Primarias en Italia: otro experimento de una clase política desastrosa

Artículo publicado el 11 de Octubre de 2007
Artículo publicado el 11 de Octubre de 2007
En Italia, el 14 de octubre de 2007 el Partido Democrático elige a su líder. Mientras tanto, los italianos protestan, decepcionados por una clase política indecente.

El Ministro italiano de Justicia, Mastella, toma un avión estatal para ir al Gran Premio de Fórmula 1; el Gobernador de Liguria, Claudio Burlando, conduce en sentido contrario en una autopista durante un kilómetro y no es multado gracias al carnet de ex-delegado del gobierno que enseguida enseñó al policía; cada diputado de la sección “extranjera” tiene derecho a 120.000 euros al año para gastos de viaje. Los políticos italianos se han vuelto intocables. Este es el cuadro lamentable que muestra un libro de investigación, La Casta, publicado en mayo de 2007 por dos periodistas del Corriere della Sera. Con más de un millón de copias vendidas en sólo cinco meses, el libro cuenta los aspectos más vergonzosos de la política italiana: cuotas dinerarias, nepotismo, privilegios injustificados y derroches de todo tipo de género. Más allá de lo que uno puede llegar a imaginar. Basta con pensar que el Quirinal gasta cuatro veces lo que el Palacio de Buchingham.

Vaffanculo day

Las protestas no se han hecho esperar. La Izquierda está en el poder desde abril de 2006 tras la derrota de Berlusconi, pero nada ha cambiado. Beppe Grillo, cómico genovés conocido por su punzante sátira, ha concentrado a más de 50.000 italianos en una plaza para el “Vaffanculo day” (un día para decirle a los políticos “vete a cagar”, ver el vídeo a pie de página). Una forma poco fina de decir “basta ya” a un Parlamento en el que se sientan 25 condenados con sentencia firme. Mientras el malestar popular aumenta, el centro-izquierda crea el enésimo partido de su historia: el Partido Democrático. Una única coalición, una especie de faro en la niebla para el elector de centro-izquierda. Ex-comunistas y ex-demócratas-cristianos de centro-izquierda (la Margarita) que, junto a algunos partidos pequeños se unen en un único equipo. El 14 de octubre de 2007 también el PD tendrá sus elecciones primarias para elegir a su líder. Presentado como candidato número uno por los sondeos, está el ex comunista Walter Veltroni (Alcalde de Roma por segundo segundo mandato consecutivo), con el 68% de los votos, seguido por los católicos Rosy Bindi, Ministro de las Políticas para la Familia, con el 15% y Enrico Letta (Subsecretario de Estado de la Presidencia del Consejo de Ministros), con el 9%. El nacimiento del Partido está previsto para la primavera de 2008, después de un congreso unitario constituyente.

Il wiki-Pd

¿Qué será el PD? Pedro Fassino, secretario de DS lo define como “Un partido que busca encontrar los valores históricos por los que la izquierda ha nacido y que quiere vivir mirando al nuevo siglo”. Enrico Letta, en cambio, tiene puesta la vista en los jóvenes: “Es un wilki-PD, al que cada uno puede aportar su contribución según el modelo de Wilkipedia”, la enciclopedia participativa en línea.

El PD aspira a ser el motor del cambio. Tanto que también en Francia han probado con inspirarse en él. Así, en abril de 2007 cuando François Bayrou, líder del entonces centrista UDF ya confirmado como tercer candidato en la carrera al Elíseo contra Sarzkozy y Ségolène Royal anunció su voluntad de constituir un Partido Democrático de unidad nacional, que reuniera bajo una sola bandera las mejores personalidades de la izquierda y la derecha. Un experimento muy consensual, pero que quedó en letra muerta. Un episodio ya vivido en abril de 2004 cuando Bayrou anunció, justo con uno de los padres del PD italiano, Francesco Rutelli, la creación de un nuevo Partido Demócrata europeo que agrupara a los diputados del centro-izquierda italiano con los liberales ingleses y alemanes en el Parlamento Europeo. Pero en aquella formación no hubo representación de las fuerzas de la izquierda.

Pero es justo la coexistencia de la tradición reformista con aquella centrista lo que amenaza el futuro del PD italiano. La primera prueba que tiene delante será posicionar la nueva formación en el Europarlamento. El DS y la Margarita, los mayores partidos que constituyen de hecho el PD, tienen preferencia por el Partido Socialista Europeo y el Partido Demócrata Europeo respectivamente. Por ahora ninguno de los dos parece dispuesto a renunciar a sus preferencias. ¿Pero cambiará algo al final? La experiencia italiana nos lo dirá.

Bebbe Grillo y el Vaffanculo Day