Radio Elvis: Canciones ligeras de equipaje

Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2015
Artículo publicado el 3 de Noviembre de 2015

Cafébabel entrevista en París a Radio Elvis, un grupo francés que hace de la literatura, canciones, y de los viajes, poemas. Tras dos EP en el mercado, sus componentes anuncian un álbum para principios de 2016. El camino hasta poder escucharlo es una travesía de conciertos y experiencias de la que nos hablan.

“Cuando éramos pequeños vivíamos solos en el peligro cotidiano y cuando la noche avanzaba sobre nuestras casas, escribíamos ligeros poemas con la esperanza secreta de existir”. Se trata de una de las frases que aparece en la página web de este grupo formado por tres jóvenes franceses afincados desde hace varios años en París.

Es una declaración de intenciones que resume su recorrido, su estilo musical y las ganas de contar historias a través de breves poemas en forma de canción. Durante la entrevista, el cantante del grupo, Pierre Guénard, se remueve inquieto en un pequeño taburete flanqueado por sus compañeros. Al término de cada pregunta responde rápido, con decisión y la mirada puesta en varios puntos a la vez.

“Hace dos años que tocamos juntos pero nos conocemos desde hace mucho tiempo”, cuenta. Los tres componentes proceden de la misma ciudad francesa, Poitiers. El camino hasta constituirse como grupo fue parecido a una travesía, como esa de la que hablan en sus canciones y que mezcla literatura, fantasía y viajes.

Principios tortuosos

Los inicios musicales de Pierre se remontan a las jam sessions que realizaba en Poitiers “para mostrar a la gente” lo que escribía. Un “periodo artístico de mierda”, como se refiere a él, en el que llenó muchas páginas en su cuarto de adolescente persiguiendo esa idea de convertirse en músico.

Después le siguen sus primeros años en París en los que tocó en una casa okupa del distrito 10. Una etapa “dolorosa y formativa” a partes iguales, según describe. “Fue la primera vez que experimenté el rechazo por parte del público. La gente se iba de la sala o agarraba el micro mientras cantaba. Cuando tocas en la calle te esperas que ocurra de todo, pero no en un espacio cerrado en el que intentas dar lo mejor de ti”, dice.

Los otros dos miembros de Radio Elvis, Manu Ralambo –bajo– y Colin Russeil –batería–, habían participado en formaciones anteriores sin llegar a consolidarse. “Pierre y yo siempre quisimos montar un grupo de rock y tras grabar una maqueta juntos nos dimos cuenta de que necesitábamos a alguien que tocara el bajo”. Gracias a eso entró Manu en escena.

Ahora les comparan con artistas franceses de la talla de Dominique A, Noir Désir o Alain Bashung, entre otros. Músicos que reconocen les “han inspirado mucho” aunque reivindican su estilo como algo “muy propio y personal”. Entre otras influencias también resuenan grupos como The Doors, Nick Cave, Arcade Fire o Sonic Youth.

La literatura como punto de partida

La siguiente pregunta se adentra en el mundo literario que impregna las canciones de Radio Elvis. Para Pierre, los libros suponen un momento de sosiego en una mente ajetreada a la que le cuesta detenerse. “Tengo grandes problemas de concentración: No logro estar ni cinco minutos sin moverme, lo cual me ha perjudicado bastante”, confiesa.

Para empezar a leer necesitó pasar 3 meses en Berlín en donde no conocía a nadie y podía tener todo el tiempo libre que quisiese. Allí descubrió L’étranger de Albert Camus y Voyage au bout de la nuit de Céline. A este último se refiere como un “clack literario” que abrió de par en par la puerta a otros autores como Jack London o Saint-Exupéry.

“Con Martin Eden –de Jack London– me identifiqué mucho porque habla de un antiartista que vive múltiples vidas como le ocurre igualmente a Saint-Exupéry. Todos tuvieron 35.000 trabajos antes de hacer lo que realmente les gusta”, explica. Una situación por la que también pasaron los componentes de Radio Elvis cuando la música aún no daba para vivir.

La escritura: Un accidente fortuito

En el caso de Pierre, ese momento de disfrute en el que agarra papel y lápiz para dar rienda suelta a lo que piensa llega “en forma de accidente” y, con él, las canciones del grupo. “Escribo lo que me viene en el momento, sin pensar para nada en un tema concreto y creo que tiene que ser así”, comenta. En ese proceso también interviene algo de misticismo que asegura “haber aprendido a controlar” a través de la música que hace con Radio Elvis.

A partir de sus ideas, los tres miembros del grupo moldean, desechan y reconstruyen las frases que él escribe para “componer al máximo los tres juntos”, explica Colin. “Por ejemplo, yo aporto algo nuevo a una canción y Manu suele darles un color completamente diferente que hace que tomemos un rumbo muy distinto”.

Un trabajo no exento de pequeñas manías como un “bolígrafo fetiche” que cada uno tiene para componer o las supersticiones de Pierre, que toca madera “antes de cada concierto” y lleva un colgante en forma de avión. “Es por Saint-Exupéry, lo compré la primera vez que fui a Estados Unidos”, explica entre risas.

“¿Para cuándo un álbum?”, les preguntamos. Se miran entre sí algo indecisos. “Probablemente para principios de 2016”, dice Pierre. Para la grabación, que terminó en septiembre, se prepararon a conciencia con “pequeñas temporadas en el campo y muchos conciertos” para mejorar cada sonido.

Un camino parecido al de un viaje en el que Radio Elvis atesora un ligero equipaje con unos cuantos acordes, varios libros y breves poemas en forma de canción.