Refugiados de París: "En unos días habrá un nuevo campamento"

Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2016
Artículo publicado el 4 de Noviembre de 2016

[VÍDEO] En apenas seis horas, las autoridades francesas han limpiado "la mancha que ensucia Paris": un campamento de refugiados situado al lado de la estación de metro de Stalingrad. Este asentamiento, en pleno centro de la capital, no es más que el resultado de una política migratoria insuficiente. ¿A dónde irán ahora los refugiados?

¿Cuántas personas han vivido en el campamento de refugiados más grande de París, bajo los túneles que unen las estaciones de metro de Jaurès y Stalingrad? No es fácil saber la cifra exacta. La prensa francesa habla de entre 2.500 y 3.500 inmigrantes. Digamos que unas 3.000 personas han dormido en tiendas de campaña, compradas o donadas por los vecinos, en pleno corazón de la capital francesa. En concreto, el campamento estaba situado en un terraplén entre el Canal Saint-Martin y dos avenidas principales. 

Día tras día, miles y miles de coches han pasado por ahí. Día tras día, miles de viandantes han cruzado la carretera para evitar el olor a pis. Por las noches, incluso los más fiesteros se han sorprendido al levantar la vista de sus copas y ver el campamento erigido al otro lado del canal. 

Solo los platos de plástico y los restos de tela de las tiendas de campaña son testigos de lo vivido. Las autoridades francesas han iniciado el desalojo del campamento esta mañana de viernes, a las seis. A mediodía, el último autocar con refugiados abandonaba la estación de Stalingrad.  

Subtítulos en inglés

Pero ¿a dónde los llevaban? Varios policías presentes durante la evacuación del campamento aseguraron a cafébabel que a los refugiados sin hogar se les trasladaría a diferentes centros de acogida de la región parisina. 

Youssef, refugiado sirio, cree que "en unos días habrá un nuevo campamento". Tras dormir durante un tiempo en Stalingrad, unos amigos lo acogieron en su piso. En cuanto se ha enterado esta mañana de los planes de desalojo, ha tratado de llegar hasta la estación de metro, pero los policías no le dejaron pasar. Tanto él como la fotógrafa y activista que le acompaña están convencidos de que simplemente llevan a los refugiados a la Administración para registrarlos. Ambos suponen que los únicos que obtendrán plaza en los centros de acogida serán las mujeres y los niños. "De todos modos, se verán obligados a volver a París para terminar la solicitud de asilo en la Administracion francesa", explica Youssef. 

"Y ahora están destruyendo las tiendas de campaña. ¡Qué pérdida!", lamenta la fotógrafa. También ella está convencida de que los refugiados y los voluntarios necesitarán nuevas tiendas. Ni unos ni otros han podido desmontar y empaquetar sus tiendas, lo cual le enfada enormemente. 

Se trata del sexto desalojo del campamento de la estación de Stalingrad de este año. Sin embargo, esta operación ha sido la más importante. Se ha producido apenas una semana después del desmantelamiento de la Jungla de Calais, el campamento de refugiados más mediático de toda Francia.