Regionalismo en Inglaterra ¿Una revolución silenciosa?

Artículo publicado el 29 de Marzo de 2004
Publicado por la comunidad
Artículo publicado el 29 de Marzo de 2004

Atención, este artículo no ha sido revisado ni publicado en ningún grupo

Los países de la Unión Europea se despojan de su propio poder centralizado a favor de las regiones para preparar el terreno de una Europa más integrada.

Esto lleva a que los residentes del Norte de Inglaterra puedan votar en un referéndum que crearía tres nuevas asambleas regionales. Los cuerpos legislativos –si se aprobase– dejarían atrás cuatro siglos de centralización en favor del poder regional. Ya existen asambleas similares en: Londres, Escocia, Gales y la suspendida de Irlanda del Norte.

Las tres nuevas asambleas podrían estar en las regiones del Noroeste, el Noreste y en la región de York & Humber. El Reino Unido es el único país de la UE no tocado por la descentralización, pero el gobierno laborista está elaborando una transformación política y constitucional en silencio. ¿Qué significan estos cambios? ¿Es esto el anuncio de una nueva dirección en la política británica? ¿Es ahora el federalismo la corriente principal de la agenda política del Reino Unido? ¿Anuncian las Regiones una eventual separación del Reino Unido?

El cambio no será inmediato. Aquellos que anhelan un período político en Gran Bretaña donde el poder se transfiera de Londres a las regiones recién reforzadas tendrán que ser pacientes.

Los deseos de descentralización se han reavivado por diferentes factores. En su propuesta “Rutas alternativas al Poder” John Osmond subraya como la Unión Europea, y también, tendencias como la globalización, han contribuido a impulsar la regionalización dentro de la corriente principal. La reciente creación de las asambleas escocesa, galesa, y del Norte de Irlanda se incluyen entre otros factores instigadores.

Osmond también culpa a la auto-confianza para explicar el por qué en una época en que el resto de Europa continental concedió más poder a sus regiones, el Reino Unido se escapa de la regionalización. La isla, dice Osmond, tiene una tendencia a mirar atrás hacia su glorioso pasado imperial en lugar de mirar hacia delante, a lo que se percibió como un incierto y globalizado futuro. Hasta finales del siglo pasado el país no ha tenido una razón real para cuestionar su lugar en el mundo. Pero este es un lujo que no se puede permitir en una era post-colonial.

Actitudes del Reino Unido hacia Europa

Potencialmente el resultado de los referéndums podría cambiar la naturaleza y dirección del debate político en toda la Unión Europea.

Hasta hace poco el Reino Unido estaba solo, una isla de centralismo en el mar de la regionalización. Todavía, una victoria en el próximo referéndum podría impulsar la creación de más cuerpos regionales. La transformación hacia un modelo descentralizado podría convertir la idea de una Europa federal más atractiva al electorado de Reino Unido. La idea es si funciona en casa por qué no intentarlo a nivel europeo. Esto y la posible entrada a la Eurozona, podrían hacer que el Reino Unido dejase de ser el tradicional y el “compañero raro” cuando sean consideradas reformas institucionales radicales.

Aunque las urnas han mostrado consistentemente un apetito por el regionalismo, especialmente en las tres regiones que son ahora objeto de votación, el electorado sigue apático e ignorante de la complejidad que el tema conlleva. En esta información los que hacen campaña por el NO están erosionando el deseo del público general de apoyar la descentralización. Pero un voto de NO, no sólo frenaría en seco el proceso de descentralización sino también retrasaría la integración del Reino Unido en Europa.