Primer amor, segundo hogar

Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2013
Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2013

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Fotógrafo: Doina Cioca

La vida tiene sus propios caminos.  Sabía que cuando la cuerda que me ata a mi país de origen se rompiera, perdería una solicitud de amistad en Facebook. Era otoño y encontré mi media naranja en una mesa virtual de póker en Facebook y pronto supe que tenía que ir y conocer mi segundo hogar. Primer beso, primera cita, primer todo. ¡Oh, emigrar! - el billete hacia mi historia de amor. Mi segundo hogar tiene cuatro años y espero que siga creciendo y me ayude a adaptarme mejor a esta nueva experiencia en un país distinto.  Casi siempre echo de menos mi hogar, mi familia; pero sé que mi corazón es lo suficientemente grande para ambos. Intento visitar mi primer hogar tan a menudo como puedo, y aun así, dos veces al año no es suficiente. La culpa es del precio de los billetes de avión.

No sabemos lo que el futuro nos tiene preparados, pero merece la pena vivirlo. La emigración tiene muchos retos, pero es mucho más fácil superarlos cuando no estás solo en tu aventura. Los pájaros emigran en bandada por esa razón. Piénsalo. 

doina.cioca@gmail.com