Préstamos sociales: Noba.hu y el problemático sistema húngaro p2p

Artículo publicado el 31 de Marzo de 2010
Artículo publicado el 31 de Marzo de 2010
Desde su aparición en 2005, las plataformas de préstamo ‘persona a persona’ o ‘p2p’ se han transformado en una alternativa global creciente a la banca convencional. La versión húngara del modelo de banca online ha encontrado su forma de hacer que el concepto resulte financieramente atractivo para la clientela potencial sofocada por la ley del país

Cuando Hungría se unió a la UE en 2004, no habría esperado que una crisis financiera internacional se desatara tan rápida y cruelmente. Pero así ocurrió en octubre de 2008. Los inversores extranjeros se dispersaron y el húngaro medio tenía grandes dificultades para pagar los préstamos en moneda extranjera debido a la depreciación del florín. Fue necesario la intervención financiera (igual a la que Grecia necesita hoy) liderada por el FMI por 25 billones de euros para prevenir un colapso económico. Actualmente en Budapest, una ciudad a través de la cual pasan más de 56 millones de litros de aguas termales todos los días, la liquidez es todavía un problema para los bancos y los ciudadanos. La mayoría de los húngaros tienen limitadas sus opciones.

Instituciones bancarias 0, prestamistas sociales 1

Ello ha llevado a algunos a pensar en una alternativa, al estilo de Zopa ('zona de acuerdo posible'), una plataforma 'p2p' del Reino Unido lanzada en 2005. En enero del año 2009, Peter Petrovics y el ex-banquero Charlie Szabo introdujeron los préstamos ‘p2p’ en Hungría, con Noba.hu. Estamos en una pequeña oficina en planta baja, envuelta en las sombras de la Basílica de San Esteban. Peter rápidamente deja claro el concepto. “Noba no es un banco. Es un lugar donde quienes desean pedir préstamos van directamente a aquellos que desean prestar. Como ‘plataforma de préstamo social’, Noba excluye a los bancos del proceso. Las personas que buscan préstamos pequeños envían solicitudes online a una comunidad abierta de prestamistas”. A diferencia de las entidades financieras tradicionales, la idea es también bajar el costo de los préstamos. “Los prestatarios pueden establecer una tasa de interés máxima que estarían dispuestos a pagar. Una vez que el préstamo ha sido confirmado por los prestamistas, otros pueden superar su oferta al ofrecer tasas de interés más bajas. Hay un tope de 4.000 euros para el primer préstamo y 12.000 euros para el segundo. Además de ese límite particular, también hay mucha negociación”.

Noba se salta al banco en los procesos de préstamos

De las aproximadamente 3.442 personas registradas en Noba, muchas pueden estar interesadas sólo en el concepto y buscan entender el sistema, mientras otras pueden ser escépticas y no participar ni una vez. De hecho, el dinero cambia de manos sólo entre parte de los registrados. La asesora de comunicaciones Eszter Pásztor es una defensora ferviente de ‘p2p’ y una beneficiaria de Noba. En 2009 pidió prestados 200.000 HUF (758 euros) para financiar el primer paso de Freskófalu, un ambicioso proyecto para sacar de la extrema pobreza al pueblo de Bodvalenke, en el norte de Hungría. El 100% del préstamo comunitario de Noba permitió a Eszter crear un sitio web para lanzar el proyecto. “Es muy humano y personal”, dice. “Tiene el potencial de convertirse en una poderosa herramienta social”, agrega, en el convencimiento de que una verdadera red de apoyo y con el conocimiento suficiente “crece orgánicamente alrededor de la comunidad de 2p2”.

Aquí, el pintor János Horváth anima a la gente a expresar su talento artístico

P2p Noba: el problema legal

Eszter afirma que un problema amenaza con desbaratar todo el proyecto ‘p2p’, “a menos que la ley húngara adopte sólo dos simples posiciones”. Ella alude a un artículo de la ley húngara que hace que el préstamo por interés sea un privilegio estrictamente reservado a los bancos, una cuestión que el Reino Unido, los Países Bajos (Boober.nl) y Alemania (Smava.de) han superado, según Peter. En Hungría, se permite a los ciudadanos particulares dar sólo un préstamo por año. El segundo préstamo es considerado como provisión de servicios bancarios comerciales. Esto significa que las personas que participan en un proyecto de préstamo ‘p2p’ como prestamistas solo están autorizados a prestar el dinero a tasa 0% de interés, a menos que estas personas sean instituciones financieras registradas. La mayoría no lo son, así que, ¿quiénes son los que prestan dinero en Noba y por qué, si no pueden ganar nada y arriesgan toda su inversión? 

La respuesta aparece durante un largo café a la hora del almuerzo en un centro comercial de Budapest. Bandor Nagy, un prestamista en Noba, es un asesor comercial e instructor personal. Con una posición financiera desahogada, también está muy motivado socialmente. Quiere ayudar a los demás, una posibilidad que le han dado los préstamos 'p2p' de Noba. El riesgo es mínimo, como también lo es actualmente la posibilidad de lograr una ganancia considerable con su inversión, pero no parece importarle. “Veo a alguien que tiene una buena idea y pienso, bueno, yo quiero ser parte de eso”. Hasta la fecha, Nagy ha apoyado cuatro proyectos en Noba, incluyendo su propio proyecto para hacer que los chicos húngaros jueguen ‘Korfball’, un deporte nacido en Flandes, Bélgica. Después de comparar ‘p2p’ con una agradable “apuesta social”, se hace evidente que Bandor considera el sistema ‘p2p’como una forma divertida e interactiva de involucrarse con la comunidad que lo rodea. “Es un buen modo de estar alerta ante la oportunidad y la innovación”, dice.

¿Apostar al bien social?

Por supuesto, no todos en Hungría son tan socialmente conscientes como Bandor. A pesar de la aprobación de los que pertenecen a la comunidad Noba, sería erróneo suponer que el proyecto está prosperando en Hungría. La comunidad de prestatarios y prestamistas no es constante. Según explica Bandor, actualmente faltan proyectos que sean realmente interesantes. Evidentemente, la mayoría de los húngaros no ha adoptado un sistema que actualmente falla en ofrecer posibilidades serias de ganancia. Peter Petrovics es la clase de persona que, como todos confirman, pocas veces deja de trabajar. “Me alienta el hecho de que la gente haya adoptado Noba aún con estas cuestiones que no todos quieren abordar” concluye. “Es una señal de algo significativo”. El marco de trabajo, el software y los sistemas de controles y balance también han demostrado ya ser un éxito y tiene confianza en que el proyecto puede funcionar. Pero, lamentablemente, Peter no tiene todas las cartas. El futuro del ‘p2p’ húngaro está demasiado ligado a la posición de Hungría sobre los préstamos privados. Una posición promovida por una importante institución húngara: sus bancos.

Muchas gracias al equipo cafebabel.com en Budapest

Fotos: ©Noba.hu; ©bodvalenke.eu