Profetas en su tierra (emprendedores en España, parte II)

Artículo publicado el 24 de Enero de 2015
Artículo publicado el 24 de Enero de 2015

Una empresa en Gandía (Valencia), dedicada a la comunicación online y audiovisual, y la otra en Villareal (Castellón), dedicada a realizar manualmente y con un diseño muy exquisito y especial decoraciones para celebraciones. Dos “nuevos servicios” profesionales ya asentados, dos materias muy diferentes con las que trabajar, y al final, en la forma y en el fondo, dos formas de “trabajo artesanal.”

Luis López y Mari Carmen Redondo se conocieron estudiando en el campus que la Universitat de València tiene en Gandía, y ahora trabajan desde allí. Aprovechan un espacio de coworking que la universidad ha habilitado en uno de sus edificios, “estás en contacto con otras profesionales con inquietudes parecidas, compartes ideas, es constructivo”, comenta Luis López sobre el hecho de trabajar en un sitio así.

Luis, al igual que Mari Carmen, es licenciado en Comunicación Audiovisual, y maneja la rama que en su agencia, Diez y Diez Comunicación, se encarga de la comunicación online, un mundo que crece casi exponencialmente y que él, ante las voces que empiezan a tildarlo ya de burbuja a punto de explotar, ve asentado en nuestra cotidianiedad. “Decir esto ahora con Internet, es como si hace ochenta años hubieran dicho que el teléfono era una burbuja que explotaría, y que no tenía futuro. No tiene sentido; Internet ya está aquí, se ha consolidado y es un medio de comunicación más”, explica. Ante el exceso de actores profesionales que empiezan a aparecer, también lo ven claro: no es que haya una burbuja por explotar, es que, sencillamente, al final se quedarán los mejores y los que de verdad sienten pasión por ese trabajo.

Mari Carmen, encargada de la parte audiovisual de la empresa, se enfrenta a una realidad algo más complicada. Se confiesa algo desencantada, sobre todo con el sector audiovisual valenciano, el más cercano a ella. Un sector que se vio sacudido cuando en noviembre de 2013 el Gobierno autonómico decidió cerrar la televisión pública, con un vergonzoso y polémico corte de emisiones en directo. “Del panorama audiovisual valenciano estoy muy desengañada. Es un problema de Valencia: si no entras a la secta no vas a formar parte, y va a tener que pasar mucho tiempo para que se pueda hacer de verdad borrón y cuenta nueva.” Pero aún así, Mari Carmen sigue peleando cada día desde ese campus de Gandía, por el ligazón que siente con su tierra y su lengua, por sentir, como Luis, que aporta algo al entorno en el que trabajan, “y por ver que eso que empezaste con ilusión, la llamita que encendiste un día, va creciendo”.

El optimismo y las ganas de quedarse aquí para trabajar es algo que comparten con Almudena Forner y Cristina Miralles, Almu y Cris como les gusta que las llamen, o Pepa’s Party Celebration Decor Studio, el nombre de su empresa. Ninguna barajó nunca seriamente el marcharse fuera, aunque confiesan que alguna vez se les pasó por la cabeza debido a la mejora en materia de derechos y beneficios laborales que se encuentran en los países  extranejros. “Siempre ha habido algo aquí, o por lo menos esta zona en la que estamos; tiene cosas que para nosotras son muy valiosas. El entorno en el que estamos, lo que estamos haciendo aquí y lo que podemos aportar aquí, eso tiene el suficiente peso para no abandonarlo”, comenta Almu.

Siendo Almu licenciada en Publicidad y RRPP y Cris licenciada en Periodismo, sus caminos se cruzaron durante la confección del traje de novia de Cris. El feeling, nos han contado, surgió de inmediato. Ya ronda el tercer año de vida de las Pepa’s y no olvidan sus inicios “fuimos unas temerarias en el tema empresarial; ni préstamos, ni créditos”, continúa Cris. “Simplemente se trata de nuestro amor a lo que hacemos” es lo que les movía y les sigue moviendo. Fueron creciendo poco a poco por medio de las redes sociales y el boca a boca, y al igual que muchos otros jóvenes emprendedores, se vieron ahogadas en un mar de papeleo burocrático, con escasas ayudas, y un sin fin de impuestos que pagar. Con todo, siguieron adelante, ellas y su pasión por el arte, por crear. Y con esa pasión han evolucionado, “cuando empiezas algo, la ilusión te ciega, porque lo ves todo posible”. Ahora, no es que hayan perdido esa ilusión, como comenta Almu, simplemente se centran en lo que realmente se sienten cómodas, dejando a un lado la función de wedding planners que tenían en sus comienzos.

En ambos casos, la opción elegida fue emprender, camino nada fácil pero elegido por muchos de los jóvenes en la actualidad, según los datos del Ministerio de Empleo y Seguridad Social; desde 2007 hasta 2013, el grupo de población de 25 a 34 años registra la tasa de actividad emprendedora más elevada, por encima de la media en todos los años del período. En 2013, la tasa de este grupo era del 6,1%, mientras que en un 5,2% se situaba la media total.

Tanto Diez y Diez como Pepa’s Party han sabido sacarle partido a las nuevas tecnologías de la comunicación. Para el equipo de Diez y Diez no sólo es la materia con la que trabajan, sino también una herramienta con la que comunicarse con clientes que estén lejos de Gandia, una posibilidad de trabajar sin fronteras. Para Almu y Cris, mostrar sus trabajos en su web, conseguir que hablasen de ellas en blogs y la repercusión que sus obras tienen en las redes, es una vía muy efectiva para darse a conocer. Son otros dos casos de ideas claras y entusiasmo, desarrollados desde la tierra propia, aportándole valores a la misma, pero con visión para ir más allá.