Rafael Alberti cumple 105 años en el anonimato europeo

Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2007
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 11 de Diciembre de 2007
No deja de sorprender que siendo Alberti el más longevo de su generación artística, el que más viajó y el que más amistades cultivara más allá de las fronteras españolas, no suene al lado de nombres como García Lorca, Buñuel, o Dalí. El 16 de diciembre de 2007, el poeta español cumplirá 105 años.
La Fundación que lleva su nombre en su ciudad natal -El Puerto de Santa María, Cádiz- prepara numerosas actividades para conmemorar el nacimiento de este mito de la literatura y la Historia europeas del siglo XX, fallecido en 1999.

Rafael Alberti (Foto, Fundación Rafael Alberti</i>)Rafael Alberti

La celebración, que dura varias semanas, contará con una invitada de excepción, la cantante , el mismo día 16. Pero sobre todo contará con una coincidencia de excepción: el 80º aniversario del homenaje al poeta barroco que reunió en 1927 en Sevilla al núcleo de la de la que Alberti fue abanderado fundamental. Lecturas poéticas, recitales, presentaciones de libros y encuentros de representantes de fundaciones de autores del 27 jalonarán la agenda de este particular aniversario en esta cálida frontera del sur europeo.

Mª Dolores PraderaGóngoraGeneración del 27

Un autor internacional desconocido en Europa

“Nuestra labor en la Fundación es velar por el patrimonio depositado en ella por Rafael y colaborar en el estudio de su obra y generación literarias”, precisa Mª Asunción Mateo, segunda mujer del poeta y Directora de la Fundación. La presencia de la Fundación es muy activa en latinoamérica, en especial en Chile, Méjico, Cuba o Uruguay, pero los es mucho menos en Europa, en donde Alberti, no obstante, viajó y trabajó durante muchos años. En Roma, donde vivió 14 años y a la que dedicó uno de sus libros más recitados (), no existe ni tan siquiera una calle con su nombre. En París, primera parada de su exilio tras la guerra civil española en la que participó del lado de los republicanos dada su afiliación al Partido Comunista, difícil es enocntrar a ciudadanos que hayan oído su nombre. “Bastante tuvo con no acabar en un campo de concentración y escapar de los alemanes cuando estos entraron en París en 1940”, puntualiza, su viuda recordando que “los nueve meses que Alberti residió en París junto a su primera mujer, , trabajando en la emisora de radio , los pasaron como refugiados políticos, por lo que su actividad poética no pudo hacerse pública”.

María Asunción Mateo (Foto, Fundación Rafael Alberti</i>)Roma, peligro para caminantesMª Teresa LeónParis Mondiale

Un márketing difuso

Aun así, no deja de sorprender que siendo Alberti el más longevo de su generación artística, el que más viajó y el que más amistades cultivara más allá de las fronteras españolas, no suene al lado de nombres como García Lorca, Buñuel, o Dalí. “Tampoco se ha reconocido la obra de todo un premio Nobel como el poeta Juan Ramón Jiménez o Antonio Machado”, ataja Mª Asunción Mateo, para quien la resonancia mundial de “ilustres como Buñuel o Dalí se debe, de cara al primero, a que su obra se difunde a través de un medio universal como el cine y, de cara al segundo, a que supo promocionar su genialidad pictórica a nivel de márketing como pocos”. “En cuanto a Lorca, su trágica muerte ha alimentado siempre el morbo de los estudiosos e historiadores en todo el mundo”, explica Juan Gómez, quien fuera responsable de Cultura del ayuntamiento de El Puerto de Santa María cuando se creó la Fundación en 1991, y en cuya casa Alberti pasaba más de una tarde recitando y cantando sus adoradas “canciones picantes” entre amigos (“Una monjita con afán prolijo / con ardor la chupaba a un crucifijo”, recordará el poeta Luís Muñoz). A decir verdad, Aberti, con su carga de simbolismo político y artístico (recordemos que también fue un original pintor) no se ha convertido en “una marca” contra lo que han llegado a temer consagrados poetas amigos como , sobre todo si lo comparamos con compañeros de generación como Picasso, Neruda o el citado Dalí.

Luís García Montero

Medios mejorables

¿Será un problema de presupuesto? La Fundación recibe financiación de muchos organismos públicos, “y siempre ha recibido el apoyo tanto de gobiernos de izquierda como de derechas”, insite Juan Gómez. “Es fácil imaginar que no tenemos medios económicos para ir difundiendo su obra por el mundo entero”, recalca Mateo, quien en todo caso recuerda haber acudido a homenajes a Alberti hasta en El Cairo. “¿Cree que hay alguna institución cultural en España que pueda contestarle afirmativamente? Muy pocas, poquísimas. Por descontado que echo en falta más medios, pero no voy a descubrir ahora el lugar que ocupan los presupuestos para actividades culturales en este país”, se enerva. “Es evidente que nuestra labor podría proyectarse con más contenidos con unas ayudas más acordes con nuestros proyectos”, remata.

Vela de Alberti en la Fundación Rafael Alberti (Foto, Fundación Rafael Alberti</i>)“Un carné de partido no es un carné de conducta”

Rafael Alberti tuvo una vida larga e intensa; en su casa de Roma, solía contar, había siempre tantas visitas de intelectuales europeos y políticos españoles de la clandestinidad, que muchos la consideraban la verdadera embajada española en Italia, frente a la oficial franquista y la nunciatura. Su obra, siempre abierta a los nuevos lenguajes y despierta ante las nuevas formas de comunicarse entre la gente corriente, introducía toda clase de modismos del lenguaje hablado, conectando así en especial con los jóvenes. Sin embargo, hoy el comunismo no está tan de moda y los jóvenes se fijan en otras cosas. “Fascina y fascinará su personalidad, su legendaria vida, su consecuencia ideológica, la variedad de registros de su obra literaria y su singular pintura, que lo convierten en un hombre del Renacimiento”, repite siempre Mª Asunción Mateo. “Rafael siempre imantó a la juventud, y seguirá haciéndolo, porque su obra está siempre a la vanguardia, aunque la haya escrito hace setenta años. La genialidad no encuentra barreras temporales.” Ante la ola de anticomunismo que se respira en los países del antiguo Bloque del Este, por los que Alberti tanto viajó, ¿qué le diríamos hoy a unos gemelos Kaczyński sobre la vida de quien siempre se consideró “comunista de corazón”? Ante esta cuestión, Mateo, que dirije una fundación en cuyo comité de honor hay premios Nobel comunistas como el portugués José Saramago, lo ve claro: “Yo podría estar hablándoles a los 'anticomunistas acérrimos', como usted dice, de Rafael y de su obra hasta que se cansaran de escucharme. Esto podría acrecentar su amor por la literatura o por la pintura, pero no creo que mi discurso variase su pensamiento político.” “Hay una frase suya”, concluye, “que merecería estar esculpida: 'Un carné de partido no es un carné de conducta'. No creo que cuando se esté contemplando hoy una escultura de Fidias o la Victoria de Samotracia, nadie se esté preguntando la ideología política de los escultores.” Rafael Alberti nació y murió en otoño, estación del año a la que le dedicó un libro de poemas sencillos y breves: . A continuación reproducimos su poema 18.

Abierto a todas horas

Alguien o muchos pensarán: -¡Qué inútil que ese poeta hable del otoño! -¿Cómo no hablar, y mucho y con nostalgia, si ya pronto va a entrar en el invierno?

Paco Ibáñez canta A Galopar en el Olympia de París

Uno de los poemas más recitados y cantados de Rafael Alberti, le debe en parte su fama a un cantautor español -Paco Ibáñez- que se encariñó de él cantándolo en todos sus conciertos. La grabación más famosa: la de sus conciertos en el mítico Théatre Olympia de París que reproducimos a continuación.

Fotos: retrato de Rafael Alberti; María Asunción Mateo, directora de la Fundación Rafael Alberti; Vela de Alberti en su fundación de El Puerto de Santa María: © Fundación Rafael Alberti Derechos de reproducción de la obra literaria de Rafael Alberti: © Carmen Balcells