¡Quien convierte, no se divierte!

Artículo publicado el 9 de Abril de 2008
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 9 de Abril de 2008
.Vivir en Europa no es tarea fácil para quien gana su dinero en monedas muy débiles frente al euro y, además, para quien vive en países donde el coste de vida es (¡muy!) barato comparado al de países europeos. Quien más suele sufrir este problema son los estudiantes de Latinoamérica, como es mi caso (soy brasileña) y el de miles de personas.
Para quien no lo sepa, la moneda brasileña es el Real, que equivale aproximadamente a 0,38 euros. O sea, para comprar 1 euro son necesarios 2,57 “reais”

¿Qué se puede hacer con 2,57 en Brasil? O mejor, ¿con 1 euro? Bueno, para empezar, el comedor universitario de la universidad pública de mi región (Santa Catarina) cuesta 1,50 (0,58 euros). Todavía te quedan 1,07 (ó 0,42 euros) con los que te puedes tomar un helado de postre o hacer 20 páginas de fotocopias en la copistería de la universidad. Parece un sueño, ¿no? Pues si puedes gastar un poco más, existe la posibilidad de comer a la orilla del mar en un de los mejores restaurantes de la playa más famosa y agitada del sur de Brasil (Balneário Camboriú) por 30 (¡como mucho!), o sea, aproximadamente 11,70 euros.

euro_notes.jpgreaisreaisreaisreais

¿Te parece barato? Pues no lo parece, realmente lo es. Sin embargo, para las personas que trabajan allí y que ganan en , comer a la orilla del mar es todo un privilegio (a menos que trabajes mucho durante el año para ahorrar el dinero de las vacaciones…), pero para quien llega con sus ricos euros, es como estar en el paraíso. Ahora, imagínate lo que ocurre con un estudiante que viene de Brasil y paga 6,50 euros en una copa en alguna discoteca de Sevilla. Simplemente se vuelve loco cuando imagina todo lo que haría en Brasil con estos 16,70 . Bueno, podría ir 4 veces al cine (presentando su tarjeta de estudiante) y todavía le quedarían 2,70 para dos paquetes pequeños de palomitas.

reaisreaisreais

Bueno, no voy a ser injusta. No todas las discotecas de Sevilla cobran 6,50 euros la copa, ¿verdad? ¡Hay también las que cobran 8,50 euros la copa! Sí, eso realmente duele en el bolsillo de un extranjero. Estos 21,84 pagan 3 almuerzos míos en el restaurante en el que suelo comer todos los días en Brasil (¡con postre y refresco/zumo/cerveza incluso!). ¡Vaya tela! Paso del tema comida para algo más amplio. Hablemos de vivienda.

reais

Ya me han dicho que la vivienda en Sevilla no es cara comparada a Madrid, Barcelona, Milán o Roma, por ejemplo. Veamos, compartir un piso cerca de la Catedral con 3 personas más, cuesta aproximadamente 300 euros (771 ). Con estos mismos 300 euros, en la misma playa que he comentado antes, alquilo un piso de 2 (¡o hasta 3!) habitaciones, amueblado, con teléfono fijo, Internet banda ancha, con comunidad incluida y con otro detalle: ¡todo ello sólo para mí! Como nadie suele alquilar algo así todo para sí mismo, se comparte. Supongamos que dos personas compartan un piso así, todavía queda 385,5 (150 euros) para gastar durante el mes. Bueno, se puede comer 64 veces en el restaurante “diario” que comenté antes (o tres veces a la orilla del mar), o comprar dos vaqueros nuevos, o dos pares de zapatillas de deporte nuevas (¡y buenas!), o tres nuevos perfumes importados, o pagar el transporte para la universidad durante siete meses, o simplemente hacer la compra del mes en el supermercado y todavía sobrarían aproximadamente 150 para la compra del próximo mes. Las opciones son muchas…

reaisreaisreais

Son por estos y otros motivos que cuando gasto seis euros en el cine, 6,50 euros en una copa, 300 euros de alquiler, 30 euros al mes en transporte, casi 40 euros en la compra de la semana, 35 euros al mes con Internet y algunos otros gastos “obligatorios”, no pienso cuánto sería esto en . Quien está en Europa tiene que aprovechar y ha venido ya con la idea de que iba a gastar más. Prefiero pensar en euros, porque si convierto… ¡no me divierto!

reais

Gabriela Azevedo Forlin