¿Qué opinan los estadounidenses de Europa?

Artículo publicado el 7 de Enero de 2014
Artículo publicado el 7 de Enero de 2014

A pesar de haber sido compañeros cercanos en cuestiones políticas, económicas y militares durante las últimas décadas, las relaciones entre Europa y Estados Unidos están pasando por un período arduo tras el escándalo de espionaje protagonizado por la NSA. Se ha especulado mucho sobre el resentimiento europeo debido al espionaje estadounidense pero, ¿qué opinan los estadounidenses sobre Europa?

Las re­la­cio­nes entre Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos están pa­san­do por tiem­pos di­fí­ci­les. Estos habituales so­cios se en­cuen­tran ahora mismo es­tan­ca­dos en un limbo trans­atlán­ti­co, di­fí­cil de sus­pe­rar de­bi­do al es­cán­da­lo de es­pio­na­je, que re­ve­ló que EE.UU. había es­ta­do es­pian­do a ciu­da­da­nos y po­lí­ti­cos eu­ro­peos, y al his­tó­ri­co y al­ta­men­te be­ne­fi­cio­so acuer­do co­mer­cial. Pero de­trás de la po­lí­ti­ca ¿en qué es­ta­do se en­cuen­tran real­men­te las re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas? Y más pre­ci­sa­men­te ¿cómo per­ci­ben Eu­ro­pa los ame­ri­ca­nos? Como ita­liano re­si­den­te en el sud­oes­te de Es­ta­dos Uni­dos, de­ci­dí pre­gun­tar a al­gu­nos es­tu­dian­tes de la Uni­ver­si­dad de Nuevo Mé­xi­co qué opi­na­ban de Eu­ro­pa y cómo per­ci­bían el re­cien­te asun­to de las es­cu­chas.

Se trata de eco­no­mía

Antes que nada que­ría ave­ri­guar qué es lo que saben de la Unión Eu­ro­pea los jó­ve­nes ame­ri­ca­nos bien ins­trui­dos. De media, muy poco. Aqué­llos que real­men­te saben algo sobre la UE rara vez com­pren­den más de lo re­la­cio­na­do con el lado eco­nó­mi­co de la Unión. En pa­la­bras de Paul, es­tu­dian­te de Ad­mi­nis­tra­ción, la UE es "una coope­ra­ti­va de paí­ses que trata de ho­mo­ge­nei­zar sus eco­no­mías". La gente a la que en­tre­vis­té ten­día a con­fun­dir la Unión Eu­ro­pea y la Eu­ro­zo­na, afir­man­do, como Kathryn, que "los paí­ses de la UE tie­nen la misma mo­ne­da". O como Mo­ni­que, que piensa que la UE es "una agru­pa­ción de va­rios paí­ses que in­ten­tan com­par­tir una misma mo­ne­da, el Euro". 

En 2012 una en­cues­ta rea­li­za­da por Pwe­global.​com mos­tró que 1 de cada 2 es­ta­dou­ni­den­ses tenía una vista fa­vo­ra­ble de la UE como ins­ti­tu­ción. Ese por­cen­ta­je, sin em­bar­go, fue cinco pun­tos más bajo que en 2011. La opi­nión de los es­tu­dian­tes es algo más po­si­ti­va que la del resto de la po­bla­ción. Paul ex­presó la opi­nión más fa­vo­ra­ble, afir­man­do que "la Unión Eu­ro­pea es un buen medio para com­par­tir in­for­ma­ción y rea­li­zar in­ter­cam­bios entre paí­ses". Sa­vanna ex­plicó que cuan­do pien­sa en Eu­ro­pa se cen­tra más en el modo en que los eu­ro­peos per­ci­ben EE.UU. "Creo que los eu­ro­peos tie­nen una buena opi­nión de Amé­ri­ca por su cul­tu­ra po­pu­lar, pero, por otra parte, que a veces se sien­ten mo­les­tos por la forma en la que Es­ta­dos Uni­dos se re­pre­sen­ta a sí mismo", afirma.

De acuer­do con la misma en­cues­ta, la ma­yo­ría de los paí­ses eu­ro­peos pe­ci­be EE.UU. de ma­ne­ra po­si­ti­va. En 2012, Ita­lia es­ta­ba a la ca­be­za de la lista de "aman­tes de Amé­ri­ca" con un 74% de ciu­da­da­nos con una opi­nión po­si­ti­va, se­gui­dos de Po­lo­nia y Fran­cia con un 69%. El país con una opi­nión más des­fa­vo­ra­ble hacia EE.​UU. fue Gre­cia con un 35% de ín­di­ce de apro­ba­ción. Sin em­bar­go, al­gu­nos jó­ve­nes ame­ri­ca­nos tie­nen la im­pre­sión de que no les gus­tan a los eu­ro­peos en ge­ne­ral. Mi­chael, por ejem­plo, está re­sen­ti­do en cier­to modo y opina que mu­chos de los paí­ses eu­ro­peos "son unos hi­pó­cri­tas". "No les gusta Amé­ri­ca a pesar de todo lo que ha­ce­mos. Aun­que ha­ya­mos co­me­ti­do mu­chos erro­res, ¿qué país no los ha co­me­ti­do?", dice.

'Ricos y con cos­tum­bres di­ver­sas'

Otros son cons­cien­tes de los desacuer­dos entre la UE y EE. UU., pero acep­tan que estas di­fe­ren­cias pue­den ser be­ne­fi­cio­sas. Según Paul, "ambas par­tes se be­ne­fi­cian de ser crí­ti­cos con los otros y de com­par­tir esas di­fe­ren­cias". Siem­pre nos re­fe­ri­mos al Viejo Mundo como un asen­ta­mien­to de paí­ses ex­cep­cio­nal­men­te ricos y con cos­tum­bres di­ver­sas. "Todos los paí­ses eu­ro­peos están muy arrai­ga­dos a sus ricas cul­tu­ras", dijo Raul. Mo­ni­que aña­dió que ella pien­sa que Eu­ro­pa es "una ví­vi­da agru­pa­ción de paí­ses que han en­con­tra­do un modo de se­guir ade­lan­te y que to­da­vía man­tie­nen su pro­pia his­to­ria y he­ren­cia".

En lo re­fe­ren­te al es­cán­da­lo de es­pio­na­je de la NSA, la ma­yo­ría de los jó­ve­nes ame­ri­ca­nos con los que hablé apo­ya­ban a la UE. "Ahora mismo estoy in­creí­ble­men­te im­pac­ta­do y en­fa­da­do con mi go­bierno", dijo Kathryn. "Es como si no les im­por­ta­ran las re­la­cio­nes in­ter­na­cio­na­les con los demás paí­ses", aña­dió. Según dijo Mi­chael, "Estas de­cio­nes fue­ron to­ma­das por unas pocas per­so­nas en Wash­ing­ton, por lo que mu­chos ame­ri­ca­nos son los que no com­par­ten la ne­ce­si­dad de es­piar a los paí­ses ami­gos". Mo­ni­que tiene la es­pe­ran­za de que "nue­vas nor­mas y leyes pue­den ser con­si­de­ra­das con el ob­je­ti­vo de evi­tar este tipo de com­por­ta­mien­to en el fu­tu­ro". "Es iró­ni­co que, mien­tras los ame­ri­ca­nos están real­men­te preo­cu­pa­dos por sus de­re­chos, es­píen a otros paí­ses" re­sal­tó Sa­vanna. "Y no creo que el Pre­si­den­te Obama pueda jus­ti­fi­car­lo", aña­dió.

Otros, como Raul, opi­nan que "el es­pio­na­je que se ve re­fle­ja­do a tra­vés del ojo pú­bli­co puede afec­tar ne­ga­ti­va­men­te la re­la­cio­nes entre Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos". "Pi­lla­ron a nues­tro go­bierno, pero todos los paí­ses o al menos cada re­gión eco­nó­mi­ca ha es­pia­do", semtencia. Paul cree que "es muy hi­pó­cri­ta" que al­gu­nos de los paí­ses eu­ro­peos ex­pre­sa­ran tal in­dig­na­ción ante el es­pio­na­je. "Bajo mi punto de vista la ma­yo­ría de los paí­ses po­seen cier­to tipo de in­for­ma­ción sobre es­tra­te­gias de otros paí­ses, in­clu­so de los sus alia­dos", justificó. Sin em­bar­go, ad­mi­tió que "puede que EE. UU. haya ido de­ma­sia­do lejos con su in­ten­to". Los pro­gre­sos en la re­la­cio­nes trans­atlán­ti­cas en los pró­xi­mos meses ten­drán sin duda un papel sig­ni­fi­can­te a la hora de de­fi­nir las per­cep­cio­nes de los jó­ve­nes ame­ri­ca­nos sobre la UE en los pró­xi­mos años.