Primeras elecciones europeas en Rumania

Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2007
Artículo publicado el 23 de Noviembre de 2007

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El 25 de noviembre tendrán lugar en Rumania las elecciones al Parlamento Europeo: ¿ganará en los últimos países en integrarse el euroescepticismo?

Sólo algunos meses después de su ingreso, la ilusión por Europa se ha reducido drásticamente en los nuevos Estados miembro. La desilusión va acompañada de un creciente escepticismo respecto a la política en Bulgaria y Rumania. Escándalos de corrupción e intrigas políticas han hecho desconfiar a la población. Esto se hizo evidente en los resultados obtenidos en la primavera pasada durante las elecciones europeas en Bulgaria, que sólo movilizaron a un 28,6% de los electores.

Martin J. Ivanov achaca el escaso interés a un tratamiento superficial en los medios. Se despertaron adrede falsas esperanzas, explica este politólogo búlgaro, que trabaja para la Sociedad Elías Canetti. “Hubo un intento de construir un enemigo imaginario: la burocracia europea defiende sólo los intereses de las grandes potencias, seremos ignorados.” Además, sólo se dio relevancia a las consecuencias negativas del ingreso en la UE, opina Strahil Karapchanski, estudiante del Centro Europeo Interuniversitario Búlgaro-Rumano (CEIBR). “La UE se asocia en primer lugar con consecuencias económicas, y por ello se le culpa de la subida de los precios y los impuestos”, continúa Strahil. Por eso reina el euroescepticismo.

En Rumania, donde las elecciones europeas tendrán lugar el 25 de noviembre, existen problemas parecidos a los del país vecino. Pero el interés político es más elevado. En las próximas elecciones al Parlamento Europeo se espera una participación del 50%. Así, Rumania se sitúa por encima de la media de participación, que en 2004 fue de un 44,2%. Puede que el mayor interés se deba más a las rencillas de la política interior: la división entre el presidente y su gobierno polarizan a la sociedad. El intento de derribar al presidente Traian Basescu condujo a un cambio en la fecha de las elecciones, que en realidad estaban previstas para el día 13 de mayo. Desde que Basescu fuese confirmado en su cargo por en el referéndum del 19 de mayo de 2007, no ha dejado de aumentar la tensión entre él y su oponente, el primer ministro Calin Popescu-Tariceanu.

Reforma del derecho de sufragio: ¿qué ejemplo seguir?

El presidente rumano ha propuesto un referéndum sobre el derecho de sufragio que coincida con las elecciones europeas. Le gustaría implantar un nuevo sistema de mayorías, siguiendo el modelo francés. De esta manera, ganaría en popularidad entre la mayoría de la población, pero se encuentra en abierta oposición con su primer ministro, que propone un derecho de sufragio siguiendo el esquema alemán (una combinación de sistema proporcional y mayoritario). Los observadores esperan un resultado positivo del plebiscito, pero alertan sobre la creciente fragmentación del panorama político rumano.

Para las elecciones europeas, 13 partidos han presentado un total de 531 candidatos, que rivalizan por un total de 35 escaños rumanos en el Parlamento Europeo. Los partidos, de los que siete no están representados en el parlamento, representan el espectro completo de la política rumana. A causa de las profundas líneas de conflictos, es muy probable un resultado plural.

Bulgaria, la avanzadilla

La comparación con Bulgaria, donde las elecciones europeas sacaron a la luz una relación de fuerzas completamente inesperada, se hace forzosa. El partido socialista (BSP) del primer ministro Sergey Stanishev pudo conseguir un 21,41% de los votos, quedando así muy por detrás de las expectativas. El ganador sorpresa fue el recién fundado partido de centro-derecha Ciudadanos por un Desarrollo Europeo en Bulgaria (CDEB), que con un 21,69 de los votos quedó ligeramente por encima de los socialistas. De manera que los dos grandes partidos mandaron cada uno cinco de los 18 diputados totales a Bruselas. Otra sorpresa la dio la representación de la minoría turca, el Partido por los Derechos y las Libertades (PDL), que obtuvo cuatro escaños con un 20,26% de los votos.

En el panorama rumano, tres grandes partidos se pelean por los votos: el Partido Nacional-Liberal (PNL), el socialdemócrata (PSD) y el Partido Democrático (PD). Cómo de erradas pueden estar las previsiones lo ha demostrado el ejemplo de Bulgaria: allí los sondeos preveía una participación del 45%.

Fotos dentro de texto: Presidente Basescu (daniel1961/Flickr); Primer Ministro Popoescu Tariceanu (Hijodelaluz/Flickr)