Premios del Cine Europeo 2013: pobres y decadentes

Artículo publicado el 12 de Diciembre de 2013
Artículo publicado el 12 de Diciembre de 2013

Pobres y poco sexys. En la 26ª edi­ción de los Pre­mios de Cine Eu­ro­peo, los ci­neas­tas com­pi­ten con in­di­rec­tas sobre la po­lí­ti­ca cul­tu­ral, reivin­di­ca­cio­nes de su iden­ti­dad eu­ro­pea e him­nos a la ac­triz Cat­he­ri­ne De­neu­ve. Los ga­lar­do­na­dos son prin­ci­pal­men­te ve­te­ra­nos que se de­lei­tan en es­ce­na­rios de­ca­den­tes. ¿Dónde está el cine joven y emer­gen­te?

Mul­ti­tud de des­te­llos y no pocos ilus­tres in­vi­ta­dos sobre una gran al­fom­bra roja. La tarde del pa­sa­do do­min­go 8 de di­ciem­bre, jor­na­da de la ce­le­bra­ción de la 26ª edi­ción de los Pre­mios de Cine Eu­ro­peo en Ber­lín, po­dría dar a en­ten­der que el cine no va tan mal en Eu­ro­pa a pesar de la cri­sis po­lí­ti­ca y fi­nan­cie­ra. Sin em­bar­go, esa ilu­sión se des­va­ne­ce con la misma ce­le­ri­dad con la que apa­re­ce en cuan­to Ma­rion Döring, la di­rec­to­ra de la Aca­de­mia de Cine Eu­ro­peo, que con­ce­de una vez al año estos an­he­la­dos pre­mios, lo des­mien­te re­to­man­do las pa­la­bras con las que el al­cal­de de Ber­lín, Klaus Wo­we­reit, ca­rac­te­ri­zó a su ciu­dad. Unas pa­la­bras que son lema de la misma: “de Ber­lín se suele decir que es pobre, pero sexy. Des­gra­cia­da­men­te, la Aca­de­mia de Cine Eu­ro­peo sólo es lo pri­me­ro. Sólo somos po­bres”. Por eso el lugar de la ce­le­bra­ción es tan pe­que­ño, el marco de ac­ción de la Aca­de­mia, tan li­mi­ta­do y el cine eu­ro­peo está en ge­ne­ral en apu­ros. A pri­me­ra vista, esta at­mós­fe­ra en la pre­sen­ta­ción de Döring se po­dría aso­ciar a un des­liz, pero no es coin­ci­den­cia y fi­nal­men­te está pre­sen­te du­ran­te toda la ce­re­mo­nia, en la que se con­ce­den un total de 21 pre­mios a ci­neas­tas de toda Eu­ro­pa e Is­rael.

Pedro Al­mo­dó­var, que fue ga­lar­do­na­do con el pre­mio ho­no­rí­fi­co al logro eu­ro­peo en el mundo del cine, no dudó en de­nun­ciar pú­bli­ca­men­te la eco­no­mía y la po­lí­ti­ca ca­tas­tro­fis­tas en Es­pa­ña. A pesar de la cri­sis po­lí­ti­co-so­cial y de un go­bierno que se mues­tra “sordo e in­sen­si­ble” a los pro­ble­mas de sus ciu­da­da­nos, el ci­neas­ta siem­pre se las arre­gla para pro­du­cir pe­lí­cu­las bue­nas. Al­mo­dó­var de­di­có es­pe­cial­men­te su ga­lar­dón a la ge­ne­ra­ción de jó­ve­nes di­rec­to­res es­pa­ño­les. Sin em­bar­go, no está muy claro dónde tiene ca­bi­da esta ge­ne­ra­ción. Por des­gra­cia, lo que ocu­rre tra­di­cio­nal­men­te en mu­chos pre­mios de cine de re­co­no­ci­da im­por­tan­cia es que li­mi­tan los pre­mios “Mejor pe­lí­cu­la”, “Mejor di­rec­tor” y “Mejor guión” a ci­neas­tas ve­te­ra­nos y fa­mo­sos prin­ci­pal­men­te. Para los jó­ve­nes que­dan sólo los pre­mios al “Mejor cor­to­me­tra­je” y a la “Mejor ópera prima”.

De hecho, re­sul­ta un poco es­tram­bó­ti­co si la Aca­de­mia de Cine Eu­ro­pea se mues­tra de­ma­sia­do poco pre­vi­si­ble y no­mi­na a al­gu­nos di­rec­to­res jó­ve­nes en las ca­te­go­rías prin­ci­pa­les, si bien al final el ga­lar­dón vuel­ve a re­caer en el “col­chón” de los aco­mo­da­dos ve­te­ra­nos. Es lo que ha pa­sa­do con la gran­dio­sa pe­lí­cu­la “The Bro­ken Cir­cle Break­down” (2012) del joven di­rec­tor belga Felix van Groe­nin­gen, que fue no­mi­na­da en seis ca­te­go­rías, pero que fi­nal­men­te sólo ganó el pre­mio a la “Mejor ac­triz” por Veer­le Bae­tens. Tam­bién “Oh Boy” (2012) del joven di­rec­tor ale­mán Jan Ole Ges­ter se fue con las manos va­cías de la ca­te­go­ría "Mejor pe­lí­cu­la“, aun­que al menos se llevó el pre­mio a la “Mejor ópera prima” (Pre­mio Fi­pres­ci). “Oh Boy” cuen­ta los días gri­ses de Niko, un joven que vive en Ber­lín y que aban­do­na los es­tu­dios. Ges­ter per­so­ni­fi­ca en Niko una vida que mu­chos jó­ve­nes eu­ro­peos ya co­no­cen: en­ce­rra­do por su de­ses­pe­ra­ción en la jaula do­ra­da y ti­ran­te de la gran ciu­dad ce­ga­do­ra.

Esta jaula tam­bién la co­no­ce el di­rec­tor fran­co-por­tu­gués Ruben Alves, que con su pri­me­ra crea­ción, “La Cage Dorée” (La jaula de oro, 2013) ganó el “Pre­mio del pú­bli­co”. La pre­gun­ta acer­ca de si se sien­te fran­cés o por­tu­gués le mo­les­ta un poco: “Es como si me pre­gun­tan si pre­fie­ro a mi padre o a mi madre”. Res­pon­de con fir­me­za: “No tengo nin­gu­na pre­fe­ren­cia, me sien­to eu­ro­peo”. Ese én­fa­sis de la iden­ti­dad eu­ro­pea es un de­no­mi­na­dor común du­ran­te toda la ce­re­mo­nia. Jan Ole Ges­ter lo vin­cu­la al sen­ti­mien­to de nos­tal­gia y Cat­he­ri­ne De­neu­ve lo deja claro en su dis­cur­so de agra­de­ci­mien­to: “antes me con­si­de­ra­ba una ac­triz fran­ce­sa, pero desde hace al­gu­nos años, ya no es así. Ahora me sien­to eu­ro­pea”. 

Esta iden­ti­dad eu­ro­pea no pa­re­ce estar tan ex­ten­di­da en el caso de los ac­to­res bri­tá­ni­cos, ya que las bu­ta­cas de Keira Knightley, Naomi Watts y Jude Law, no­mi­na­dos a “Mejor ac­triz” y “Mejor actor” res­pec­ti­va­men­te, se que­da­ron va­cías. Tam­po­co en el caso de François Ozon, ga­lar­do­na­do por el guión de su pe­lí­cu­la “Dans la mai­son” (En la casa, 2012), que se es­ca­pó tan veloz del es­ce­na­rio que en reali­dad no se puede ga­ran­ti­zar su pre­sen­cia en la ce­re­mo­nia. En cam­bio, en Ber­lín se busca en vano al ve­te­rano Paolo So­rren­tino, cuya pe­lí­cu­la “La Gran­de Be­lle­za” (La gran be­lle­za, 2013) se alzó con cua­tro ga­lar­do­nes, entre ellos “Mejor pe­lí­cu­la” y “Mejor di­rec­ción”. Su pro­duc­ción, un ho­me­na­je a la ciu­dad de Roma y a la obra maes­tra de Fe­lli­ni “Roma” (1972), cuen­ta la his­to­ria del viejo vi­vi­dor Jep Gam­bar­de­lla, in­ter­pre­ta­do por Toni Ser­vi­llo, que tam­bién se llevó el pre­mio al “Mejor actor”. Jep pasa opu­len­tos y atre­vi­dos años en el seno de la alta so­cie­dad ro­ma­na, se arras­tra de fies­tas a re­cep­cio­nes y se pier­de ante una vida can­sa­da y una de­ca­den­cia apa­sio­nan­te. Que el Pre­mio de Cine Eu­ro­peo se haya de­ci­di­do por este himno a la ciu­dad de Roma como una diva pa­sa­da de moda y len­ta­men­te pe­tri­fi­ca­da deja en­tre­ver que a al­gu­nos miem­bros de la Aca­de­mia quizá les atrai­ga ese toque de­ca­den­te.

Pero afor­tu­na­da­men­te de los ex­tra­ños cen­te­lleos mo­ri­bun­dos surge un rayo de es­pe­ran­za, la di­rec­to­ra ru­ma­na Ada So­lo­mon, que se llevó en Ber­lín el pre­mio a la “Mejor co­pro­duc­to­ra eu­ro­pea” (Pre­mio Eu­ri­ma­ges). En los úl­ti­mos años, su pro­duc­to­ra Hi­Film ha lle­va­do a la gran pan­ta­lla va­rias pe­lí­cu­las de éxito de di­rec­to­res ru­ma­nos, como por ejem­plo “Best In­ten­tions” (2011) de Adrian Si­ta­ru o “Po­zi­tia Co­pi­lu­lui” (La pos­tu­ra del hijo, 2013) de Călin Peter Net­zer, que se llevó el Oso de Oro en el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Cine de Ber­lín de este año. “Los ci­neas­tas eu­ro­peos son como una gran fa­mi­lia, ade­más tam­bién trans­mi­ten va­lo­res fa­mi­lia­res”, afir­ma So­lo­mon. Es re­co­men­da­ble no per­der­se de­ma­sia­do en la nos­tal­gia: “Sí, hay que hon­rar a los pa­dres y sa­tis­fa­cer las exi­gen­cias de la he­ren­cia del cine eu­ro­peo. Pero tam­bién te­ne­mos que pen­sar en nues­tros hijos, en el por­ve­nir, para ocu­par­nos de un nuevo cine joven y emer­gen­te. Mi­re­mos al fu­tu­ro, y no al pa­sa­do”. El ju­ra­do de los Pre­mios de Cine Eu­ro­peo de esta edi­ción ha cum­pli­do sólo par­cial­men­te estas es­pe­ran­zas. El cine joven y los ar­tis­tas emer­gen­tes desea­rían que el Pre­mio de Cine Eu­ro­peo del año que viene no fuera tan pa­ra­li­za­dor y de­ca­den­te, sino que fi­nal­men­te fuera sexy.