¿Quién curará a Eslovaquia?

Artículo publicado el 3 de Agosto de 2005
Artículo publicado el 3 de Agosto de 2005

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Mientras la mayor parte de los países occidentales de la UE, aterrados por la afluencia de mano de obra barata en sus territorios se han asegurado que los nuevos Estados miembro no dejen que sus ciudadanos se muevan con libertad, la cuestión que se plantea es la siguiente: ¿Por qué han de ser los médicos la excepción a esta regla?

Si el actual sistema sanitario no parece sufrir crisis alguna, de momento, en un futuro inmediato quizás tengamos que viajar a Gran Bretaña para ponernos en manos de un médico cualificado, resultando que ese médico pudiera ser eslovaco.

"Nuestros médicos ganan suficientemente dinero en casa, pero en el extranjero ganan mucho mas"

La muy controvertida y polémica reforma del sistema sanitario eslovaco se puso en marcha en 2003. Formando parte de dicha reforma, introducida por el Ministro de Sanidad Rudolf Zajac, los salarios fijos estipulados de acuerdo a un sistema de tarifas tenían que ser suprimidos. Este sistema basado en gratificaciones tarifadas estaba vigente desde los tiempos del régimen comunista. Este establecía que, con independencia del rendimiento del medico en cuestión, su salario jamás sobrepasaría el limite marcado por las citadas tablas. En contraposición al método utilizado durante aquellos años, hoy en día el salario de un medico puede fluctuar dependiendo de la eficacia demostrada en el desempeño de su trabajo. Por lo tanto, y de acuerdo a este nuevo sistema, actualmente, un médico cualificado debería ganar lo suficiente de tal modo que no le fuera necesario salir al extranjero en busca de trabajo.

Es fundamental tener en cuenta que después de la entrada en la UE en mayo de 2004, las licenciaturas den medicina, así como las de arquitectura o veterinaria, han sido reconocidas en todos los Estados miembro de la UE. A pesar de que el salario que en la actualidad percibe un medico en Eslovaquia es mayor que el percibido por trabajadores dentro de otros sectores laborales, éste no se puede comparar con el de otros países de la UE donde las remuneraciones para los profesionales de la medicina son mucho más altas. Para ilustrar esta diferencia, se puede comparar el salario de un médico eslovaco de unos 450 euros con los 6500 euros que un médico igualmente cualificado puede llegar a ganar en Francia. La Directiva que entró en vigor en agosto de 2004, limita la semana laboral para médicos recién licenciados a 48 horas, medida ésta que se ha traducido en el recorte de personal en todo el continente, y que de ningún modo ha beneficiado a Eslovaquia. De hecho, y como resultado de esta medida, un médico eslovaco que se sepa defender algo en un idioma extranjero puede ponerse a trabajar en el país que le apetezca.

Aprovechándose del sistema

Según la agencia eslovaca de noticias SITA, en 2004, 363 fueron los médicos que dejaron Eslovaquia en busca de empleo en el extranjero. Sorprendente cifra cuando la comparamos con los 62 médicos que se marcharon del país el año anterior. Por supuesto, no se puede negar que antes de entrar en la UE los médicos eslovacos han buscado oportunidades laborales en la vecina Chequia, donde la barrera del idioma es inexistente y los salarios son mayores (de alrededor de 250 euros más que en Eslovaquia). Sin embargo, son ahora países como Gran Bretaña, Irlanda, Alemania y Suecia los destinos que más seducen a los médicos eslovacos.

Si esta tendencia sigue en boga, no sólo el sistema sanitario eslovaco sufrirá una escasez de médicos, sino que también su economía se verá negativamente afectada. Y es que resulta descorazonador pensar que estos médicos se han beneficiado de una educación universitaria gratuita. Como es lógico, los actuales estudiantes y sus progenitores no desean que esto cambie, porque si éstos tuvieran que pagar sus matrículas, sus mermadas economías no lo podrían resistir. Cuando el parlamento planteó una educación más onerosa económicamente hablando, una ola de protestas se desató en varias ciudades eslovacas. Lo peor de todo esto es que mientras todos contribuimos a la preparación de estos médicos, por otro lado no nos estamos beneficiando de ellos. Una hornada de 600 nuevos licenciados sale de tres facultades de Medicina eslovacas cada año, numero suficiente para cubrir la demanda de todos nuestros hospitales. Sin embargo, tristemente, las estadísticas indican que, por lo menos la mitad de ellos ayudan al crecimiento del producto interior bruto de países que no son Eslovaquia.