“Porque tenemos el derecho de ser felices”

Artículo publicado el 23 de Abril de 2014
Artículo publicado el 23 de Abril de 2014

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Las fiestas Antitapas son ahora pequeñas cruces en los calendarios de Bruselas, la fiesta que no te puedes perder.  Este evento bimensual ofrece música en vivo, dj’s, talleres, sitios de comida y un amplio abanico de actividades para el deleite de los asistentes. Pero pocos conocen las caras y historias del grupo de italianos que están detrás de este evento. Cafébabel se va de cena con ellos. 

An­to­nio, Paolo, Raf­fae­le, Luca y Ste­fa­nia son los nom­bres tras los An­ti­ta­pas. Los cua­tro pri­me­ros, crea­do­res del even­to, pro­vie­nen de Ita­lia. In­sis­ten en rea­li­zar la en­tre­vis­ta en con­di­cio­nes, es decir, acom­pa­ña­da de un ri­quí­si­mo ri­sot­to, un buen vino y el va­si­to de grap­pa para la di­ges­tión del ban­que­te.  Las fies­tas An­ti­ta­pas sur­gie­ron en el año 2008 como una "aso­cia­ción de ami­gos" donde se jun­ta­ron es­pa­ño­les e ita­lia­nos. Su nom­bre es pre­ci­sa­men­te una mez­cla de ambas cul­tu­ras ya 

que los ita­lia­nos apor­ta­ban los an­ti­pas­ti y los es­pa­ño­les co­ci­na­ban las tapas. Todo em­pe­zó en una casa, co­no­ci­da como el Pa­lais des Scien­ces, donde Luca y Paolo se mu­da­ron al lle­gar a Bru­se­las. No es una sim­ple casa, sino que cuen­ta con un ham­mam (va­rian­te hú­me­da de sauna) en su só­tano. Cuan­do Raf­fae­le llegó de vi­si­ta, se quedó unos cuan­tos meses como hués­ped, y em­pe­zó a "arre­glar la casa bo­ni­ta, aun­que todo muy low cost, yendo por ejem­plo al mer­ca­di­llo en 

jeu de balle". Y cum­plió con su mi­sión; la ce­na-en­tre­vis­ta tuvo lugar en el Pa­lais des Scien­ces, una casa con en­can­to, con una de­co­ra­ción ba­sa­da en mue­bles bo­ni­tos, ob­je­tos cu­rio­sos y donde en­cuen­tras en cada es­qui­na ins­tru­men­tos mu­si­ca­les. Vol­va­mos a la his­to­ria. Una vez lista la casa, llegó el mo­men­to de em­pe­zar con los Swim­ming Apero. Cada lunes in­vi­ta­ban a los ami­gos y co­no­ci­dos para comer, beber, tocar mú­si­ca, bai­lar, y por su­pues­to, ¡pasar por el ham­mam!

Era una fies­ta entre ami­gos que fue cre­cien­do hasta tal punto que la po­li­cía no les dejó se­guir con ellas. Gra­cias al apoyo de salas y aso­cia­cio­nes lo­ca­les ubi­ca­das en el ba­rrio de St.​Gi­lles tras­la­da­ron estos en­cuen­tros y los abrie­ron al pú­bli­co. Em­pe­za­ron con una media de 700 asis­ten­tes, po­nien­do las en­tra­das a 4 euros e in­vi­tan­do a "mú­si­cos de la calle y ar­tis­tas ami­gos de ami­gos". 

Su pú­bli­co ha au­men­ta­do ahora hasta las 3.000 per­so­nas, abar­can­do 75 na­cio­na­li­da­des y un am­plio rango de eda­des. El grupo or­ga­ni­za­dor ha re­cha­za­do en va­rias oca­sio­nes ofer­tas de pa­tro­ci­nio ya que "las fies­tas an­ti­ta­pas no na­cie­ron para ser bu­si­ness". Su ob­je­ti­vo ha sido siem­pre fa­ci­li­tar el ac­ce­so a la cul­tu­ra, dar voz a las mú­si­cas del mundo y so­bre­to­do re­cla­mar "el de­re­cho a ser fe­li­ces", una idea que sa­ca­ron de la pe­lí­cu­la La co­li­fa­ta de Car­los La­rron­do.

Raf­fae­le re­su­me su tra­ba­jo de forma ori­gi­nal tras afir­mar: "hemos traí­do la playa al norte". Una vez al año tam­bién vie­nen desde el Sur las ma­dres de los fun­da­do­res del even­to, asis­ten al An­ti­ta­pas, suben al es­ce­na­rio y se unen la fi­lo­so­fía de sus hijos du­ran­te la noche.

La his­to­ria del “bu­rri­to” 

En un mo­men­to dado surge la pre­gun­ta inevi­ta­ble: ¿de donde viene el sím­bo­lo del burro? La res­pues­ta no es sim­ple sino que hay toda una his­to­ria de­trás. "En Torrepaduli, un pue­blo de Ita­lia, se ce­le­bra una gran fies­ta el 15 de agos­to. Allí bai­la­mos ta­ran­tel­la y es­cu­cha­mos piz­zi­ca, ambos baile y mú­si­ca tra­di­cio­nal ita­lia­nos. Ama­ne­ció y, con las cam­pa­nas de la igle­sia so­nan­do, los jó­ve­nes se­guía­mos bai­lan­do mez­clán­do­nos con los abue­los que iban a misa. Nos re­ti­ra­mos a dor­mir en un campo de oli­vos, hace ca­lor­ci­to, ¡es Ita­lia! Nos des­per­ta­mos con el rumor de una feria de ani­ma­les. Nos acer­ca­mos cu­rio­sos y allí en medio en­con­tra­mos este bu­rri­to, un ani­mal sim­pá­ti­co, to­zu­do, que pa­re­ce estar pen­san­do aún en la fies­ta de la noche an­te­rior… y con la tes­tos­te­ro­na cla­ra­men­te ele­va­da. Le hi­ci­mos una foto, y de allí pasó a ser nues­tro sím­bo­lo".

¿Quié­nes son?

An­to­nio Guida: Pro­duc­ción y “El em­ba­ja­dor”

Paolo Me­lin­di Ghidi: Trato con los ar­tis­tas y “El so­lu­cio­na­dor de con­flic­tos”

Raf­fae­le Ceré: Co­mu­ni­ca­ción, com­pras y ho­re­ca “El De­ve­lop­per”

Luca De­mar­chi: Con­ta­ble y temas de se­gu­ri­dad “El Ges­tor glo­bal”

Ste­fa­nia Succi: Tra­ba­ja­do­res y vo­lun­ta­rios “Il capo'”

Tam­bién me­re­cen es­pe­cial men­ción :

Step­ha­nie Groo­taers, pre­sen­ta­do­ra y trato con los ar­tis­tas así como Gae­tano Sa­turno, quien ges­tio­na los ta­lle­res or­ga­ni­za­dos en el An­ti­ta­pas.