Por una Europa de redes europeas

Artículo publicado el 28 de Julio de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Julio de 2008
Alain Lamassoure ¿Cómo podemos sorprendernos de un desajuste entre la Unión Europea y la opinión pública? Hemos borrado todas las fronteras entre nosotros y tirado todos los muros…excepto los de nuestros debates políticos. El espacio político europeo sigue dividido en 27 foros que actúan como cámaras estancas.
Un estudio publicado hace varias semanas prueba que, en 2007, los programas informativos de las cadenas de televisión francesas dedicaron apenas un 2% del tiempo en antena a la política europea y a la vida de las instituciones comunitarias. Y aún hay más, lo esencial de los reportajes y de los comentarios siguen una postura política nacional. Por ejemplo, en estos últimos días, el Presidente Sarkozy ha dado dos importantes discursos de carácter europeo para inaugurar la presidencia francesa de la Unión. Del discurso del 5 de julio, frente al Consejo Nacional de la UMP, la prensa sólo recordó la única frase referida a la política nacional –una pincelada de ironía jocosa sobre la huelga hecha “invisible” en Francia-. Y luego, sobre el discurso del 10 de julio, frente a un Parlamento Europeo fascinado y conquistado, las televisiones y las portadas francesas –con la notable excepción de France 3– dedicaron sus titulares a las relaciones franco-chinas, a las que se refirió brevemente a lo largo del debate…Cuando las cámaras se interesan por “Bruselas”, no muestran un espacio ni un lugar de poder sino un estrado, atriles, un estudio que sólo sirve para admirar el único tema aparentemente digno de interés para Francia: su ombligo. En estas condiciones, ¿por qué hablarán de Europa nuestros políticos, aparte de las figuras impuestas, aunque sean alérgicos a micrófonos y cámaras ya que, de todos modos, tampoco ellos tienen que rendir cuentas ante sus electores excepto sobre la forma en que han defendido sus intereses nacionales en Europa, incluso contra Europa misma?

Alain Lamassoure¿Cómo salir de este círculo vicioso? Desde mi punto de vista, hay dos maneras

En primer lugar, ya que Europa se ha convertido en un lugar de poder, y sobre todo de poder legislativo, es necesario terminar de dar a sus instituciones un carácter plenamente democrático. Esta es la intención del Tratado de Lisboa: el Parlamento será merecedor por fin de su nombre, ejerciendo el poder legislativo, conjuntamente con los representantes de los gobiernos y eligiendo al Presidente de la Comisión, que se convertirá en jefe del ejecutivo político europeo. El PPE se organiza ahora para estar en condiciones de presentar a los electores un verdadero programa legislativo, idéntico para los 27 países, así como su candidato para la presidencia de la Comisión. Este (o esta) hará campaña, no solamente en su país de origen sino por todos los Estados miembro. Si el resto de partidos políticos europeos hicieran lo mismo, las televisiones estarían obligadas a organizar debates entre ellos: de golpe, los muros empezarán a volverse translúcidos. En la elección siguiente ya serán transparentes para, por con el tiempo, desvanecerse. Esto llevará su tiempo: ¿dos o tres legislaturas? De ahí el interés en dar otro paso. Las iniciativas de la base, “bottom up”, entre aquellas y aquellos que creen en Europa, que han elegido vivir en un espacio europeo, y que quieren vivir el debate político en este espacio sin fronteras de cristal. Trabajadores fronterizos, estudiantes Erasmus, asalariados de empresas multinacionales, residentes secundarios y jubilados de Europa del norte atraídos por la tranquila vida del sur, agentes de administraciones y de ONG que trabajan con la Unión, deportistas, artistas, investigadores comprometidos en cooperaciones europeas, responsables electos de ciudades hermanadas, familias binacionales, constituirán el núcleo duro de esta red. También serán necesarias algunas manifestaciones federadoras. ¿Por qué no pensar desde ahora en el lanzamiento de una petición colectiva de un millón de ciudadanos pertenecientes a varios países europeos sobre la posibilidad ofrecida por el Tratado de Lisboa? ¡Encontremos un tema que motive lo suficiente para crear una iniciativa sin precedentes que marcará el verdadero nacimiento de la ciudadanía europea!

Journalistes au parlement EuropéenAlain Lamassoure es europarlamentario francés del Partido Popular Europeo Taducción de Francisco Chica García (Bratislava) Foto Alain Lamassoure (webtissimo/Flickr) Foto Periodistas en el Parlamento Europeo (eumiro/Flickr)