Que cada palo aguante su vela

Artículo publicado el 6 de Agosto de 2008
Artículo publicado el 6 de Agosto de 2008
Asumir la responsabilidad propia no es siempre plato de buen gusto…

En Alemania uno debe acabarse la sopa en la que uno se ha metido (die Suppe auslöffeln, die man sich eingebrockt hat©Petra), y en Polonia hay que beberse la cerveza que ha fermentado (Pic piwo, którego sie nawazylo). Sin compasión, si tú te lo guisas, tú te lo comes. Como dicen los italianos: Quién se causa su propio mal, se llora a sí mismo’ (Chi è causa del suo mal, pianga se stesso©Francesca).

Suerte, dentro de lo malo, tienen los alemanes en Francia: para asumir tu responsabilidad pueden mandarte a comer pan negro (manger du pain noir©Jane), tan típico en el país del Rin. En Italia se dice con cierta ironía: ¿querías una bicicleta? ¡Pues pedalea! (Hai voluto la bicicletta? Ora pedala!©Francesca)

El que mira a otro lado corre el peligro de quedarse el último. En España tiene que pagar los platos rotos©Pedro, y en Inglaterra tiene que cargar con la jarra (to carry the can©Nabeelah). Este último se parece a la expresión alemana etwas ausbaden©Ole (vaciar la bañera), que deriva también de los múltiples usos que se daba al agua de baño: El Ausbader tenía que vaciar la bañera con una jarra y deshacerse del agua.

Pero el que debe cargar consecuencias sin culpa, puede consolarse con el dicho inglés de que las maldiciones, como las gallinas, vuelven al nido del que provienen (Curses, like chickens, come home to roost©Nabeelah).