Prohibido trabajar

Artículo publicado el 18 de Marzo de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 18 de Marzo de 2008
Relax…
 Rasso (Foto: Rasso)

Las primeras semanas de marzo media Europa ha ejercido su derecho a la huelga. A mi me parece fatal; no porque reclamen sus derechos sino porque estoy convencido de que el ser humano no tendría que trabajar. La famosa frase “el trabajo dignifica al hombre” ya caducó. Bienvenidos a la era de la contemplación, amigos.

¿Acaso son menos dignas aquellas personas que no trabajan? Si quisiera, el hombre ya no tendría que currar, nunca jamás. Los gobiernos deberían ser capaces de organizar nuestras vidas de manera que fuera la tecnología la que produjera y organizara por nosotros, de manera que todos tuviéramos el mismo acceso a nuestras necesidades básicas. Durante muchos años la especie humana sacrificó su vida en minas de carbón, en plantaciones de algodón, en laboratorios y bibliotecas, y todo ello debe ahora tener una recompensa: el simple disfrute de la contemplación. Alemania y España acusaron los mayores paros. En el país germano, los transportes se colapsaron. ¡Que fácil sería que los autobuses y tranvías andasen solos! (no es ninguna uotpía). En Madrid tampoco han funcionado los transportes, ni la limpieza; ni siquiera los servicios funerarios! Todos estos, servicios que podrían hacer las máquinas: desde la recogida de alimentos, hasta la construcción de edificios.

 just in case somone Tiempos modernos

El cine nos ha dejado claro quiénes eran aquellos que no querían trabajar. Con su obra maestra (1936) filmó un alegato a favor de los obreros pero en realidad, sin él darse cuenta, estaba enalteciendo el ocio en estado puro. Desde la primera secuencia de la película, donde usan al pobre Chaplin como conejillo de indias para probar una máquina que permita a los trabajadores comer sin dejar de trabajar, hasta las escenas de las manifestaciones, Chaplin se encuentra siempre desubicado, descolocado. El personaje sufre en estos momentos de la película. En cambio, cuando está en la cárcel, tirado en la calle o viviendo en una casucha llena de humedad es cuando es realmente feliz.

“Tiempos modernos” Charles Chaplin

Muchos críticos de cine la consideran la mejor película obrera de la historia, junto con (1924) de , que no he visto todavía. Pero insisto, Chaplin, el que fuera un reconocido comunista luchador por la igualdad de clases, en realidad lo que quería era que todas las clases se lo pasaran bien.

“La huelga” Sergei M. Eisenstein

Chaplin caminaba por la vida con una sonrisa. Vivía alegre, paseando, sin molestar a nadie, con la única perversión de ser feliz, y de comprarle flores a su amada, Paulette Goddard, que borda una genial actuación - y que sorprende con lo actual de su rostro incluso hoy en día, 70 años más tarde. Todo lo contrario al decadente protagonista de (otra buena película sobre el desempleo y la desesperanza) magníficamente interpretado por , pero que repta por sus días más vivir por su existencia.

“Los lunes al sol” Javier Bardem

Y mientras me cago en la sociedad del esfuerzo de Sarkozy y Cia., les dejo con una de las mejores escenas de . ¡Disfrútenla, obscenamente ociosos!

“Tiempos Modernos”

Foto Tiempos Modernos: “Just in case someone…” (flickr)