Protestantes en Aarhus dan la cara contra el racismo

Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2017
Artículo publicado el 22 de Septiembre de 2017

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Por Hon Sophia Balod y Farah Fazanna Zulzaha.

Esa tarde el ambiente era de concierto: cientos de manos con pancartas se alzaron al son de la música que procedía de los altavoces. Fue un concierto muy especial que tuvo lugar en Klostertovet, Aarhus, donde cientos de protestantes se reunieron en el día mundial de la movilización contra el racismo, el 18 de marzo.

Esta manifestación y otras llevadas a cabo alrededor del mundo siguen el ejemplo del congreso antirracista de Atenas, Grecia, celebrado el mes de octubre.

«Esperamos demostrar que la sociedad ciudadana está en contra del antiislámismo y también mostrar nuestro apoyo a las víctimas de ataques racistas y físicos con los que estamos en desacuerdo» explica Lars Henrik Carlskov, coorganizador de Aarhus For Mangfoldighed (Aarhus favor de la diversidad).

Uno de los temas principales tratados en la protesta fue el asentamiento  de los refugiados en Dinamarca. Una reciente encuesta publicó que el 37% de los votantes estaban en contra de ofrecer más permisos de residencia a los inmigrantes, lo que supone un ligero aumento del 17% desde el pasado septiembre. Según otra encuesta del diario Berlingske, el 70% de los votantes opinaba que la crisis de los refugiados debía tratarse como un problema de máxima importancia en la agenda política.

«Según un sondeo reciente, dos tercios de la población prefiere menos inmigrantes musulmanes en su calles. El pueblo está divido, un gran grupo de gente quiere dar la bienvenida a los refugiados, y otro gran grupo quiere menos refugiados” comentaba Carlskov.

Las estadísticas sobre los crímenes por odio también nos muestran un incipiente sentimiento de negatividad hacia otras razas. Según la Oficina de Instituciones Democráticas y Derechos Humanos, de los 198 crímenes por odio registrados en 2015, 102 se cometieron por racismo y xenofobia, a los que seguían los cometidos por prejuicios hacia musulmanes (41), la comunidad LGBT (31), antisemitas (13) y cristianos y miembros de otras religiones (5). Los crímenes por odio son delitos motivados por favoritismos o prejuicios hacia un grupo particular de personas.

Dawood Mohseni de 25 años, se declara afortunado de no haber sufrido ninguna forma de crimen por odio en Dinamarca. Sin embargo, admite que hoy en día es difícil ser inmigrante. Hace seis años, viajó hasta Dinamarca para huir de la guerra en su ciudad Ghazni, Khandar, Afganistán. Ahora está estudiando odontología y trabaja de cocinero en un restaurante.

«Es una experiencia muy dura. Me fui de Afganistán y vine a Dinamarca debido a la guerra, tardé siete meses en asentarme. Ahora tengo una buena vida en Dinamarca. Tenemos que ayudarnos entre nosotros, cuidarnos los unos a los otros. Todos somos humanos” explica Mohseni.

Los protestantes disfrutaron también de la actuación del rapero danés Ham den Lange que apoya también esta causa a través de su música. Escribe canciones sobre los refugiados, algunas de las cuales forman parte de un disco que realizó durante una misión voluntaria en un campo de refugiados. «Espero que la gente pueda sentir algo escuchando mi música y use ese sentimiento para hacer el bien y reflexionar sobre las cosas» comentó.

Ann Sofea, una estudiante de la Universidad de Aarhus de 28 años, explicó que ella esperaba que el evento ayudara a Dinamarca a alcanzar un mayor nivel de sensibilización contra el racismo.

«Es fantástico que tanta gente viniera a mostrar su apoyo. En Dinamarca, hay muchas personas que tienen miedo a los extranjeros ya que el nivel de confianza no es tan alto como solía ser.

Espero que este evento, que también tiene lugar en Copenhague y Odense, conciencie sobre el racismo. La red mundial contra el racismo es muy importante» declaró.

La estudiante de 19 años Amina Yusufof  de descendencia somalí declaró que nunca había sufrido ningún tipo de experiencia racista o discriminatoria en Dinamarca, pero sí que ha sido víctima de miradas debido a su hiyab. «Quizás sea porque mi apariencia es diferente» comenta.

El evento contaba con el siguiente grupo de oradores: el coordinador de grupos de la Amnistía Internacional de Aarthus, Jacob Lang, la directora de proyectos de Jóvenes Refugiados en Dinamarca, Sara Karim-Maden y la representante de Estrellas Azules Safaa Mohamed Ali, que hablaron sobre dar la cara contra el racismo y la discriminación.