(Re)Cimentando el Vínculo Euro-Americano

Artículo publicado el 28 de Junio de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 28 de Junio de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

En estos últimos tiempos las relaciones UE-EEUU han estado marcadas por la división y el desencuentro. La guerra de Iraq, otrora vista como el clímax del distanciamiento atlántico, actúa hoy como estímulo para reconstruir la vieja alianza.

No es nuevo que durante los últimos años la Unión Europea y los Estados Unidos han seguido rumbos separados. Se posicionaron de forma distinta en relación al Protocolo de Kyoto, a los programas de armas nucleares, sobre cómo actuar para ganar la guerra contra el terrorismo, y también sobre el multilateralismo o la pena de muerte. El cénit de la guerra diplomática entre ambas orillas del Atlántico llegó con la justificación de la guerra en Iraq, su legalidad, las armas de destrucción masiva, etc. En Europa, Los Estados Unidos y su presidente eran considerados un amenaza mayor para la seguridad que figuras como Kim Jong II o Sadam Huseín. El anti-americanismo renacía; En los Estados Unidos emergía un proyecto para dividir Europa -La Nueva y la Vieja Europa- y para ignorar a Francia.

No obstante, con el paso del tiempo ambas partes, incluso el presidente de EEUU, entendieron que Occidente no se puede permitir permanecer dividido. Para efectuar cambios en el mundo necesita mantenerse unido. Algunas voces argumentaron que era impensable y no deseable el obtener dos Occidentes y una Europa en lugar de un solo occidente y dos Europas. Tanto Chirac como Bush recibieron el mensaje.

Políticas blandas y el músculo militar

Pero ¿por qué?, ¿por qué Estados Unidos necesita a Europa y viceversa? ¿Realmente necesitamos a los Estados Unidos? ¡Por supuesto que los necesitamos! Ambos pueden y deben aprender el uno del otro. Europa puede enseñarle a los Estados Unidos cómo respetar al resto de países; le puede mostrar cómo usar medios no militares en los incidentes internacionales, lo que a menudo se conoce como "Políticas Blandas". A cambio, Europa puede aprender de EE.UU. que no podrá alcanzar sus metas y objetivos sin disponer de una voz fuerte y poderosa en el mundo, lo que en el siglo XXI es sencillamente imposible si no se tiene un brazo militar fuerte, poderoso y moderno. Europa lo necesita ya. Estados Unidos ya lo tiene. Europa debe formar uno para el día de mañana, Estados Unidos puede ayudarnos a hacerlo. La guerra de Iraq, ha sido una lección difícil de aprender para ambos socios. Los Estado Unidos han aprendido que ya no son capaces de ganar las guerra ellos solos. El poderío militar no es suficiente para conseguir una paz duradera a largo plazo. Además, incluso el poder militar estadounidense tiene un límite. Por esto ahora, Washington se escora hacia sus aliados.

Asimismo, Europa ha aprendido que no puede permanecer dividida, que necesita un poder militar propio. También ha aprendido que en "realpolitik" no es tan poderosa e influyente como desearía. Por lo tanto, Bruselas, París y otras capitales también se están acercando a los EE.UU. ¿El resultado? Bush y Chirac, enemigos del año en el 2003, dándose un apretón de manos en Normandía. Chirac le dio un nuevo significado a la palabra "jamais". El esperado proceso de reconciliación entre ambas partes acababa de comenzar.

Desde esta perspectiva, Iraq es una prueba para esta "renovada" amistad: ¿poodrán los EEUU estabilizar la situación con la ayuda de la UE? Si así fuera, entonces podemos estar tranquilos respecto a la amigable relación EEUU-UE. Pero si esto no sucediera así, los norteamericanos se alejarían de Europa, y esta vez no para perpetrar acciones unilaterales, sino para buscarse otros aliados como Rusia o Asia. En cualquier caso, esto es algo muy improbable, pues las cosas entre EEUU y la UE vuelven poco a poco a su cauce.

Dependencia Mutua

Para añadir un argumento a la mejora de las relaciones entre la UE y los EEUU, podemos echarle un vistazo a las estadísticas comerciales entre ambos. Existe un boom comercial, que no significa solamente que los dos socios son más interdependientes económicamente, sino que además confían el uno en el otro y están deseosos de hacer negocios juntos. ¿Volverán las patatas de la libertad (Freedom Fries) a ser patatas fritas (French fries, literalmente patatas francesas) de nuevo? De cualquier modo, el boom comercial sumado a la mejora de la situación, ya sea a corto o largo plazo, tendrá un impacto en el comportamiento político mutuo.

Para concluir, podemos sostener que incluso si Bush consigue un segundo mandato en Washington, no seria una gran tragedia para Europa, puesto que el unilateralismo norteamericano falleció en algún lugar entre Nayaf y Kerbala. Lo que todos los socios tienen que hacer es cooperar.