Rasmussen está vivo

Artículo publicado el 25 de Marzo de 2009
Artículo publicado el 25 de Marzo de 2009
“Desde que el PPE apoya a Barroso de forma oficial como su candidato –y no el de todos- a presidir la Comisión, la segunda familia política más importante de la Eurocámara debe ahora nombrar a su candidato”, sostuvo ayer Jo Leinen, eurodiputado socialista. La respuesta del aludido no tardó en llegar: “Es demasiado pronto para decidirse.
Ya hablaremos más tarde”, declaró el presidente de los Socialistas, Poul Nyrup Rasmussen.

Las intrigas que rodean la elección del Presidente de la Comisión europea tras las elecciones parlamentarias de junio arrojan una clara ventaja para la idea de volver a elegir al portugués conservador Durão Barroso. Sin embargo cada día se pronuncian más líderes a favor de una candidatura del socialista Poul Nyrup Rasmussen a las puertas del congreso europeo del los Verdes que puede ser determinante.

De nuevo, a Rasmussen le ha dado un ataque de miedo escénico. Lleva desde el mes de diciembre retrasando la fecha en la que tomar una decisión y lanzarse al ruedo de la campaña por presidir la Comisión europea. Está empeñado en obtener el apoyo del primer ministro liberal de su país, apoyo que no obtiene. También desea el apoyo incondicional de todos los líderes socialistas, pero Brown, Zapatero y Sócrates apoyan a Barroso. Mientras tanto el líder socialista sigue desarrollando una denuncia sin ambages de la política anti-crisis de Barroso y de su inoperancia política, al tiempo que presenta por toda Europa los 71 artículos del programa socialista para aplicar lo que él denomina la Nueva Europa Social.

El panorama de apoyos cambia cada día

Schults y Aubry

No obstante, hay signos de cambio en el horizonte. Por un lado, el portavoz de los socialistas europeos en el Parlamento, Martin Schulz, aseguraba hace unos meses que si Barroso se presentaba como candidato de todos los partidos el PSE no presentaría alternativa. Con ello, además, Schulz blindaba su acuerdo para compartir la presidencia del Europarlamento con el conservador polaco Buzek. Ahora, Barroso ahora es ya de forma oficial el candidato del PPE: ¿cuál será el próximo paso de Matin Schulz? ¿Sacrificará a Rasmussen con tal de presidir el europarlamento? En segundo lugar, los socialistas franceses con Martine Aubry a la cabeza, apuestan muy fuerte por Rasmussen y van a lanzar su campaña en abril uniéndola a la figura simbólica del presidente de los socialistas europeos. Hasta los liberales y la Izquierda Unitaria manifiestan su rechazo a que Barroso presida la Comisión otros cinco años.

Existe una mayoría alternativa a los conservadores

Green new deal

Por último, este fin de semana se va a desarrollar uno de los episodios clave en esta carrera por la Comisión europea. Se trata del congreso europeo de los Verdes, durante el cual se va a presentar el programa electoral de Los Verdes para las elecciones y quizá se fijará una postura oficial de apoyo a Rasmussen o de presentación de un candidato propio, quizá la italiana Monica Frassoni. Si esto sucediera, Rasmussen tendrá que tomar una decisión como muy tarde en abril, pues todos los medios fijarían su atención en él. Si los Verdes presentan a un candidato, sería ridículo que los socialistas no lo hicieran. Si los Verdes anuncian su apoyo a un posible candidato socialista, se manifestará la posibilidad de formar un frente progresista y antigubernamentalista al que podrían unirse Izquierda Unitaria europea y los Liberales. Un frente que aupara un candidato a la Presidencia de la Comisión con una agenda propia, como ya la tuviera Delors, y que demostrara que el cambio institucional en Europa ya ha llegado con un Europarlamento independiente de las presiones de los gobernantes y con el triple de competencias legislativas una vez se apruebe el Tratado de Lisboa. Si sumamos los escaños de Socialistas, Liberales, Verdes e Izquierda Unitaria, obtenemos previsiblemente el 60% de 754 diputados del próximo parlamento europeo. (Fotos: )