¿Qué hay en un nombre hebreo?

Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2012
Artículo publicado el 16 de Noviembre de 2012
Si entre tus contactos de Facebook hay algún amigo que sea israelí, puede que en los últimos meses sus apellidos se hayan convertido en nombres algo confusos. La inspiración viene de un evento que, aunque inicialmente tenía que durar una semana, se ha prolongado hasta mayo de 2013.

Imagen del evento en FacebookLos organizadores del evento de Facebook Fundiendo el crisol: ¡recuperemos los nombres perdidos! tienen una misión singular: “Cambia tu apellido hebreo en Facebook por los de tu padre y tu madre: tanto da si fue modificado por vergüenza o por miedo al racismo, por una pelea familiar, voluntariamente o siguiendo los estudios de la cábala; aunque sea tu pseudónimo, durante una semana —el plazo ha sido extendido (N. de R.)— recuperemos los nombres perdidos y contemos su historia”.

Más de 1.000 personas se han sumado a la iniciativa, que también es seguida por descendientes de víctimas del Holocausto, judíos de origen árabe e inmigrantes de segunda generación. La obligación del cambio de nombre hebreo es un tema especialmente delicado para inmigrantes de países árabes o del este de Europa, cuyos nombre fueron —y todavía en el caso de los rusohablantes— modificados forzosamente a su llegada a Israel

Por ejemplo, Amos Bar se convirtió en Amos Shlomo Bilibil-Stock en la popular red social: “Bilibil es el nombre turco del bulbul (ruiseñor), que también es la razón por la que mi abuelo no pasó su apellido al hebreo”, asegura. Bulbul es una manera coloquial de referirse a los genitales masculinos. “La segunda parte del apodo inventado, Stock, significa palo. De hecho, mi abuelo sí que lo cambió al hebreo (Sharvit), pero todo el mundo pensaba que era de origen oriental. Bar es un nombre que mis padres se inventaron porque mi madre no quería ser la señora de Bilibil. Sin embargo, lo empleo ahora para tratar de borrar su connotación en el lenguaje popular. Shlomo es mi segundo nombre y era el nombre de mi bisabuelo, que murió seis meses antes de que yo naciera y, de hecho, se llamaba Zeide”.

Imagen: (cc) AngerBoy/Flickr.