¿Quién teme al Twitter feroz?

Artículo publicado el 10 de Octubre de 2011
Artículo publicado el 10 de Octubre de 2011
Termómetro de la red, motor de revoluciones sociales y políticas, caja de resonancia para empresas y particulares, varilla para agitar conciencias y movilizar a la sociedad, supuesto bálsamo para democracias anquilosadas, ácido corrosivo para regímenes dictatoriales, receptáculo para vídeos y fotografías, cadena de transmisión de solidaridad ante hechos catastróficos y plataforma de intercambio
de información de todo pelaje. Twitter…¿crea opinión pública?

A Twitter se le han puesto muchas etiquetas. Algunas, al menos de momento, le quedan grandes o no le sientan bien del todo, como ocurre con “ágora del Siglo XXI”, “nueva esfera pública” o “quinto poder”. Otras son variaciones sobre tres temas: un lugar, un medio, una herramienta. Twitter se define, de manera oficial, como un lugar. Un espacio virtual al que personas de todo el mundo se conectan para saber, en tiempo real, qué se comenta sobre los temas que les interesan.

@100 millones de personas

¿La adicción al poder?Es un lugar muy concurrido. A día de hoy, Twitter cuenta con 100 millones de usuarios activos y está disponible en 17 idiomas. Si en enero del 2009 se enviaban 2 millones de Tweets al día, en septiembre de 2011 se envían unos 200 millones. Si quieres saber cuáles son los Trends actuales, lo que Twitter en español traduce por “Temas del momento”, en distintas áreas geográficas, entra en Twitter. Pero puedes entrar y optar por ser un convidado de piedra que mira y no participa. El 40 %  de los usuarios activos de Twitter solo inicia sesión para saber qué está en boga, sin participar de manera activa enviando Tweets de cosecha propia o reenviando los Tweets de otros (Retweets). En este lugar interactúan empresas, Gobiernos, particulares, medios de comunicación, periodistas, activistas, consumidores, estrellas pop… Hay Tweets con publicidad, con mensajes privados, Tweets intrascendentes y Trends patrocinados. No todos los Tweets son “política en 140 caracteres” y no hay nada como seguir el Festival de Eurovisión a través de Twitter... Esto no obstante, y aunque los usuarios de Twitter solo son una parte de la sociedad que, por tanto, no puede pretender representar de manera fidedigna la opinión pública global, en ese lugar sí puede entrar una gran parte de la sociedad, la que tiene acceso a la red. El impacto de lo que se “dialoga” por esos usuarios en Twitter, puede acabar influyendo, en mayor o menor medida, en otro espacio: en el ámbito de la política.

La #Libertaddeexpresión crea ¿revoluciones?

El impacto creciente de Twitter en este ámbito se debe no solo al crecimiento exponencial de usuarios y de Tweets, sino también al papel que ha desempeñado en fenómenos como la revolución postelectoral de Irán (2009), la #spanishrevolution/#15M, el uso de Twitter por gobernantes y políticos, #jan25 (Egipto) y el resto de las revoluciones de la llamada primavera árabe que, si bien su germen no estuvo solo en Twitter, sí encontraron en ese lugar virtual el oxígeno suficiente para informar al mundo, para huir de la censura a la que estaban sometidos los medios de información en esos países.

Los medios tradicionales podrían haber temido a Twitter, pero se han unido a él

Como nuevo medio se habla de este servicio privado de microblogging como un canal en el que se difunde información de manera instantánea y se genera opinión en paralelo al sistema tradicional de medios de comunicación. Los medios tradicionales podrían haber temido a Twitter,pero se han unido a él, así ha supuesto una revolución para los medios de comunicación tradicionales que lo utilizan para difundir sus contenidos y como fuente de noticias candentes. Por otra parte este canal ha supuesto un impulso innegable para el denominado periodismo ciudadano.

Atención: herramienta en construcción

Otra etiqueta recurrente es la de herramienta. Twitter es una herramienta gratuita, con un algoritmo secreto, “siempre en construcción” según Twitter, que se aplica al flujo de Tweets generado por sus usuarios. Este algoritmo decide cuales son los Trends, los temas del momento, los más actuales, teniendo en cuenta lo rápido que un tema se propaga y crece.

Twitter fue clave para propagar las revueltas árabes de 2011Lugar, canal o herramienta. Twitter es todo eso. Puede utilizarse por los usuarios de la red para participar, en general, o, en concreto, para participar en el “devenir político” y también puede utilizarse, quizás como reacción a lo anterior, por la clase política para tomarle el pulso a parte de la sociedad civil. Los temores llegan cuando se piensa que se podría utilizar por “manos negras” para controlar a la ciudadanía disidente o ser manipulable por intereses privados ocultos tras un algoritmo. Estos miedos se aplican a cualquier instrumento poderoso. Nadie alaba o, en su caso, teme, una herramienta por sí misma, sino por lo que se ha visto que se puede llegar a hacer con ella.

Fotos: portada, (cc) Richard Scott 33/flickr; texto: carrotcreative/flickr; hashtag 17 febrero, People Open Graphic/ flickr; vídeo: antonigr/youtube