Propulsores del arte en Budapest: La unión hace la fuerza

Artículo publicado el 22 de Julio de 2014
Artículo publicado el 22 de Julio de 2014

Hoy la vida del ar­tis­ta y del crea­ti­vo es dif­ícil, sin em­bar­go en Bu­da­pe­st tiene un con­tras­te di­ver­so: un viaje por el mundo sub­te­rrá­neo de los pro­pul­so­res de arte y cul­tu­ra. Ju­ra­nyiMusziBu­da­pe­st Art Fac­to­ry Pa­lo­ma son solo al­gu­nos lu­ga­res, todos ellos funcionan con una única con­vic­ción: la unión hace la fuer­za.

Si es­cri­bes la pa­la­bra Bu­da­pest en Goo­gle News, todos los re­sul­ta­dos serán inevi­ta­ble­men­te de ac­tua­li­dad po­lí­ti­ca y so­cial del país ma­giar: un cam­bio «de­ci­si­vo» del go­bierno na­cio­na­lis­ta de Vik­tor Orban con la re­for­ma de la Cons­ti­tu­ción, el éxito del par­ti­do de ex­tre­ma de­re­cha Job­bik, el in­cre­men­to de las ten­sio­nes so­cia­les y los fe­nó­me­nos de in­su­fi­cien­cia hacia las mi­no­rías  en un pais con una ri­que­za his­tó­ri­ca, ét­ni­ca y cul­tu­ral. Hoy en día, en el tramo donde el río Da­nu­bio di­vi­de Buda y Pest, no se está tan tran­qui­lo pues la po­lí­ti­ca se des­tru­ye a si misma. To­me­mos un breve des­can­so, con la fi­na­li­dad de cam­biar el sen­ti­mien­to de per­te­nen­cia de cada joven cro­nis­ta que ha re­co­rri­do una his­to­ria di­fe­ren­te con un ba­ga­je de co­no­ci­mien­tos aca­dé­mi­cos y (mu­chos) pre­jui­cios. Bu­da­pest es una ca­pi­tal ar­tís­ti­ca y cul­tu­ral.

Ca­mi­nan­do por las ele­gan­tes ca­lles que le dan toda la gran­de­za im­pe­rial cen­troeu­ro­pea mien­tras se es­cu­cha a Franz Liszt o sim­ple­men­te Bu­da­pest de Geor­ge Ezra, se tiene la sen­sa­ción de estar en un punto de en­cuen­tro, un cú­mu­lo ét­ni­co y cul­tu­ral, un lugar capaz de crear es­pa­cios e in­clu­so con­ce­bir los mis­mos con­cep­tos del arte como una mo­der­ni­dad fugaz, una cri­sis eco­nó­mi­ca que afec­ta tam­bién al Da­nu­bio. Cons­truir los ins­tru­men­tos, las ideas y los ar­tis­tas es la res­pues­ta de un mundo que a me­nu­do in­ten­ta en­con­trar su iden­ti­dad en la so­cie­dad mo­der­na. La Bu­da­pest Art Fac­tory, el Ju­ran­yi, el Muszi, el Pa­lo­ma o in­clu­so Art Quar­ter o uno de los pri­me­ros cen­tros de arte in­de­pen­dien­tes como el Trafò House of Con­tem­po­rary Arts son lu­ga­res muy di­ver­sos, pero con un de­no­mi­na­dor común: son pro­pul­so­res del arte y cul­tu­ra. No basta con unos pocos días para vi­si­tar­los todos y ha­blar con los pro­ta­go­nis­tas, sin em­bar­go si para in­tuir su lema prin­ci­pal: la unión hace la fuer­za.

UNA CASA LI­BRE E IN­DE­PEN­DIEN­TE PARA LAS ARTES FI­GU­RA­TI­VAS 

Es una ma­ña­na muy ca­lien­te de Junio, pre­lu­dio de un ar­dien­te ve­rano del clima con­ti­nen­ta­l. Nos en­con­tra­mos en un com­ple­jo de edi­fi­cios in­dus­tria­les del siglo XIII ubi­ca­do en la parte de Pest. Aquí las ac­ti­vi­da­des son mul­ti­dis­ci­pli­na­rias, pero tras la crea­ción de naves in­dus­tria­les y de­pó­si­tos este es un lugar donde se rea­li­zan cosas di­fe­ren­tes a una línea de en­sam­ble, una i­s­la donde el ar­te fi­gu­ra­ti­vo toma forma según la ley de la li­ber­tad, la ley de la crea­ti­vi­dad. El Bu­da­pe­st Art Fac­to­ry es la base per­ma­nen­te de 4 ar­ti­stas hún­ga­ros. San­dor Zsasz y Marta Kuk­so­ra me re­ci­bie­ron en el com­ple­jo de edi­fi­cios y me guia­ron a tra­vés de el, este com­ple­jo es al mismo tiem­po un ate­lier abier­to, un espa­cio expo­si­ti­vo o sim­ple­men­te una casa gran­de de­di­ca­da al ar­te con­tem­po­rá­neo.

Marta, quien en­cuen­tra su ins­pi­ra­ción en la na­tu­ra­le­za a tra­vés de las imá­ge­nes abs­trac­tas, cuen­ta que desde la crea­ción de la em­pre­sa, fun­da­da en el 2006 por la a­me­ri­ca­na Dian­ne C. Brown y reivin­di­ca la in­de­pen­den­cia, "es­ta­mos fi­nan­cia­dos por con­tri­bu­ido­res in­di­vi­dua­les, por fun­da­cio­nes pri­va­das y por no­so­tros mis­mos". No­ ob­stan­te tras la re­cien­te pe­ti­ción de fon­dos al mi­ni­ste­rio de cul­tu­ra, San­dor sub­ra­ya la li­ber­tad de cada in­fluen­cia po­lí­ti­ca o insti­tu­cio­na­l. "Ha­bía­mos de­ci­di­do cen­trar nues­tra aten­ción prin­ci­pal­men­te en los ar­tis­tas in­ter­na­cio­na­les", pro­si­gue Marta. El Re­si­den­cy Pro­gram, ac­oge niños prin­ci­pal­men­te ex­tran­je­ros que tie­nen a su dis­po­si­ción un ate­lier en el cual pue­den ex­pre­sar todas sus for­mas de ins­pi­ra­ción y modos de vida.

Nues­tra char­la no trato úni­ca­men­te de las téc­ni­cas pic­tó­ri­cas y las ac­ti­vi­da­des de la empresa, sino que tam­bién se ex­ten­dió a los temas de so­cie­dad po­lí­ti­ca. La sociedad húngara se ha visto sacudida por con­flic­tos re­la­cio­na­dos entre el mundo de la cul­tu­ra y el po­de­r po­lí­ti­co, basta con re­cor­dar, casi de forma dra­má­ti­ca, lo sucedido con el di­rec­tor Ist­van Marta (en­tre­vis­ta­do por Ca­fé­ba­bel) o incluso al mismo Ivan Fi­sher, pero San­dor (y no solo él) re­cha­za ver en estos hechos algo típicamente húngaro, y opta por re­mar­car que los conflictos políticos en el mundo de la cultura son inevitables. Ori­gi­na­rio de Tran­sil­va­nia, en sus ope­ras cuen­ta con total dra­ma­tis­mo la his­to­ria y los con­flic­tos so­cia­les, in­ten­tan­do bus­car "emo­cio­nes y re­cuer­dos" desde su tie­rra hacia el pas­a­do. 

IN­CU­BA­DO­raS DE LAS ARTES PER­FOR­MA­TI­VAs

Vamos a la otra parte del río, a Buda. Aquí llegamos de la mano de Danko, un eru­di­to del Ju­ra­nyi Art In­cu­ba­torSe trata de un pro­yec­to lanzado en 2011 por la ONG Fuge que "ayu­da­ a los ar­ti­stas in­depen­dien­tes en todas las ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas". Una bella histo­ria na­ci­da el 8 de oc­tu­bre de 2012 que crece poco a poco impul­san­do a los ar­tis­tas lo­ca­les.  Nos aven­tu­ra­mos a tra­vés de los mo­der­nos la­be­rin­tos que tie­nen una es­truc­tu­ra gi­gan­tes­ca (6.500 me­tros cua­dra­dos). En el úl­timo piso, las ven­ta­nas ilu­mi­na­dí­si­mas se ex­tien­den sobre un pa­no­ra­ma que re­ve­la la majestuosidad de una ca­pi­ta­l im­pe­ria­l: por un lado, el cas­ti­llo viejo de Buda y, por otro, el gi­gan­tes­co par­la­men­to de Bu­da­pest.

En el in­te­rior se en­cuen­tran ins­ta­la­cio­nes ar­tís­ti­cas de todo tipo, es­ce­no­gra­fías e in­clu­so co­ci­nas. Sobre el pa­vi­men­to, di­ver­sas lí­neas de co­lo­res in­di­ca­n el ca­mino para lle­gar a los di­ver­sos componentes que se han unido a la Ju­ran­yi House: com­pa­ñías tea­tra­les y de danza, escenógrafos, di­se­ña­do­res, mo­de­los, pin­to­res, es­cul­to­res o fo­tó­gra­fos que pue­den tra­ba­jar con ab­so­lu­ta in­de­pen­den­cia y si­ner­gia. La estruc­tu­ra cuenta además con un espa­cio para las exhi­bi­cio­nes ar­tís­ti­cas y tea­tra­les. La Fuge,  "una aso­cia­ción pro­te­gi­da", va­lo­ra los ta­len­tos lo­ca­les y ha lo­gra­do atraer a un nú­me­ro cre­cien­te de ar­tis­tas y com­pa­ñías. 

Un cre­ci­mien­to ex­po­nen­cial que re­que­ri­ría un au­men­to de fon­dos que hasta ahora no ha lle­ga­do. Aquí se re­ve­la una re­la­ción am­bi­va­len­te con las insti­tu­cio­nes: extre­ma­damen­te po­si­ti­va con el di­stri­to y el ayuntamiento de Bu­da­pe­st, pero mucho más tensa con el mi­ni­ste­rio de cul­tu­ra que ha­bría de­ne­ga­do su­mi­nis­trar más fon­dos. "Hay un des­ni­vel en nues­tro ba­lan­ce", ad­mi­te Danko, mien­tras me ex­pli­ca la di­fi­cul­tad ad­mi­nis­tra­ti­va de los ar­tis­tas par­ti­cu­la­res o de los co­lec­ti­vos a la hora de en­con­trar fi­nan­cia­ción para se­guir ade­lan­te y poder ser in­de­pen­dien­tes.

Por su parte, el Pa­lo­ma emer­ge "de la nada" a lo largo de la cen­tral Kos­su­th Lajos en forma de pa­la­cio an­ti­guo usado durante un tiem­po como cen­tro co­mer­cial. Tam­bién hay quie­nes han en­con­tra­do la casa de los ar­tis­tas lo­ca­les, en par­ti­cu­lar la de los di­bu­jan­tes que tie­nen en su la­bo­ra­to­rio aque­llo que se pre­sen­ta como la unión del con­cept store, un es­pa­cio de­di­ca­do a even­tos y ex­po­si­cio­nes. Zsuz­si Kár­pá­ti, fun­da­dor y res­pon­sa­ble, ex­pli­ca cómo nació un pro­yec­to in­de­pen­dien­te del mi­nis­te­rio hún­ga­ro, todavía poco dispuesto a ofrecer ayudas fi­nan­cie­ras a este tipo de iniciativas, lo que con­fir­ma el clima de ten­sión que hay entre el go­bierno y el mundo de la cul­tu­ra. Encontra­r fon­dos no ha sido fácil, pero ahora las estancias interiores, que permanecieron vacías durante unos 15 años, albergan laboratorios de pura creatividad, galerías de arte y pequeños negocios.

MUSZI, LA CASA DE LOS Jó­ve­nes ar­tis­tas

Nue­stro viaje por el mundo sub­te­rrá­neo del­ ar­te no podía dejar de vi­si­tar el Művelődési Szint o sim­plemen­te Muszi. La casa de los jó­ve­nes ar­tis­tas in­de­pen­dien­tes se en­cuen­tra en el co­ra­zón de la ciu­dad a pocos pasos de Rá­kóc­zi út, una de las ar­te­rias prin­ci­pa­les que atra­vie­sa el cen­tro de Pest de Oeste a Este desde los si­glos VIIVIII. Salen jó­ve­nes de la pe­que­ña puer­ta que se con­fun­de entre los ven­de­do­res de co­mi­da rá­pi­da. La tercera planta del e­di­fi­cio se abre a los clien­tes, donde hay un pe­que­ño bar con un escenario  y una decoración ecléctica que re­cuer­da a los ruin­pubs que han hecho cé­le­bre la es­ce­na un­der­ground de la ciu­dad. En la es­truc­tu­ra más gran­de (2.800 me­tros cua­dra­dos) se en­cuen­tran vein­te la­bo­ra­to­rios ar­tís­ti­cos, es­pa­cios re­ser­va­dos a las artes per­for­ma­ti­vas, al co­wor­king y a la Green House. Aquí en­con­tra­mos a Lilla, una joven ar­tis­ta quien, con su amiga, inau­gu­ra una ex­po­si­ción, una unión entre poe­sía y arte vi­sual. "No es fácil ser ar­tis­ta en Bu­da­pest, se ne­ce­si­ta tener bue­nas co­ne­xio­nes, so­bre­to­do para los prin­ci­pian­tes", dice la joven, mien­tras cuen­ta las di­fi­cul­tades que está atra­ve­san­do y sus pri­me­ros pasos en este ám­bi­to. Ambas pro­ce­den del pe­que­ño cen­tro de la pro­vin­cia hún­ga­ra y son en­tu­sias­tas de Muszi, "una i­dea fan­tás­ti­ca que co­nec­ta a las per­so­nas con el arte y ofre­ce la po­si­bi­li­dad de que los ar­tis­tas hagan lo que quie­ran". Bu­da­pe­st pa­re­ce haber en­con­tra­do su fór­mu­la: la unión hace la fuer­za, como  de­cían los mos­que­te­ros de Dumas: "todos para uno y uno para todos".

ES­TE AR­TI­CULO FORMA PARTE DE UNA EDI­CIÓN ESPE­CIA­L DE­DI­CA­DA A BU­DA­PEST Y REALIZ­A­DA EN EL CUA­DRO DEL PRO­YEC­TO "EU IN MO­TION" BAJO LA INI­CIA­TI­VA DE CAFÉ BABEL Y CON LA CO­LA­BO­RA­CIÓN DEL PAR­LA­MEN­TO EU­RO­PEO Y DE LA FUN­DA­CIÓN HIP­POCRÈNE. TODOS LOS AR­TÍCU­LOS ES­TA­RÁN DIS­PO­NI­BLES PRON­TO EN LA PRI­ME­RA PÁ­GI­NA DE LA RE­VIS­TA.