Prensa europea: el absurdo de la sala vacía

Artículo publicado el 19 de Diciembre de 2008
Artículo publicado el 19 de Diciembre de 2008
Este es el triste aspecto de la sala de prensa del Parlamento europeo de Bruselas durante la semana del último Consejo europeo. Los periodistas de Europa no están a la altura de los medios puestos a su disposición por la institución de la democracia europea por excelencia. Más de 200 puestos con ordenadores, Internet, fax, teléfono, impresora, fotocopiadora, etc… gratis.
Pero al final somos siempre los mismos: los compañeros de Euractiv, de Reuters o de cafebabel.com.

Sala de prensa Parlamento europeoLos periodistas europeos, o somos miopes o nos lo hacemos: el Europarlamento nos sirve en bandeja medios para ejercer un nuevo periodismo y sin embargo le damos la espalda. En juego está la vigencia de la democracia europea y un mercado por explotar

Pocos lugares existen en Europa en donde un periodista lo tenga todo para trabajar tranquilo y con medios de sobra para desenvolverse que en el Parlamento europeo. Una vez se obtiene la acreditación todo sale fácil, y hasta los precios del bar de los periodistas son un puro dumping. Sin embargo, los medios de comunicación europeos no apuestan por la política europea, a pesar de que esta disciplina esté repleta de culebrones partidistas o de noticias de alcance ciudadano. Durante mucho tiempo, las redacciones de la prensa europea se han quejado de la opacidad con la que los políticos europeos esquivaban los temas peliagudos o los reporteros más incansables, pero la práctica está cambiando. Con el Tratado de Lisboa a la vista, los políticos europeos deberán batirse el cobre ante la opinión pública para conformar nuevas mayorías, pues el tiempo del consenso beato y acrítico se va a acabar. Para ello será necesaria una nueva prensa que fiscalice y haga de correa de transmisión hacia los ciudadanos (y viceversa) al mismo tiempo.

200 ordenadores para los periodistas

Quizá haya llegado el momento de saturar la sala de prensa dl parlamento con una nueva hornada de periodistas dispuestos a forjar su carrera en el oficio europeo. Todo un filón por explotar en un sector que sufre de externalizaciones y precariedad abusivas desde hace más de 10 años en el continente. (Fotos, EUdebate2009.eu)