Querida administración Obama: Los cinco puntos calientes de la lista europea

Artículo publicado el 27 de Noviembre de 2008
Artículo publicado el 27 de Noviembre de 2008
Una vez pasadas las elecciones del 4 de noviembre, quizás nunca antes tantos han esperado tanto de un solo hombre. Pero recuerden: Barack Obama es, presidente de los EE UU primero, y líder mundial segundo. Foco en la economía, Irak, Afganistán, Guantánamo y Rusia

Estaban prohibidos, pero algunas de las 200.000 personas que le dieron la bienvenida a Barack Obama el 24 de julio en Berlín, se las ingeniaron para introducir pancartas y posters. "Obama" se leía de un lado de una, y "En contra del peaje de la muerte" se leía del otro lado. "¡Más tarde podremos decir que lo vimos antes de que se convirtiera en presidente!" decía una excitada niña cerca de la columna de la Victoria berlinesa. El evento fue una vista previa de cuantas expectativas corrían por un público desilusionado con la alianza transatlántica y enfurecido por las políticas del saliente presidente George W. Bush.

Obama parecía ser la garantía de que el mundo estadounidense de nuevo estaría allí, como el hermano mayor del viejo mundo. Él se enfrentará a un vasto despliegue de desafíos de política exterior y nacional cuando tome su puesto el 20 de enero. Los analistas previenen que los fundamentos de la presencia militar en Europa, con probabilidad, no cambiarán. Obama es, después de todo, presidente de los EE UU primero, y un líder mundial, después. Aquí están solo algunos de los temas principales que los europeos quieren agregar.

(Foto: SIR: Poseyal Desposyni Poet/ Flickr)

Economía

Con el desempleo al 6,1% y el gasto en consumo al mínimo, con la pesimista sombra del futuro en el pensamiento, EE UU está en medio de la mayor crisis económica desde los treinta. El desafío de Obama es, primero, aplicar el paquete de reflote de 700.000 millones de dólares para prevenir un colapso económico. Segundo, tiene que restablecer la confianza del consumidor estadounidense para darle un salto de inicio a la economía global.

Los Estados Unidos buscarán crear un modelo económico con un marco regulador más fuerte

La economía mundial opera en el sistema de Bretton Woods, designado por los EE UU en los cincuenta. Está basado en el mercado libre, en un modelo anglo-sajón de capitalismo. Obama diseñará una nueva estructura de negociación con Europa, el bloque de mayor consumo, que ha tenido un gran peso en el ideario de Bretton Woods 2. Los EE UU buscarán crear un modelo económico con un marco regulador más fuerte y algunos principios básicos del socialismo moderado. Si debemos hacer caso a la derecha estadounidense, Obama agita la bandera socialista. Pero, en realidad, su filosofía económica es más de centro derecha. El presidente francés Nicolas Sarkozy espera que Obama sea receptivo a las ideas de Europa.

Irán

(Foto: Sasha Nilov/ Flickr)

Los dos lados del Atlántico han estado enfrentados tratando de encontrarle una solución a la ambición del país sospechoso de construir un arsenal nuclear. La línea dura propuesta por la administración Bush era reticente a reunirse con los líderes iraníes o establecer contacto diplomático alguno. Europa ha tenido que tomar el liderazgo de las negociaciones sin el respaldo del poder militar. Obama dijo que terminaría con la política de aislamiento a las naciones de la administración Bush y que fomentaría el diálogo con Irán. Pero durante sus primeros cien días en la casa Blanca, intentará mostrarse fuerte. Podría terminar tomando una postura más dura durante su período inicial que la que habría tomado el candidato republicano John McCain: Obama tiene algo que probar.

Afganistán

La mayoría de las naciones europeas se han retirado del conflicto de Irak, pero están todavía muy involucrados en la misión de la OTAN en Afganistán. Existen quejas que acusan a los EE UU de haber empleado insuficientes recursos después de la ‘distracción’ de la guerra de Irak en 2003. Obama prometió desviar recursos militares y humanos de Irak a Afganistán para resolver finalmente ese conflicto. Mientras tanto, más víctimas continúan agregándose en una guerra cada día más impopular.

La ‘guerra contra el terror’

(Foto: casmaron/ Flickr)La administración Obama quiere eliminar el uso de este término de significado ilógico. Para ello, esperan cambios importantes en la política. Obama prometió cerrar el polémico campo de detenciones en la Bahía de Guantánamo en Cuba y detener el proceso de ‘entregas extraordinarias’ (extraordinary renditions), en el cual los terroristas sospechosos eran secuestrados en secreto por la CIA en países europeos y llevados a través del espacio aéreo europeo a países donde podrían ser legalmente torturados. La Administración Obama debería ser más cooperativa y facilitar el comercio fronterizo y los viajes a través del Atlántico, puede que rechazando el plan propuesto por la Administración Bush para los ciudadanos de la UE tengan que solicitar permiso por adelantado para visitar los EE UU.

Rusia

¿Conseguirá la administración Obama calmar las tensiones con Rusia?

La mayor preocupación de la política externa. La riqueza en petróleo le ha dado al colosal vecino continental una confianza recién descubierta. El incremento en la compra de energía proveniente de los oleoductos rusos ha hecho de la Europa continental una gran dependiente de energía. Los países de Europa oriental, firmantes del antiguo Pacto de Varsovia, fueron amedrentados por la ‘invasión’ de Rusia en Georgia el 8 de agosto, ‘provocada’ por el aparente objetivo de los EE UU de alinear a este país de su lado a través de la OTAN.

La política de Bush respecto de la OTAN ciertamente, inflamó la situación. Los rusos están impacientes por una pelea, justo el día después del histórico triunfo de Obama el 4 de Noviembre, el presidente Dimitri Medvédev anunció que el país instalaría nuevos misiles en su Kaliningrado, un exclave ruso dentro de la UE, si los EE UU no se echaban atrás con su plan de escudo antimisiles en Polonia. Los líderes de Europa central-oriental quieran probablemente ver a la administración Obama tomar una línea dura contra Rusia, continuar con las invitaciones de la OTAN a Ucrania y Georgia y no dar marcha atrás con el escudo antimisiles. Pero los líderes de Europa sur-occidental (particularmente Alemania e Italia), preferirán ver a la administración Obama aliviar tensiones con Rusia y tomar un acercamiento más diplomático, calmado.