¿Quieres subir un vídeo en YouTube? Pídele permiso a Berlusconi

Artículo publicado el 27 de Enero de 2010
Artículo publicado el 27 de Enero de 2010

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

El Gobierno italiano pretende que los sitios de internet que publican contenidos audiovisuales soliciten una autorización ministerial antes de difundir las imágenes

La web en el centro del debate italiano. Hasta el Papa Benedicto XVI pone especial atención en internet recomendando a sus sacerdotes “incorporar la palabra de Dios al gran contenedor digital”. Se está conformando así un nuevo e-sacerdote dispuesto a evangelizar la web. Pero mientras el Vaticano se abre al universo virtual, el Gobierno italiano no parece ubicarse en la misma longitud de onda, eligiendo algunas opciones que dificultarán la publicación de videos en internet.

En efecto, a través de un decreto legislativo que debería entrar en vigor el 27 de enero de 2010, el Primer Ministro italiano, Silvio Berlusconi, modifica en parte las normas sobre internet y TV. En consecuencia, la reglamentación de los sitios web que transmiten imágenes “no ocasionalmente” se asimila a las que emite la televisión clásica. Para justificar esta nueva norma, el gobierno se ampara en la directiva europea Televisión Sin Fronteras que parangona estos sitios con los de la televisión y los somete a las mismas obligaciones.

No más goles en YouTube

Según el decreto en cuestión, los sitios de internet que utilizan de manera “no incidental” imágenes de vídeo deberán solicitar, antes de publicar sus contenidos, una autorización ministerial y serán sometidos al control de la Oficina de Comunicaciones. Dicha oficina deberá controlar si el sitio web respeta las normativas sobre derechos de autor bajo pena de sufrir una multa que puede llegar a los 150 mil euros. Por lo tanto, cuando el decreto entre en vigor, si no sufre modificaciones, incluir fragmentos de partidos de fútbol o de filmaciones en YouTube podrá ser motivo de reclamos y sanciones. Los navegantes quedan informados.

“Estamos un poco preocupados”

El mencionado decreto ha generado preocupación en la oposición de centro - izquierda y en los mismos servidores italianos, como Google Italia. El ex ministro de Comunicaciones Paolo Gentiloni (del Partido Democrático) se refiere en su blog a la nueva norma calificándola de “real y verdadero atropello del Gobierno italiano, que al margen de las normas anti-web realiza numerosos obsequios a Mediaset (el imperio televisivo de la familia Berlusconi)". Por otra parte el decreto solo prevé opiniones parlamentarias “no vinculantes” con lo que, según Gentiloni, “sigue transformando al Parlamento, una vez más, en una mera casilla de correos”.

Los responsables de Google se confiesan “un poco preocupados” debido a que el decreto les confiere a los proveedores las mismas responsabilidades que a los emisores televisivos, aunque estos últimos deben preocuparse por los contenidos mientras que los sitios internet como YouTube solo ponen su espacio a disposición de los usuarios. En efecto, Mediaset ha denunciado recientemente a Google, acusando a YouTube de haber violado las normas sobre derechos de autor, requiriéndole una indemnización de alrededor de 500 millones de euros. La nueva norma le daría la razón a Mediaset.

“Un serio peligro para la democracia”

Y mientras Paolo Romani, viceministro de Desarrollo Económico, con representación en el área de Comunicaciones, echa más leña al fuego argumentando que el decreto sobre internet y TV respeta la directiva europea en la materia, otros como Nicola D’Angelo, consejero de la Autoridad de Garantía de las Comunicaciones, destaca que dicho texto no tiene ninguna vinculación con las directivas europeas y que constituye un riesgoso precedente. En efecto Italia sería el primer país occidental en el que es necesaria una autorización ministerial para acceder a este tipo de servicio. Según D’Angelo ello representaría “un serio peligro para la democracia”.