Protestas contra las leyes anti-aborto: Percheros y sotanas

Artículo publicado el 12 de Abril de 2016
Artículo publicado el 12 de Abril de 2016

El domingo 3 de abril, multitud de marchas de hombres y mujeres recorrieron las calles de varias ciudades en Polonia, para protestar por una nueva ley que propone la prohibición total en el aborto. Los protestantes no llevaban sólo carteles, sino también percheros, la herramienta más simple y terrible, que en el pasado fue utilizada por mujeres desesperadas para terminar con su embarazo.

Las protestas fueron la reacción al anuncio realizado por el episcopado polaco y el partido en el Gobierno Ley y Justicia (Prawo i Sprawiedliwość), para introducir la prohibición total del aborto en Polonia.

Actualmente, sólo se permite el aborto en tres casos: Cuando el embarazo supone una amenaza para la vida de la mujer, cuando existe la posibilidad de que el feto sufra una discapacidad grave e irreversible, o cuando haya una sospecha razonable de que el embarazo es el resultado de un crimen, es decir, una violación. Si la nueva ley es aprobada, estas tres excepciones dejarán de existir.

¿Cómo llegamos a este punto? Comenzó con las apelaciones de los obispos polacos para introducir una prohibición total del aborto con motivo del aniversario del "Bautismo en Polonia", es decir, la llegada del Cristrianismo al país. Más tarde, los representantes de organizaciones en favor de la vida redactaron correciones a la ley anti- aborto, desarrollada por el personal del Instituto Ordo Iuris, y que fue entregada posteriormente al presidente del Parlamento polaco. Si dentro de tres meses más de 100.000 personas apoyan al projecto, la ley entrará entonces en las etapas de deliberación.

Tanto el presidente del partido gobernante Ley y Justicia, Jarosław Kaczyński, y la Primera Ministra, Beata Szydło, han expresado su apoyo para esta nueva ley.

Junto con las demostraciones en las calles, los usuarios de internet también están protestando intensamente contra la introducción de esta prohibición total del aborto. Un grupo de Facebook llamado Dziewuchy Dziewuchom (Mujeres para mujeres) lanzó una iniciativa para protestar frente al Parlamento. El grupo también permite un intercambio de ideas para otras acciones en el futuro.

La creadora de otro proyecto en redes sociales, el evento UN PERIODO DIFÍCIL para el Gobierno, escribió: "El gobierno polaco quiere controlar nuestro útero, ovarios y embarazos. ¿No es encantador que se preocupen tanto? [...] Vamos a acosar a nuestra Primera Ministra con información, preguntas o dudas sobre nuestros ciclos mensuales, períodos, ovulaciones y secreciones vaginales. Vamos a darle una perspectiva completa de lo que sucede a las mujeres, vamos a hacer que se enfoque en nosotras. Tal vez así recuerde que ella también es una mujer".

Al mensaje le seguían las direcciones de correo del episcopado, Jarosława Kaczyński y Beata Szydło. Y no hizo falta mucho tiempo para provocar una respuesta –basta tan sólo con ver el perfil de Facebook de Szydło y leer los comentarios bajo sus últimos posts.

"La manifestación unió a varios miles de personas", dice Dominika, quien formó parte del evento del pasado 3 de abril en Varsovia. "Fue una protesta pacífica en la que apenas se notó la presencia de la policía. La atmósfera fue amigable, podías escuchar a la gente haciendo bromas sobre el actual Gobierno. Los asistentes aprovecharon también para explicar a otros, con un poco de incredulidad, lo que significaría si la ley de verdad se introduce".

"En cuanto a los discursos, las reacciones de la gente eran diversas. Uno de los oradores los metió a todos en el mismo saco: Episcopado, Ley y Justicia, católicos y todos aquellos que apoyan la nueva ley contra el aborto. Aunque yo misma soy no creyentre, creo que fue una actitud poco justa. Sinceramente, la frase 'a parte de sus vaginas, también tienen cerebros' me pareció bastante embarazosa".

"La mayoría de los discursos, sin embargo, fueron seguidos de aplaudos vigorosos, ya que muchos de los oradores habían experimentado 'de primera mano' el valor de la ley actual. Después de escuchar algunas conversaciones, parece que los participantes en esta protesta también están dispuestos a ir a otras, si fuera necesario".

Dominika estuvo presente para fotografiar la protesta en Varsovia: