeros no eran soldados de verdad. No sabían cómo luchar ni como llevar a cabo acciones militares. La mayoría de sus bombas caseras no explotaban o se rompían. Si miramos a Mandela como un guerrillero, su retrato sería bastante lamentable. De 1961 a 1962, cuando fue comandante, sus soldados efectuaron misiones militares en las que volaron centrales eléctricas y líneas de alto voltaje. Solo hubo una víctima: un soldado falleció al estallarle una bomba en las manos. Esta imagen de Mandela como terrorista sanguinario fue más bien propaganda del gobierno blanco para justificar la política del apartheid.

¿Héroe o villano?

No es tan fácil juzgar cuando se trata de Sudáfrica. Los tsotsis, jóvenes miembros de bandas, se consideraban libres porque se oponían a las leyes del gobierno blanco. Este es un motivo recurrente en la cultura occidental: marginados y forajidos, como Robin Hood, el Zorro, los Tres Mosqueteros, Bonnie y Clyde, cowboys y piratas. Figuras románticas a las que perdonamos mucho porque nos recuerdan que un solo individuo tiene posibilidades en la lucha contra las autoridades opresivas. En la cultura occidental son leyendas. Igual que la Resistencia Francesa y el Alzamiento de Varsovia durante la Segunda Guerra Mundial. Pero a ellos no los llamamos terroristas. ¿Por qué es Mandela distinto?

1984 en 2013 

George Orwell acuño el término “doblepensar” en su obra 1984. Es un proceso, a menudo inconsciente, mediante el cual una mente puede albergar dos creencias contradictorias simultáneamente. Al igual que cuando hablamos del “mundo libre”, por ejemplo, no tenemos en mente solo a los Estados Unidos y a la Unión Europea, sino que también incluimos regímenes no democráticos. Lo que cuenta es que estén en contra de Rusia y China. Este era el caso de Sudáfrica durante el apartheid. Nelson Mandela estaba en la lista de terroristas de EE.UU porque a principios de los 60, los Estados Unidos no se diferenciaban mucho de Sudáfrica en cuanto a la segregación racial. De hecho, el New York Times declaró en 1990 que la C.I.A. había desempeñado un papel importante en el arresto de Mandela en 1962.Permaneció en la lista hasta 2008, momento en el que ya se le consideraba un símbolo de paz y reconciliación. Al mismo tiempo, la administración de George W. Bush justificaba la tortura de prisioneros de guerra en Guantanamo.

¿Qué es lo que le pasa al mundo occidental para que juzguemos a los demás tan precipitadamente? A Mandela se le calificaba de terrorista cuando en realidad fue el gobierno blanco el que primero abrió el fuego contra civiles desarmados, al igual que en los disturbios de Soweto en 1976 se disparó a niños indefensos. Es cierto que Mandela no condenó el uso de la violencia por parte del CNA, pero tampoco lo hizo el gobierno blanco. Si consideramos a Mandela un terrorista, solo hay una definición que encaje: que un terrorista es un hombre negro/de color/árabe que lucha armado contra los blancos. Esta es una definición totalmente “Owelliana”.